56 aniversario de los Órganos de la Seguridad del Estado: RAÍCES y VICTORIAS (+Video)

Lea más de: , , , , , ,

Tomás Gutiérrez González*

Año tras año, cada 26 de marzo, los revolucionarios cubanos y en especial los integrantes del Ministerio del Interior y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias junto a nuestro pueblo, conmemoramos con emoción un nuevo aniversario de la creación de los Órganos de la Seguridad del Estado.

Muchas razones tenemos para recordar esta fecha, entre otras, por la trascendencia de su accionar en la defensa y consolidación de nuestro proceso revolucionario, el enfrentamiento a las actividades de los Servicios de Espionaje y Subversión del imperialismo norteamericano, la protección del trabajo pacífico de nuestro pueblo y la salvaguarda de la vida de nuestros principales dirigentes, en especial la de nuestro Comandante en Jefe.

Aunque la fundación oficial de estos Órganos ocurrió a escasos tres meses del triunfo del primero de enero, sus antecedentes y raíces más profundas datan de la segunda mitad del siglo XIX, cuando nuestros heroicos mambises iniciaron la lucha por alcanzar la independencia de Cuba del dominio colonial español.

Desde muy temprano los principales jefes del Ejército Libertador aplicaron medidas de inteligencia y contrainteligencia y se apoyaron en agentes especiales y células clandestinas creadas con el propósito de obtener la información necesaria para  desarrollar la lucha armada contra el ejército español y sus fuerzas, conocer sus posibles maniobras e intenciones y planificar importantes acciones combativas. Entre los que más se destacaron por su eficiente empleo figuran, Carlos Manuel de Céspedes y los generales Vicente García, Julio Grave de Peralta y Federico Fernández Cavada.

Nuestro Héroe Nacional José Martí, preparó la nueva guerra por la independencia, desde el territorio de los Estados Unidos y países latinoamericanos vecinos a Cuba. Para lograrlo se apoyó en un alto empleo de métodos conspirativos y de alta compartimentación y secreto, con el fin de evitar la penetración y acción de los servicios de espionaje del gobierno español y de las agencias particulares y gubernamentales norteamericanas que actuaban para conocer y frustrar sus planes.

Luego, en el curso de la guerra, los generales Máximo Gómez y Antonio Maceo, entre otros jefes mambises, continuaron utilizando pequeñas estructuras y agentes para la búsqueda de información, la desinformación al enemigo y otras misiones de este carácter.

En las circunstancias de la lucha insurreccional contra la dictadura implantada en Cuba por Fulgencio Batista a partir del 10 de marzo de 1952, las actividades de inteligencia y contrainteligencia tomaron un nuevo carácter y se transformaron en útiles armas de la Revolución. Medidas de esa naturaleza fueron aplicadas por Fidel Castro Ruz en el curso de los preparativos de los asaltos a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes; por los moncadistas en la prisión de Isla de Pinos; en México durante la etapa preparatoria de la expedición del yate Granma y más tarde durante la formación y desarrollo del Ejército Rebelde y la lucha guerrillera en la Sierra Maestra. El conocimiento adquirido y las experiencias acumuladas permitieron extender más tarde esta importante actividad a las nuevas columnas y frentes guerrilleros.

La agrupación guerrillera que alcanzó los mayores niveles de organización y empleo de estas actividades fue el II Frente Oriental “Frank País” bajo el mando del comandante Raúl Castro Ruz. El 14 de marzo de 1958 a solo tres días de haber arribado a este territorio desde la Sierra Maestra, Raúl creó los llamados Comités de Campesinos Revolucionarios, que entre sus actividades tenían la recopilación de información y de observación del enemigo. Poco tiempo después se constituyó el Servicio de Observación Campesina (S.O.C.) y más adelante el Servicio de Inteligencia Rebelde (SIR) integrado por Oficiales designados para cumplir esas misiones en la Jefatura del Frente y en cada una de sus seis columnas.

El 22 de agosto de 1958, el jefe de este Frente, firmó un decreto, donde se establecía como tarea primordial para el Servicio de Inteligencia Rebelde, la de “observar, investigar e informar de todas las actividades que desarrollen tanto los civiles como miembros de las Fuerzas Rebeldes o cualquier otra persona que pueda comprometer, afectar o poner en peligro la seguridad interna o externa del Ejército Revolucionario “26 de Julio”.

Una vez en el poder la Revolución, el 13 de enero de 1959,  mediante la Ley No. 13 del Gobierno Revolucionario fueron disueltos los cuerpos represivos de la tiranía. Cuarenta y ocho horas más tarde, el 15 de enero, el Comandante en Jefe Fidel Castro indicó al comandante René de los Santos, Jefe de la Columna No. 10 que había ocupado las instalaciones del SIM (Servicio de Inteligencia Militar de la tiranía) en el Campamento de Columbia (hoy Ciudad Libertad), cambiar su odiado nombre por  Departamento de Investigaciones del Ejército Revolucionario (DIER). Al siguiente día el Comandante Camilo Cienfuegos a través de un radiograma hizo extensiva la orden a todos los mandos del Ejército Rebelde, quedando integrado el DIER, en lo fundamental por miembros del Ejército Rebelde y de la Lucha Clandestina.

El jueves 26 de marzo de 1959 el Servicio de Inteligencia de la Policía Nacional Revolucionaria descubrió un complot para asesinar a Fidel. Los cabecillas de la conspiración fueron Rolando Masferrer y Ernesto de la Fe, batistianos refugiados en los Estados Unidos y protegidos de la CIA.  Por esos días se conjuraban también otros batistianos con el dictador de República Dominicana en planes para derrotar a la Revolución mediante la llamada Conspiración Trujillista.

Ese mismo día Fidel tomó la decisión de fusionar en un solo cuerpo, el grupo de órganos de inteligencia y contrainteligencia existentes en esos momentos. Estos órganos eran el propio DIER, el Servicio de Inteligencia de la Policía Nacional Revolucionaria (G-2 PNR) y el Buró de Investigaciones Navales (BIN). A este nuevo órgano, resultado de esa fusión, se le continuó denominando DIER y  la fecha del 26 de marzo la de constitución de los Órganos de la Seguridad del Estado.

Unos meses después el 16 de octubre de 1959 fue creado el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y designado el Comandante Raúl Castro Ruz, Ministro de las FAR. Surgió entonces en sustitución del DIER el  Departamento de Información e Investigaciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (DIIFAR) que más tarde se nombró definitivamente Departamento de Investigaciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (DIFAR) aunque también se le llamaba G-2. Son estos órganos los que llevan a partir de ese momento el enfrentamiento a las actividades subversivas del enemigo hasta la derrota de la invasión mercenaria por Playa Girón.

En esas circunstancias, el 6 de junio de 1961 mediante la Ley 940 del Consejo de Ministros se constituye el MININT y pasan a su estructura orgánica y subordinación el Departamento de Información (G-2), que a partir de entonces tomaría el nombre de Departamento de Seguridad del Estado (DSE), la Policía Nacional Revolucionaria y la Policía Marítima que hasta ese momento formaban parte del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Más adelante lo harían las Tropas Guarda Fronteras.

Para entonces se multiplicaban en el interior del país las organizaciones contrarrevolucionarias, se reanudaba el bandidismo en todas las provincias de Cuba, continuaban los sabotajes a la economía, se aplicaban nuevas medidas de bloqueo económico, se desataban campañas mediáticas y sobre todo se elaboraban y trataban de poner en práctica nuevos y más sofisticados planes para asesinar a nuestros dirigentes, en primer lugar a nuestro Comandante en Jefe.

Unidos a lo anterior el gobierno norteamericano preparaba pretextos y provocaciones para lanzar una invasión con todas las fuerzas de su poderío militar contra Cuba. Se avecinaba una etapa de enfrentamiento superior, una cruel guerra sucia contra Cuba, la llamada Operación Mangosta, que requería de las fuerzas revolucionarias y en particular de la Seguridad del Estado una organización superior para alcanzar la victoria.

A lo largo de estos 56 años esos planes y acciones subversivas fueron derrotados, una y otra vez, por hombres y mujeres humildes de nuestro pueblo. En los primeros años sin conocimientos de la teoría operativa, sin Escuelas y Academias, sin el dominio de la ciencia y la técnica, principalmente llevada a cabo por jóvenes, combatientes del Ejército Rebelde y de la lucha clandestina, milicianos, obreros y campesinos.

Ellos fueron seguidos por nuevas oleadas de jóvenes, nuevas generaciones de cubanas y cubanos, que desde sus gloriosas filas se han consagrado a sus labores, al igual que sus predecesores, con modestia, honestidad y total lealtad para enfrentar al poderoso imperio, que siempre contó con la más alta tecnología, experiencia operativa y abundantes recursos. Además sus integrantes han cumplido de manera ejemplar las misiones internacionalistas que le han sido planteadas por la dirección de nuestro Partido Comunista de Cuba y Gobierno Revolucionario.

Por ello, con toda justeza nuestro Comandante en Jefe, en su informe al Primer Congreso del PCC, al valorar los resultados del cumplimiento de las misiones asignadas a los combatientes del MININT y los Órganos de la Seguridad del Estado de conjunto con las FAR y el pueblo, señaló: “Con su valeroso e inteligente trabajo lograron la destrucción de la contrarrevolución interna, la victoria sobre las organizaciones, grupos y bandas contrarrevolucionarias, la acción exitosa contra las infiltraciones de agentes de la CIA y la desarticulación de los incontables planes de eliminación física de los dirigentes de la Revolución.”

¡VIVA EL 56 ANIVERSARIO DE LOS ORGANOS DE LA SEGURIDAD DEL ESTADO!


¡GLORIA A SUS MÁRTIRES!

¡NUESTRA FUERZA ES LA FUERZA DEL PUEBLO!


Con información fílmica del Sistema Informativo de la Televisión Cubana y Cuba Hoy

*Profesor e Investigador Histórico Cubano

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

2 Comentarios

adrian01_@ dijo:

En fecha como esta es inevitable recordar y redir honores a los que cayeron cumpliendo el deber de defender la Revolución y también festejar los logros alcanzados en los 57 años que llevamos contruyendo el sistema más justo del mundo, donde los Órganos de la Seguridad del Estado han aportado su granito de arena, formando parte del pueblo.

Reciban los combatientes de los OSE y sobre todo los “hombres color del silencio” muchas FELICIDADES EN ESTE HERMOSO DÍA.

26 marzo 2015 | 09:03 am
arais dijo:

Me sumo a la felicitación por el 56 aniversarios de los Organos de la Seguridad del estado y estoy muy orgullosa de haber nacido, hace 45 años, este día tan especial.

20 abril 2015 | 02:02 pm