ALBA-TCP y la unidad impostergable de América Latina y el Caribe (+Audio)

Lea más de: , ,

Por Angélica Paredes López

Para los genuinos mecanismos de integración regional como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, la unidad es una necesidad impostergable en este complicado entorno donde se decide el futuro de los pueblos de América.

El XVI Consejo Político del ALBA reafirmará este jueves en La Habana que más allá de la diversidad de sus estados miembros y de las complejas circunstancias para la región, este proyecto fundado hace trece años por los Comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez, sigue comprometido con la integración, la solidaridad y la unidad de los pueblos en el continente.

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) arriba este 14 de diciembre a sus trece años de existencia, como expresión de una integración basada en la complementariedad, la solidaridad y la cooperación entre los estados.

Fidel y Chávez ALBA-TCP

Este día del año 2004, en la capital cubana, los Comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez, fundaron el bloque integracionista a nombre de Cuba y Venezuela, y luego durante todos estos años se fueron sumando Antigua y Barbuda, Bolivia, Dominica, Ecuador, Nicaragua, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, y Granada.

Fidel y Chávez se convirtieron en los principales impulsores de los procesos regionales de integración, cuando idearon ese mecanismo de concertación política, en un momento en que Estados Unidos intentaba imponer a las naciones del continente los tratados de libre comercio.

En virtud del acuerdo de La Habana, el ALBA selló su vínculo con la historia del nuevo amanecer en América Latina. El proyecto surgió en el contexto de las movilizaciones en el continente contra el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), aquel fallido plan de dominación comercial y geopolítica diseñado por el gobierno norteamericano.

La realidad demuestra que en estos trece años, millones de latinoamericanos y caribeños se han beneficiado de los programas de la Alianza Bolivariana en numerosos sectores, especialmente en la salud y la educación.

Integración ALBA-TCP

En el año 2006, a solicitud del presidente boliviano Evo Morales, se enriqueció el mecanismo con la propuesta del Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), un instrumento de intercambio solidario y complementario entre los países, destinado a beneficiar a los pueblos, en contraposición a los Tratados de Libre Comercio que persiguen incrementar el poder y el dominio de las transnacionales.

La Alianza Bolivariana, creada por los Comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez seguirá siendo un escudo contra la explotación y el capitalismo en América Latina y el Caribe. ALBA es el resultado de la lucha de los pueblos, basada en los principios de cooperación, solidaridad y justicia.

América Latina hoy vive los efectos de una articulada contraofensiva oligárquica. La derecha intenta revivir la agenda neoliberal, que en décadas pasadas generó inestabilidad política y graves problemas sociales en la región.

Guerra No Convencional

Guerras económicas; campañas mediáticas; intromisión en los asuntos internos; y la ejecución de programas desestabilizadores como parte de la llamada Guerra No Convencional, reciben el apoyo de fuerzas externas y de las derechas nacionales.

Hoy se despliega una fuerte contraofensiva de la derecha en América Latina y el Caribe para derrocar a los gobiernos progresistas. Para retomar la ofensiva de los movimientos y partidos de izquierda es indispensable la consolidación de los actuales procesos de cambio, lo cual requiere ir más allá, profundizando las transformaciones sociales en marcha.

La izquierda latinoamericana vive una hora crucial. El desafío no es nada fácil. Sin la unidad, América Latina no tiene futuro. Un elemento esencial es la defensa de los mecanismos de concertación y cooperación como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA- TCP), la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

ALBA-TCP y la unidad impostergable de América Latina y el Caribe

En ese complejo escenario regional, Cuba se convertirá una vez más en la capital de la integración latinoamericana, cuando acoja este jueves 14 de diciembre el XVI Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

Según una nota emitida por la cancillería cubana, «la cita permitirá concertar acciones, explorar nuevas oportunidades de integración y reafirmar el compromiso de unidad, cooperación y solidaridad entre las naciones que conforman la Alianza en la actual coyuntura regional».

El anterior Consejo Político de este mecanismo de concertación política también tuvo lugar en La Habana, en abril del 2017. Su Declaración Final recoge el rechazo a las agresiones y manipulaciones contra Venezuela. Asimismo, el documento reafirma el compromiso con la Proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en la capital cubana en el 2014 durante la II Cumbre de la Celac.

 

Radio Rebelde

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.