Matrimonio entre dos, derecho de tod@s

Lea más de: ,

Por Yeilén Delgado Calvo

no-discriminacion-por-origen-etnico-identidad-de-genero-y-discapacidad

Nuestro original modelo de país debe ser – siempre más– justo, equitativo, incluyente, porque es socialista. (Alfredo Martirena Hernández / Cubahora)

#YoEstoyAFavorDelDiseñoCubano. Ese fue un día de otro mundo, y no por el traje u otras convenciones, sino porque nos acompañaron las personas que más queríamos; con ellas pudimos compartir la dicha de encontrarnos y la decisión de seguir juntos el camino; casarnos fue un pretexto para multiplicar la alegría de tenernos… por eso no se me ocurren motivos para negarle a una pareja esta oportunidad, sea cual fuere el sexo de sus integrantes. No hay amor inmoral, no hay amor peligroso. El matrimonio igualitario es cuestión de derechos, de socialismo, de respeto, de ser mejores personas, y una mejor sociedad…”.

Cuando aún el Proyecto de Constitución de la República de Cuba no estaba en las calles, pero sí se sabía de su contenido por las discusiones de los diputados en el Parlamento, publiqué en mi muro de Facebook el post que inicia este comentario, junto con una foto de mi boda, hace unos años.

Casi todos mis amigos cercanos, a los que me unen principios en común, reaccionaron de forma positiva ante un reclamo que también comparten; pero hubo otros que me dedicaron ciertos comentarios irónicos al estilo de: “Si tú no eres gay, para qué te metes”.

Podía imaginar que –aunque la transformación es en apariencia tan sencilla como poner donde decía “un hombre y una mujer”, “dos personas”– el debate popular en torno al artículo 68 sería arduo, sobre todo porque toca un punto muy álgido y difícil de enfrentar racionalmente: los prejuicios.

“El matrimonio es la unión voluntariamente concertada entre dos personas con aptitud legal para ello, a fin de hacer vida en común. Descansa en la igualdad absoluta de derechos y deberes de los cónyuges, los que están obligados al mantenimiento del hogar y a la formación integral de los hijos mediante el esfuerzo común, de modo que este resulte compatible con el desarrollo de sus actividades sociales. La ley regula la formalización, reconocimiento, disolución del matrimonio y los derechos y obligaciones que de dichos actos se derivan”, así reza el artículo que, de ser apoyado en la amplia consulta popular del 13 de agosto al 15 de noviembre, y quedar finalmente incluido en la nueva Constitución, dejaría abierta la puerta para que una futura legislación reconozca el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Esta visión del matrimonio, que se aparta de la heteronormatividad y el machismo, no es fortuita, no nace de un capricho de los miembros de la Comisión que elaboró el texto ni de los diputados que en sesión de la Asamblea Nacional lo respaldaron; es resultado de la labor sostenida y respetuosa de las personas cubanas LGBTI(lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales) por el reconocimiento de sus derechos en una sociedad raigalmente patriarcal.

Se debe, asimismo, a una cultura de derechos y de justicia social que la Revolución Cubana ha impulsado y que ha conquistado para su ciudadanía lo que en muchas naciones son garantías impensables (aborto seguro, legal, y gratuito; igual salario a igual trabajo para mujeres y hombres; licencia de maternidad y de paternidad; servicios de planificación familiar; educación sexual escolar…).

También el artículo 68 es coherente con otros postulados del Proyecto, como que “todas las personas son iguales ante la ley, están sujetas a iguales deberes, reciben la misma protección y trato de las autoridades y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de sexo, género, orientación sexual, identidad de género, origen étnico, color de la piel, creencia religiosa, discapacidad, origen nacional o cualquier otra distinción lesiva a la dignidad humana” (Artículo 40).

DEL PREJUICIO AL CONSENSO

Aunque parezca increíble a esta altura, todavía hay cubanos y cubanas que creen que la homosexualidad es una enfermedad; que si los padres hubiesen estado más atentos en la infancia, se habría podido corregir; que es sinónimo de promiscuidad, desfachatez y pocos valores morales (la eligen por su poca vergüenza); o que se les puede “pegar” a los niños si se les enseña que es algo normal.

El rechazo es gradual y va desde una posición casi de “lástima” hacia las personas homosexuales; pasa por la de quienes dicen no tener problema con ellas, mientras lo mantengan discreto puertas adentro; hasta la homofobia más rabiosa, que acude a la descalificación y, a veces, a los actos violentos.

Buena parte de esas posiciones las manifestaron usuarios de Cubahora en el foro –aún abierto– ¿Listos para debatir sobre la nueva Constitución de la República?, donde también otros muchos lectores defendieron un enfoque de derechos.

Nadie está libre de estereotipos, referidos a múltiples facetas de la vida en sociedad; por eso, la posición en estos días de debate no puede ser de enfrentamiento, no se trata de decir sí o no, sino de expresar las opiniones, dudas, sugerencias… pues todas serán tenidas en cuenta a la hora de elaborar la versión que volverá a la Asamblea Nacional.

Esta es una oportunidad para que ofrezcamos argumentos contra los prejuicios, sin poses aleccionadoras ni beligerantes. Ya sea por motivos religiosos, culturales, de desconocimiento… quien se oponga debe recibir de nosotros el respeto que exigimos para cada habitante de la nación. La cultura del diálogo es premisa imprescindible para el consenso.

Otras ideas volvieron a mí al leer el foro: informarse es también, además de derecho, un deber ciudadano, y aprender cómo gestionar los contenidos ayudaría mucho a quienes se quejan de no saber aspectos que han sido ampliamente tratados en los medios de comunicación.

Asimismo, ratifiqué que repetir lo oído sin cerciorarse de su veracidad es una costumbre nefasta: que los hijos de parejas homosexuales lo sean luego también y que experimenten traumas, ha sido desmentido no solo por innumerables estudios científicos, sino también por las más importantes asociaciones de siquiatría y sicología del mundo.

El artículo 68 no se trata de restarnos derechos a las parejas heterosexuales, sino de dárselos a quienes los tenían negados: la alerta de Mariela Castro Espín, diputada y directora del Cenesex, es meridiana.

No se trata de que otros países del mundo hayan aprobado el matrimonio igualitario, sino de que nuestro original modelo de país debe ser – siempre más– justo, equitativo, incluyente, porque es socialista.

Juzgar a una persona por su orientación o identidad sexual es tan superficial que si todos nos diéramos un minuto para valorarlo conscientemente, muchas concepciones arcaicas harían aguas; los seres humanos somos más.

El matrimonio es cuestión de amor, del reconocimiento de la sociedad a dos personas que han decidido andar la vida juntas y que por ello tendrán derechos y deberes ante cada una de las circunstancias, incluida la muerte de uno de los cónyuges. Tiene además un valor simbólico, que no se les debe negar a quienes se quieran.

De todas formas, es este solo uno de los temas que el Proyecto de Constitución nos compulsa a debatir. Un solo artículo no puede polarizarnos ni concentrar toda nuestra atención. Estudiemos cada formulación y participemos activamente para lograr una Carta Magna que exprese la voluntad colectiva y nos impulse al futuro.

Cubahora

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

3 Comentarios

Lizandra dijo:

Maravilloso artículo. Ojala todas las personas homofóbicas entendieran la importancia que tiene para muchas parejas estables del mismo sexo, que se apruebe el matrimonio igualitario.

17 agosto 2018 | 12:39 pm
Pedro dijo:

Después de leer este articulo y ver por los derroteros que se mueve la sociedad hoy en día. y el tan mencionado debate de la nueva constitución me quedo realmente preocupado.
Es realmente el matrimonio homosexual un problema y una prioridad para Cuba? No existen problemas más acuciantes por lo que preocuparse, como la vivienda, el salario, el acceso a artículos de primera necesidad, el acceso a internet, las limitaciones para la creación de negocios a cubanos y el exceso de impuestos y regulaciones sin sentido a cuentapropistas y personas naturales en general, las regulaciones desmedidas en la importación de productos , etc Se pudiera hablar de un cambio en la constitución que limitara la emisión de decretos leyes, obligando a que pasen por la asamblea nacional y la aprobación de estas ya vengan con la aplicación debida y no con la coletilla de que cada ministerio la adecuara.?
¿Cuantos cubanos son homosexuales, para que esta ley sea tan urgente? ¿O mejor, cuantos cubanos están de acu

17 septiembre 2018 | 10:29 pm
pedro dijo:

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.
Porque publican ???? Ojala todas las personas homofóbicas entendieran la importancia que tiene para muchas parejas estables del mismo sexo, que se apruebe el matrimonio igualitario.

es ofencivo tildar de homofobico a una persoa por no compartir el estilo de vida homosexual

18 septiembre 2018 | 12:07 pm