Fusión de amor y #profesionalidad

Lea más de: , , , , ,
pediatrico-tunas

Foto de la autora

Por Misleydis González Ávila

Cuando el amor y la entrega se convierten en el motor impulsor de una obra, el resultado es siempre un regalo de vida para sus hacedores. Eso bien lo saben los trabajadores del servicio de terapia intensiva del hospital pediátrico Mártires de Las Tunas, para quienes la dedicación diaria no es simple obligación, sino una verdadera dicha recompensada con la salud de los infantes y la gratitud infinita de sus padres.

El prestigio de esta sala incluso a nivel de país por su elevado índice de supervivencia de más del 95 por ciento- constituye una muestra fehaciente del esfuerzo sostenido, desde su apertura el 23 de septiembre de 1983. Aquí se trabaja para lograr la recuperación de los niños con mayor calidad de vida, afirmó el doctor Osvaldo Hidalgo, especialista en pediatría.

“El personal de enfermería y médico se supera constantemente mediante adiestramientos, revisiones bibliográficas y las discusiones de casos. La actualización del conocimiento permite más dominio de la profesión y ello se traduce en una mejor asistencia al paciente grave”, dijo el galeno.”

En este 2016 disminuye el número de fallecidos menores de un año con respecto a igual etapa del pasado 2015. Los indicadores siempre son muy favorables y aunque ingresan pacientes con cualquier tipo de patología, en algunas etapas del calendario son más comunes las infecciones respiratorias y gastrointestinales. Existe un incremento de ingresos por afecciones malignas, pero no es una cifra alarmante.

“Aquí somos muy unidos y no miramos edad, tamaño, sexo…, para brindarles amor y cuidados. La sensibilidad y el humanismo son características claves de esta profesión”, dice Odannis Reigada Martínez, licenciada en enfermería.

El doctor Hidalgo enfatizó: “No escatimamos esfuerzos si se trata de salvar una vida; de ser necesario se coordina el traslado de los pacientes hacia otras provincias para realizar algún estudio específico. Mantenemos la retroalimentación con las familias y hasta el momento manifiestan satisfacción con el trabajo asistencial y administrativo”.

Yariannis Ávila siente orgullo del día que fue ubicada en esta área. “Los turnos son complicados, y nuestra labor no termina cuando te vas a casa. Resulta imposible olvidar al niño que dejaste ingresado; la preocupación te acompaña siempre. Nos reconforta verlos recuperarse; a varios los encuentras en la calle y basta una sonrisa o un gesto de agradecimiento para sentirnos plenos.”

Periódico 26

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.