Joven argentino agradece a médicos cubanos por salvarle la vida

Lea más de: , , ,
Por Maylín Vidal
Tenía dolores muy fuertes en los nervios, no quería levantarse de la cama y hoy el joven argentino Juan Becker, Juanpi para sus amigos, agradece a los médicos cubanos que le salvaron la vida.

1hj

Sus fuerzas se agotaban y los dolores eran insoportables, en su país no daban con lo que tenía y le dijeron que su patología era incurable. Hoy, a sus 27 años, pudo recuperar su carrera de derecho y lleva una vida normal.

Estuve casi un mes en La Habana en el Hospital Hermanos Ameijeiras por una patología que en Argentina declaraban incurable; estuve en principio tres ocasiones y la última fue cuando me dijeron que me había curado, cuenta en exclusiva a Prensa Latina este joven, feliz de volver a su vida. Atrás quedaron los dolores.

Estoy agradecido porque en Argentina era un caso perdido y aun los médicos no saben cómo sucedió, el equipo de profesionales en La Habana, incluso para tratar las patologías más difíciles, es de vanguardia en el ámbito internacional, subrayó.

Juanpi, quien hoy se siente cubano por adopción, no quería levantarse de la cama, no quería vivir. Casi con las últimas esperanzas llegó la posibilidad de ir a Cuba, lo hizo a través de la empresa Geomédica y en el Ameijeiras, dice, me encontré con una gran hospitalidad, desde la enfermera hasta el médico de guardia y la parte administrativa.

Nunca me sentí tratado como el extranjero, ni diferenciado ni siquiera aún con un tratamiento pagado, hacia la misma cola que todos, remarca el joven, quien agradece una y otra vez a los que le salvaron su vida por la patología que tenía: neuralgia.

Estoy estudiando derecho, pude recuperar mi carrera, antes tomaba medicamentos todos los días y no podía ir a clase. Hoy me siento vital, corro en la mañana cinco kilómetros, hago deportes, subraya y agradece a todo el equipo y al doctor Carlos Cobas, una eminencia que debería ser premiado, resalta.

Sus palabras no alcanzan para agradecer y hace pocos días lo hizo a través de un mensaje donde pide a dios bendecir a esa nación caribeña ‘porque esa tierra literalmente me salvó la vida’.

‘Cuando en mi propio país se negaban a tratarme una rara enfermedad que me aquejaba e impedía mi libre funcionamiento en mis tareas cotidianas trabajo y estudio, Cuba me abrió sus puertas’, enfatizó.

Pese a que mi cuadro era grave y la medicina argentina no daba buen pronóstico, el jefe de neurociruja Carlos Cobas, no paró hasta encontrar la forma de alivia mi dolor crónico, destacó el joven.

Desde aquí JuanPi envía un abrazo a todos los que lo ayudaron, a los servicios médicos cubanos, a la embajada de la isla en Argentina y al equipo de médicos del Ameijeiras.

Llegué a La Habana y me encontré con dos palabras, la honestidad y la austeridad, pero hoy me atrevo a decir que Cuba es también solidaridad y dignidad, declaró a Prensa Latina.

PL

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.