Hospital de San Blas: un oasis de la medicina rural (+Video)

Lea más de: , , ,

Por Geidy Antón González

Construido por obra y gracia de la Revolución Cubana, el hospital de San Blas es como un oasis en medio del verdor de las montañas y a su vez un palacio encantado donde se pueden encontrar cosas inimaginables a unos 700 metros de altura sobre el nivel del mar.
Ana María García Jáuregui, conocida por Macusa, con 72 años y un montón de recuerdos, contó a la Agencia Cubana de Noticias que ella fue a trabajar a los 18 años a San Blas en 1964 y permaneció allí por 43 años como enfermera. Hace siete se jubiló.
Nadie como ella ha sido testigo excepcional de las transformaciones por más de cuatro décadas en ese enclave de salud.

Paciente con 52 años de edad recibe sesiones de terapia en la cama magnética del hospital rural de San Blas, en el municipio Cumanayagua, en Cienfuegos. 17 de enero de 2018. ACN FOTO/ Geidy ANTÓN GONZÁLEZ
Antes del triunfo de la Revolución, refiere, solo había un boticario en la localidad de Cumanayagua, quien recetaba los medicamentos. Arriba en las lomas no había ningún servicio, por ello morían tantas personas, sobre todo niños.
Luego de 1959 el gobierno revolucionario decidió construir el hospital de San Blas.
“Allí había en principio un solo médico, que era casi siempre de La Habana, además trabajábamos dos enfermeras, dos auxiliares de limpieza, una lavandera y una cocinera”, aseguró Macusa.
Hoy 375 trabajadores, entre ellos 25 médicos y otro grupo de enfermeras y técnicos, brindan atención en el propio policlínico y en los 18 consultorios diseminados en la pre-montaña y en esa serranía.
La doctora Diraelis Silot Castillo, subdirectora de esta institución médica, resumió los servicios que hoy brindan a los más de nueve mil 249 habitantes de la serranía.

“Nosotros damos atención médica a los pobladores de cinco consejos populares: Camilo Cienfuegos, Arimao, La Sierrita, El Sopapo y Cuatro Vientos, por eso el policlínico está ubicado en un punto medio del área para facilitar el acceso a los habitantes.
“Actualmente atendemos a nueve mil 245 personas, entre quienes hemos detectado que las enfermedades más comunes son la hipertensión arterial y la diabetes.
“Es de mucha importancia un servicio hospitalario como este en medio del área tan alejada de la cabecera provincial, que presta todos los servicios menos el de ultrasonido, que debe realizarse en Cumanayagua.
Este hospital le lleva la salud a los campesinos, quienes pueden contar con un médico permanente en el consultorio, sobre todo porque en temporada ciclónica se incomunica la zona”.
Asnelis Rodríguez García, recién graduada, atiende servicios de estomatología general integral, los básicos estomatológicos y de urgencia dentro del hospital de San Blas.
“Atendemos a unos 15 pacientes diarios, y los otros servicios como ortodoncia, prótesis, cirugía y periodoncia se brindan en el municipio de Cumanayagua”.
Muy cercano al enclave médico está el Laboratorio de Producción San Blas, donde elaboran más de 30 medicamentos a partir de algunos componentes químicos, mezclados con las plantas medicinales provenientes de la finca del Gallego Otero.
Allí producen tinturas de yerba buena, cremas de aloe, salvia, manzanilla, lociones como champú de manzanilla y aloe, de naranja dulce, y jarabes de imefasma, orégano, compuesto de orégano con romerillo y caña santa.
Este año, en la loma conocida popularmente por La Faisanera, ocurrió un accidente masivo donde dos personas perdieron la vida y una veintena recibió lesiones de diferentes grados. Los primeros auxilios los dio el personal de salud del hospital de San Blas, quienes viajaban en el transporte médico Medibus hacia su centro de trabajo.
Uno de los pacientes es Miguel Rivero Villazón, quien escogió esa sala de rehabilitación para ganar en calidad de vida.

Paciente lesionado en accidente masivo, recibe tratamiento en la Sala de Rehabilitación del hospital rural de San Blas, en el municipio Cumanayagua, en Cienfuegos. 17 de enero de 2018. ACN FOTO/ Geidy ANTÓN GONZÁLEZ
La sala de rehabilitación cuenta con cama magnética, atención de logopedia, y otros servicios.
Luisa Gómez de Armas vive en la serranía, es cocinera en el centro mixto escolar Mayarí y sufrió un infarto cerebrovascular hace siete meses. Allí recibe rehabilitación de logopedia, entre otros servicios.
La doctora Yamilé Figueredo Carbonell, especialista en logofonoaudiología, plantea que Luisa tiene una fascia motriz: el paciente sabe lo que va a decir pero no sabe cómo decirlo y ahora Luisa pasa por varios puntos de la sala de rehabilitación, primero gimnasia, ozono hasta culminar en la cama magnética.
Dentro del hospital hay un área dedicada al hogar materno, adonde llevan a las embarazadas cuando llegan a las 28 semanas de gestación.

Paciente ingresada con 17 años y 33 semanas de embarazo, recibe atención médica en el Hogar materno del hospital rural de San Blas, en el municipio Cumanayagua, en Cienfuegos. 17 de enero de 2018. ACN FOTO/ Geidy ANTÓN GONZÁLEZ
Son mujeres fuertes y saludables, nacidas y criadas en el laberinto de asentamientos serranos. La única causa de estar hospitalizadas allí es vivir en lugares intrincados, por cuanto las acercan a la atención médica desde bien temprano para cuidar mejor de la madre y su futuro hijo.

Allí hay hospitalizadas cinco gestantes; la más joven es Maikisleidys González Acebey, con 17 años, ya tiene 33 semanas de embarazo. Idania Geronés Medina, licenciada en enfermería, lleva 30 años trabajando en el área de salud y agrega: “Les chequeamos la presión cada seis horas y a las 37 semanas son trasladadas al Palacio de la Maternidad de Cienfuegos, a la espera del nacimiento de sus bebés, porque acá en San Blas no hacemos partos.
Tanto es así que en los últimos 10 años se reporta cero mortalidad infantil y materna en el lomerío.
Macusa recuerda que los nombres El Nicho y Crucecitas, dos asentamientos cercanos a San Blas, están vinculados a la historia popular donde se cuenta que en esos lugares fueron enterrados muchos niños que morían sin tiempo para más, cuando eran trasladados por sus padres en busca de ayuda médica. De ahí los nombres.

ACN

 

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.