Se estremeció la Plaza, se estremeció un país (+Audio)

Lea más de: , , , ,

Por Angélica Paredes López

Desfile por el Día Internacional de los Trabajadores, en la Plaza de la Revolución de La Habana, Cuba, el 1 de mayo de 2018. ACN FOTO/ Ariel LEY

El pueblo acudió a la Plaza de la Revolución José Martí, y no fue una formalidad. El desfile fue espontáneo, unido, comprometido con el proyecto de país que construimos todos.

La Plaza vibró con optimismo desbordante, alegría contagiosa, con una organización impresionante.

General de Ejército Raúl Castro. Foto: Estudios Revolución

Allí estuvo el General de Ejército Raúl Castro, con su sombrero de yarey y uniforme militar, saludando todo el tiempo a un torrente de pueblo que inundó la explanada, frente al Monumento erigido para rendir tributo a José Martí.

Allí estuvo el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con la gorra que lleva la inicial de Cuba, recibiendo también numerosas muestras de simpatía, admiración y respeto.

Miguel Díaz-Canel. Foto: Estudios Revolución

Son dos hombres nacidos en épocas distintas, pero unidos por la historia común de lucha y resistencia para continuar defendiendo nuestra única Revolución.

Fue una marcha colorida, entusiasta, un desfile por el presente y futuro de la nación; solidaria con las causas justas de la América nuestra y del mundo; una movilización auténtica, genuinamente cubana.

Fue una respuesta incuestionable a quienes desde fuera y también desde dentro, apostaban por un escenario de concesiones y entregas.

Fidel presente en el desfile. Foto: Juvenal Balán

Y en la marcha estuvo Fidel, siempre está, no se ha ido. Está en los rostros de los niños, en los carteles, en los pechos, en los corazones, en su imperecedero concepto de Revolución, pronunciado hace 18 años, un primero de mayo, en esa misma Plaza.

Cuba marchó por un país unido y una región que pueda encontrar la paz definitiva, donde se alcance la integración, donde no esté Lula preso, gran defensor de la clase obrera; donde la derecha no arremeta contra gobiernos progresistas, como el que encabeza quien antes fuera dirigente sindical, el presidente venezolano Nicolás Maduro.

En la Plaza de la Revolución estuvo representado todo un pueblo, especialmente nuestra juventud que no es relevo, sino continuidad de un proceso siempre perfectible, que no se detendrá.

Esta marcha heterogénea y compacta, entre vecinos, amigos, compañeros de estudio o de trabajo, entre capitalinos que no se conocen pero salieron a las calles para dar una lección de unidad al mundo, demostró que la conciencia popular en la Cuba de hoy, apuesta por la defensa de una misma Revolución.

Se estremeció la Plaza. Se estremeció un país con los pasos firmes de un pueblo que jamás entregará la bandera de la estrella solitaria.

Radio Rebelde

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.