Mayo por Cuba: Unidad y Compromiso con su historia.

Lea más de: , , , ,
P1010281

Foto: Las Razones de Cuba

Por Dra. C. Isabel García Rodríguez

Por más de cincuenta años la Central de Trabajadores y los Sindicatos Nacionales de Cuba han convocado a todo el pueblo en la movilización para desfilar por el día internacional de los trabajadores.

Tradicionalmente esta fiesta de los trabajadores cubanos es un acontecimiento de trascendencia nacional e internacional, pues nos acompañan nuestros dirigentes y amigos de todo el mundo. Cuando pequeña mis padres me llevaban y era motivo de gran alegría.

Nos levantábamos bien tempano, me ponía un pulóver rojo, con una “pachanguita” (especie de gorro de tela) y enseguida cogía mi banderita cubana de papel, los carteles que confeccionaba mi mamá, los vecinos agrupados por CDR íbamos a montarnos en las guaguas, concentrarnos, desfilar y ver a Fidel, era maravilloso, siento orgullo de estos detalles porque los planté en las acciones de mis hijas, que desde pequeñas también han participado en los desfiles por el 1ro. Mayo.

Esta tradición festiva en el país tuvo una connotación especial en este año por todos los acontecimientos que festejaremos: la celebración del 7mo. Congreso del PCC, con la participación de nuestro líder histórico, vigoroso, fuerte, que cumple sus primeros 90 años, el liderazgo incuestionable de Raúl y de la generación histórica en su combinación armónica con la generación de jóvenes, el 55 aniversario de la Campaña de Alfabetización y la proclamación del carácter socialista de la Revolución.

Esta Revolución Socialista presente en una nación soberana, independiente dirigida siempre al bienestar del pueblo, que ha logrado conquistas que por cotidianas en ocasiones no las vemos, tener una atención médica y educación gratuitas son solamente 2 cuestiones que muchos países quisieran tener y son garantías que hemos tenido todos los cubanos a partir del año 1959, se tiene un código de trabajo que no solo se respeta la jornada laboral de 8 horas, sino que garantiza a la mujer trabajadora que pueda tener sus hijos sin temor a perder el trabajo y le paga durante por espacio de dos años, además de gozar de otros derechos para que se disfruten días feriados, sin embargo es muy distinta la historia que da origen a esta fecha.

A mediados del siglo XX, ante los abusos de la patronal, los trabajadores pretendían hacer valer sus derechos: la jornada de trabajo se extendía por más de doce horas; la disciplina laboral era controlada por capataces que castigaban duramente a quienes no cumplían con las pautas de trabajo establecidas; las condiciones de higiene y salubridad eran deplorables; el reemplazo de trabajadores se realizaba indiscriminadamente entre hombres, mujeres y niños.

En noviembre de 1884, una organización de trabajadores llamada Federación Americana de Trabajo -American Federation of Labor- celebró su IV Congreso en la ciudad estadounidense de Chicago. En esa reunión, los representantes de los trabajadores propusieron que a partir del 1º de mayo de 1886 la patronal debería respetar la jornada de 8 horas y si así no lo hicieran los trabajadores irían a la huelga, aunque fue aprobada por el Presidente de Estados Unidos, la patronal no respetó su decisión y los trabajadores fueron a la huelga.

Durante la manifestación realizada en Chicago, la policía reprimió brutalmente a los obreros; también estalló una bomba que causó la muerte de varios policías.

Por ese hecho, fueron encarcelados los oradores del acto y otros participantes anarquistas, a quienes se les inició juicio acusándolos de conspiración y asesinato y se trató de probar una culpabilidad que no pudo ser demostrada durante el proceso; pese a lo cual, de los ocho hombres acusados se condenó a dos de ellos a prisión perpetua, a otro a 15 años de trabajos forzados y los cinco restantes fueron condenados a morir en la horca:

Adolf Fisher, alemán de 30 años, periodista; Albert Parsons, estadounidense de 39 años, periodista, se probó que no estuvo en el lugar y aunque no fue tomado preso se entregó a la policía para estar con sus compañeros; Georg Engel, alemán de 50 años, tipógrafo; Hessois Auguste Spies, alemán de 51 años, periodista; Louis Linng, alemán de 22 años, carpintero. Para no ser ejecutado en la horca se suicidó en su celda.

Este hecho fue catalogado por José Martí como un “drama terrible”. Años después se decretó que este día fuera un día de fiesta, pues a los mártires se les recuerda con alegría y gratitud. Es por ello que este 1ro. de mayo unidos en cuadros apretados de colores rojo, azul y blanco, desfilamos por el compromiso que tenemos con la historia de nuestra nación, por los que regaron con su sangre generosa la tierra de nuestro país, por los que lo dieron todo  por el proceso que estamos llevando adelante del perfeccionamiento del modelo económico, político y social que hemos elegido, que apoyamos con nuestra participación entusiasta y disciplinada en este desfile, en que también manifestamos la solidaridad con todos los hermanos del mundo y especialmente de América Latina y del Sur.

Todos desfilamos por un sí por Cuba Libre,  ¡Viva el primero de Mayo!

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.