Hagamos cotidianos los gestos extraordinarios (+Audio)

Lea más de: , ,

Por Radio Rebelde

accidente-aereo-hablando-claro

Después de toda la cobertura que tuvimos en el país con el accidente aéreo; después de las conmociones; después de la tensión; después de sentimientos tan encontrados, a los cuales no pudo estar ajeno ningún cubano, aquí, fuera de aquí, hoy queremos reflexionar sobre los saldos, los precedentes que ha dejado un fenómeno tan trágico como ese, de lo que ha resaltado a raíz del accidente, de lo que se ha revelado, a partir del trágico suceso”, comenta el periodista y columnista del periódico Juventud Rebelde, José Alejandro Rodríguez.

El subdirector de Juventud Rebelde, Ricardo Ronquillo Bello, opina que “lo más estremecedor que ha pasado en estos días es la forma en que el pueblo cubano ha sentido como suyo el dolor de todos los que sufrieron la pérdida de un familiar en ese accidente aéreo. El periódico Juventud Rebelde ha publicado en una situación muy delicada, porque acercarse a las personas en medio de una situación como esta, desde el punto de vista ético, preguntarles, abordarlos, para un periodista es algo muy difícil, ya que hay que tener muy claro dónde está la frontera ética entre el que va a abordar un fenómeno de estos como un espectáculo, o el que va a dar la información necesaria y a compartir con la opinión pública los acontecimientos que están asociados alrededor de ese hecho. Yo creo que lo que más ha prevalecido es ese sentimiento de solidaridad, de acompañamiento, de apoyo de todas las personas”.

Hagamos cotidianos los gestos extraordinarios
Foto de Marcelino Vázquez Hernández/ACN.

Por su parte, la periodista, columnista de Juventud Rebelde y colaboradora de Cubadebate, Alina Perera Robbio, apunta sobre difícil que “es trabajar sin rasgar el velo de dolor de las personas que están en el medio de la tragedia; porque la muerte de un ser humano, como han dicho muy grandes pensadores de la historia, cuando sucede es como si se desprendiera un pedazo también de nosotros mismos. Hay un colega, Enrique Milanés León, que está en Venezuela, ha sido mi relevo, y tituló un trabajo de una manera muy entendible, “Cuando un periodista se niega a preguntar”, es decir, era muy difícil para él acercarse y escarbar en ese dolor tan tremendo. Pero estas cosas nos hacen pensar en cómo se activan los dispositivos, las fuerzas vivas de la sociedad, la disciplina, la organización, todo lo que esté implementado en situaciones de catástrofe, echan a andar. Tiene que ver con qué tenemos en nuestro corazón cuando algo de esto sucede y más de un centenar de personas pierde la vida, sean del lugar que sea“.

Yo diría que se rompió un esquema respecto a los acontecimientos de alta gravedad: no se esperó a una nota tardía oficial, nuestros medios funcionaron al unísono, se rompió una tradición bastante perniciosa de que había que esperar la nota oficial, nuestros medios fueron al lugar casi de improviso. Nuestra prensa hizo un trabajo de mucha precisión, agilidad, inmediatez, pero además con una ética y respeto tremendos. Hay que destacar también el pronunciamiento de nuestras máximas autoridades a lo largo de esas horas, sistemáticamente, eso es muy importante en una tragedia humana, yo creo que eso también fue un acierto de la comunicación. Esto está inscrito en los cambios que Cuba está registrando en las maneras de la comunicación, que no es más que volver al concepto fidelista, estar en el lugar, en el momento, y tratando de enrumbar el sufrimiento. Yo creo que han sido días memorables, que han abierto el diapasón de las reservas sentimentales, morales y éticas de nuestro pueblo. Necesitamos incentivar ese corazón de nuestro pueblo en las más circunstancias que no son imprevistas, las del día a día, de lo cotidiano y que no siempre encontramos ese espíritu“, añade José Alejandro Rodríguez.

Radio Rebelde

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.