Un ocho de recibimiento, palomas, y un memorable discurso (+Audio)

Lea más de: , ,

Por Dailyn Ruano Martínez

La Habana, Cuba.- La ensenada de recuerdos sobrevino de improvisto. Adelaida retrataba en las imágenes televisivas las escenas vividas desde su añejo balcón el 8 de enero de de 1959 y desde entonces, cada año las perseguía como señal de regocijo al sentirse con orgullo espectadora de aquella jornada indeleble.

FidelCamilo

Ese repaso de emociones la hacía feliz, y sentía nuevamente la algarabía en las calles en una gigantesca fiesta coronada de vítores a los guerrilleros barbudos, de banderas, de flores, de júbilo popular.

Hoy esa revolucionaria ferviente no está para conmemorar el Aniversario 50 de aquella entrada triunfal de los rebeldes en la Caravana de la Libertad a la Habana. Pero tanto para los protagonistas de aquella gesta, como para las nuevas generaciones que nos nutrimos de anécdotas contadas por testigos activos o textuales, el 8  de enero de 1959 contiene un significado especial.

Siete días tardó Fidel Castro luego del Primero de Enero, en llegar a La Habana. Salió de Santiago de Cuba el 2 y entró en la capital del país el 8. Tanques y otros equipos blindados del Ejército de Batista, les sirvieron a los barbudos para la Marcha de la Libertad que Fidel encabezó. La Caravana de la Victoria o la Caravana de la Libertad como la llamaron indistintamente en aquellos días los periódicos recibía a su paso por todo el territorio nacional los mensajes de agradecimiento del pueblo cubano.

“Era la llegada de los guerrilleros a la capital”, —contaba mi maestra de primaria y mientras, sus discípulos nos imbuimos en el recuento narrado con tanta emoción. El mar de pueblo que los esperaba les coreaba sus nombres ¡Fidel! ¡Fidel!, ¡Camilo!…, todos querían ser testigos de aquel contagio de satisfacción. Y luego del bombardeo de afectos, se  impusieron las palabras del líder Fidel Castro a las 8:00 de la noche en el campamento militar de Columbia, donde advirtió que:

“La alegría es inmensa, y sin embargo, queda mucho por hacer todavía. No nos engañemos creyendo que en lo adelante todo será fácil. Quizás, en lo adelante todo sea más difícil”

fidel-en-columbia...

El espíritu de siempre alertas ante lo sucesos por venir, formaba parte de su astucia manifiesta. La vigencia de aquella alocución la veríamos una y otra vez reflejada en los múltiples intentos del imperialismo yanqui por desestabilizar el triunfo, la sociedad socialista que se venía gestando. Pero como avizoraba en aquel entonces, el mayor peligro podría venir desde lo interno.

“¿Quiénes pueden ser hoy o en lo adelante los enemigos de la Revolución?  ¿Quiénes pueden ser ante este pueblo victorioso, en lo adelante, los enemigos de la Revolución?  Los peores enemigos que en lo adelante pueda tener la Revolución Cubana somos los propios revolucionarios.”

Como en aquel victorioso 8 de enero,  Fidel retomaba el llamado a la unidad de todo el pueblo en la lucha contra los vicios sociales y las manifestaciones en contra de la integridad de la Revolución Cubana.

Fue un día diferente en la historia, plagado de alegría, de cansancio además para los rebeldes por la larga travesía. El memorable discurso de Fidel Castro donde dos palomas como insignia de la paz se posaron en su hombro, representan símbolos imperecederos de compromiso con la sociedad en que vivimos. En consideración a lo alcanzado al cabo de medio siglo de Revolución, son tiempos de mirar atrás para tomar aquellos ejemplos y luego echar andar pues todavía queda mucho por hacer.

Radio Rebelde

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

1 Comentario

María M. Cabrera Zamora dijo:

VUELVE EN RETOÑOS Y PALOMAS

(1) Memorable 8 de enero
Fidel, entraba en la Habana,
victoriosa caravana
con el triunfo verdadero.
“Difícil será el sendero”…
venceremos los escombros
clama ante miles, y asombros:
paz y justicia anunció
paloma que se posó
en el más fiel de los hombros.

(2) En galería de foto
de Fidel, frente al Moncada,
una paloma posada
como custodio denoto.
En su persistencia noto
los enigmas del amor;
comunicación, vigor…
no importa el agua o comer,
busca cumplir un deber:
!La paz, y un mundo mejor!

(3) En signos de libertad,
y las luchas más salobres
por, y para los más pobres
los 90 años de edad.
Su firmeza, y lealtad
ese humanismo infinito…
seguirá aferrado al mito:
!Que tu alma pura se asoma
en una tierna paloma
que acompaña al monolito.

Lic. Ma. Magdalena Cabrera Zamora (U.O) dic2017
Colaboradora de los periódicos Sierra Maestra, Palante
Web Cuba Ala Décima

8 enero 2018 | 12:17 pm