1961: ¿Cómo Olvidar?

Lea más de: , ,

123Por un Cubano Libre

1961… año significativo para todo cubano, que a bien lo tenga. Muchas cosas sucedieron hace ya 55 años. Mi padre enfurecido porque me había anotado en contra de su voluntad en las Brigadas Conrado Benítez; la descarga del responsable del ómnibus en que partía a mi preparación como brigadista a Varadero por haberle mentido a mis padres;  el bombardeo a la Base de San Antonio, Ciudad Libertad, y el Aeropuerto Antonio Maceo; el entierro de los mártires caídos en los  cobardes bombardeos; la proclamación de carácter socialista de nuestra Revolución y la nación enardecida siempre guiada por Fidel.

Mientras, con la valentía de los hombres cuando el coraje les hacer hervir la sangre, Fidel nos hacia recordar en esa esquina emblemática de 23 y 12,  las estrofas finales de nuestro himno: “…vivir en cadena, es vivir, en ofrenda  y oprobio sumidos, al combate correr bayameses, que la Patria os contempla orgullosa ” y aquel grito viril y seguro del líder eterno:  Patria o Muerte, siendo ya eminente el desembarco de tropas mercenarias para tratar de ahogar a la Revolución. El imperio trataba de llevar a cabo una nueva versión de su week end in Guatemala.

1234De pronto, sin darnos cuenta, recorremos esos 55 años, quizás muchos más, de lucha, de encontronazos, a veces tropezando, pero siempre elevándonos con mayor ahínco, con la moral, más alta que ayer, alta al saber que luchábamos por una patria más digna, donde lo más importante siempre seria  la vida del hombre.

456Recorro estos años y me vienen a la mente tantos y tantos momentos, donde al mirar a mis estudiantes haciendo su preparación a un seminario, asoma a mi mejilla una lágrima, encubierta con la sonrisa de satisfacción de que hemos actuado, de que hemos hecho lo que teníamos que hacer. Lágrima de alegría, sonrisa de satisfacción.

En estos momentos recuerdo cuando al barrio llegó de pronto el: ¡Te enteraste!, y conocimos del asesinato de Manuel Ascunce Doménech, brigadista Conrado Benítez, “El maestrito  comunista” tal como lo tildaron sus asesinos, de solo 16 años, nacido en  Sagua la Grande,  ultimado por los esbirros armados por los Estados Unidos, simplemente, por combatir el analfabetismo, haciendo cumplir uno de los derechos más importantes del hombre, que se le enseñe a leer y a escribir.

Unos 55 años nos separan del plan diseñado por el oficial CIA Richard M. Bisell. Un plan que fracasaba y que demostró que en menos de 72 horas, el pueblo armado, vencía a una tropa armada de 1, 511 hombres, de los cuales 115 cayeron en combate y el resto, fue cambiado al año siguiente por compota y alimentos para niños. Triste final para la tropa armada y preparada por la CIA.

Algo que no podría olvidar jamás fue la llegada de los Brigadistas a La Habana, Brigadistas de toda Cuba. Todos querían ser los anfitriones. Los más pequeños, hacíamos lo imposible para que estuvieran en nuestro grupo, y sobre todo, algo más que una consigna, yo diría un grito de guerra que ha llegado a las generaciones mas jóvenes de cubanos y  que ha quedado para la historia: “¡Para lo que sea, donde sea, Comandante en Jefe, Ordene!”

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.