Derechos Humanos Made in USA: Del sistema penitenciario y otros demonios

Lea más de: , ,

Camila Oliva*

Resultaría complejo establecer con precisión la población penal norteamericana, debido al precipitado crecimiento del número de reclusos en las últimas décadas; sin embargo, si hay algo que se pueda expresar con certeza, y que resulta por demás alarmante, es que Estados Unidos tiene la mayor tasa de encarcelamiento del mundo.

A pesar de su autodenominación como el estado más justo del orbe, las cifras y los ejemplos son abrumadores. A diario el supuesto “sueño americano” se desvanece entre aquellos que son víctimas de prácticas contrarias a los principios de los derechos humanos, encontrándose entre otras, la pena de muerte, las condenas a cadena perpetua, o el confinamiento en solitario.

Esta gran y poderosa potencia económica descuida además su deber de proteger a los niños, al tratar a muchos de ellos como adultos en el sistema de justicia penal, y siendo el único país en el mundo donde los delincuentes juveniles, menores de 18 años al momento del delito, cumplen cadenas perpetuas sin posibilidad de libertad.

En fin, ese que siempre ha dicho ser el mejor país del mundo, ese que se vanagloria de estar en la avanzada de sectores como la política, la cultura, o la educación, debe también reconocer que tiene un sistema penitenciario donde el hacinamiento, los maltratos físicos y psicológicos, o la negación de servicios de salud, por sólo citar algunos ejemplos, son ínfimas pruebas del turbulento camino que han recorrido siempre sus derechos humanos.

*Periodista Cubana


Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.