Derrotar la guerra no convencional contra #Venezuela: comunicación e ideas

Lea más de:

Por José Ramón Rodríguez Ruiz

“Venezuela será el cementerio de los modelos, estrategias y manuales de la Guerra No Convencional”

Presidente Nicolás Maduro, 27 de junio de 2016

Derrotar-la-GNC-vs-Venezuel.noticias¿Cómo enfrentamos los pueblos del Sur las agresiones no convencionales provenientes del Norte? ¿Cómo evitamos que insuflen guerras intestinas y desangren nuestras sociedades para obtener ventajas del caos sistémico? ¿Cómo pasamos a la ofensiva en terrenos donde la hegemonía la posee el imperialismo: comunicación, tecnología, cultura?

Apreciamos que una de las claves está en concebir, en palabras de José Martí: “Un recurso a cada nuevo recurso de los contrarios”; en pensar y prever; en fin, en crear.

En este combate ningún pueblo del Sur puede luchar solo. Separados y difuminados no alcanzamos la estatura necesaria para enfrentar tan poderosos oponentes. Pero juntos, todas las naciones que defienden proyectos diferentes a los intereses del imperialismo, herejes por lo tanto, pueden entablar justo combate, (véase Siria con el apoyo ruso contra el terrorismo pagado por Occidente).

El 27 de junio de 2016, en reunión con periodistas y comunicadores, el presidente Nicolás Maduro señaló: “No solo estamos enfrentando una guerra psicológica, política. Estamos enfrentando una agresión política comunicacional mundial contra la Revolución Bolivariana”.1

El mandatario recordó que la patria de Bolívar enfrenta una Guerra No Convencional (GNC) diseñada en EE.UU. e instó a derrotarla haciendo énfasis en el plano mediático y comunicacional, para lo cual convocó a miles de periodistas y comunicadores venezolanos. Y bien cabe entonces preguntarse: ¿Cuál es la importancia de la comunicación y las modernas tecnologías como las redes sociales en esta era de la GNC? ¿Qué papel juega la cultura y muy especialmente la cultura política en esta confrontación?

El papel de las ideas

Uno de los manuales de EE.UU. sobre la GNC señala en una de sus partes: “Por definición, la GNC consiste en operaciones realizadas por, con o a través de fuerzas irregulares. Tal compromiso en el terreno humano resulta fundamentalmente un conflicto de ideas”.2 Por esta y otras razones, pese a que el uso de la fuerza (incluida la militar) de forma indirecta, es el objetivo de este tipo de procedimientos, esta es empleada de muchas maneras y frecuentemente, son los planos comunicacionales y diplomáticos los primeros en jugar su papel.

En la GNC que se libra en Venezuela contra la Revolución iniciada por Hugo Chávez, el instrumento informacional del poderío nacional de EE.UU.3 hasta el momento está jugando un papel determinante, aunque ello sea esquivo para el público en general.

EE.UU. considera que el poderío informativo consiste en un universo de influencias diversas y que los instrumentos específicos controlados por Washington pueden emplearse de forma deliberada contra audiencias objetivo específicas y con un fin determinado.4 En el caso de Venezuela: convencer al mundo de que el gobierno de Nicolás Maduro es ilegítimo; el venezolano, un Estado fallido, y el pueblo de ese noble país, una horda violenta de gente que pelea por comida en las calles y requieren de intervenciones humanitarias para recuperar la paz y la estabilidad.

A este esfuerzo se suman los medios nacionales en manos de la oligarquía, que forman parte del entramado no convencional. Mediante sus dueños y el dinero, Washington también los orquesta y los usa en función de sus intereses. Por ello, el mandatario venezolano recordaba recientemente en el capítulo “Comunicadores” del Congreso de la Patria (27 de junio), la importancia de este sector estratégico.

Las lecciones que Venezuela extrae de su combate a la GNC en el plano mediático, tienen relevancia para todos los pueblos del Sur, incluidos aquellos que enfrentamos formas más perfiladas y sutiles de agresión subversiva. Sobre todo para estos últimos.

En las experiencias recientes de aplicación práctica de la GNC (véase Libia, Ucrania, Siria) ha sido vertebral el empleo extensivo de las tecnologías de la informática y las comunicaciones como elementos facilitadores, organizativos y difusores de las acciones subversivas; portadores de las principales líneas de mensajes; instaladores de símbolos y eslóganes; y difusores parcializados de los principales sucesos, apoyados en los recursos comunicativos que actualmente ofrecen la disponibilidad de imágenes y video y en las capacidades de transmitirlas de forma inmediata, a elevados niveles de audiencia. La comunicación se ha convertido en un recurso estratégico.

Los esquemas subversivos aplicados, se concentran en la amplificación, mediante campañas mediáticas, de las debilidades y vulnerabilidades del gobierno del país objetivo y su supuesta falta de voluntad o incapacidad para resolverlas con efectividad y en plazos aceptables por la población. De todas estas acciones, Venezuela ha sido un laboratorio de aplicación y desarrollo.

Pero como señalara el 27 de junio pasado el destacado periodista Walter Martínez, “aún estamos a tiempo”. Hace nueve años, el 6 de junio de 2007, el Comandante Hugo Chávez explicó a la prensa acreditada en Venezuela una serie de elementos sobre la situación interna en el país, que los medios recogen y él mismo denominó la estrategia de mecha lenta.5

El líder bolivariano hizo entonces referencia a las “revoluciones de colores” en Europa y puntualizó que la estrategia de EE.UU. y la derecha venezolana era derrocar al gobierno bolivariano, mediante el logro de una explosión social, alimentada por una “mecha” de disturbios sucesivos. Esa explosión, fue precisamente la meta pretendida por la oposición y sus patrocinadores en febrero de 2014, cuando pretendieron recrudecer la estrategia alertada por el líder bolivariano, aprovechando el contexto posterior a su desaparición física.

El propio Chávez había adelantado que tales métodos no funcionarían. Él alertó que solo el pueblo sería capaz de conseguir esa explosión social. Condición que evitó en 2014 y evita, aunque funcionen en Venezuela los procedimientos de Guerra No Convencional alertados por su líder revolucionario.

Cuba Defensa

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.