Venezuela: Campañas mediáticas no entorpecen voluntad soberana

Por Aixa Alfonso

venezuela

El servilismo a Washington por parte de algunos gobiernos y parlamentarios de la Unión Europea, sin dudas ha provocado profunda ceguera política, en parte del viejo continente.

Premiar a miembros de la oposición venezolana, a los máximos responsables de la desobediencia civil, la violencia y el terrorismo que provocó en la República Bolivariana, hace apenas unos meses, la muerte de decenas de personas, incluyendo la quema de jóvenes vivos y la destrucción de inmuebles oficiales y comerciales de esa nación, no puede tener otro calificativo que complicidad con la barbarie.

Y aunque parezca insólito, descabellado, y propio de la manipulación grotesca de medios de comunicación occidentales habituados a sembrar falacias, tergiversación de la verdad, sentimientos de odio y causa de intereses políticos y económicos, constituye, a espaldas de la voluntad mayoritaria del pueblo de Bolívar, una traición a los principios éticos que deben prevalecer en las relaciones entre los Estados libres y soberanos del planeta.

Nada justifica la destrucción ni las muertes, tampoco el potenciar heridos e incapacitados como los que produjo la irracional estrategia de violencia de la llamada “Mesa de la Unidad Democrática” en la noble tierra del Libertador. Esa maltrecha “MUD”, aglutina en su directiva a un grupo de ciudadanos con largo historial golpista y anhelos de posiciones.

Sin embargo, el pueblo no les perdonará ni los llamados a violentar la paz, ni tampoco la demanda a su aliado Washington de aplicar más medidas de bloqueo para su país, e incluso apoyar la infamia de una intervención extranjera.

Parafraseando al otrora líder popular de los años 40 y 50 en Cuba, Eduardo Chivás, quien empleaba en su oratoria para denunciar la corrupción y los desmanes de la entonces dictadura, la frase; “Vergüenza contra dinero”, constatamos cierta similitud, (a pesar de contextos geográficos y políticos diferentes) con los últimos acontecimientos en Venezuela dado el desenfreno por recursos económicos y financieros de una derecha reaccionaria, y envilecida.

El pueblo bolivariano ha sido capaz de demostrar con los últimos tres procesos electorales su mayoritario y contundente rechazo a la violencia protagonizada por la oposición. Pero sobre todo ha mostrado al mundo su apoyo al gobierno por este defender los genuinos intereses de los ciudadanos y sobre todo, la independencia del país frente a los desvergonzados oligarcas, vampiros que históricamente han usurpado la savia de los pueblos.

Resulta además vergonzoso que existan en esta era, siglo XXI, algunos presidentes de países y también diputados de algunos Parlamentos que forman parte integral de la comunidad de naciones (y que debían estar obligados a respetar la autodeterminación de los Estados), y sean quienes además violen leyes internacionales brindando homenajes y refugio a cómplices de hechos delictivos, a prófugos de la justicia, sujetos que forman parte de la membresía de la fraccionada y desprestigiada oposición en Venezuela.

No ven que son rechazados incluso por una buena parte de sus compatriotas, por ser artífice de la violencia y haber promovido, organizado, y ejecutado actos de lesa humanidad, contra sus propios coterráneos.

Se puede errar una vez por desinformación e ignorancia, pero reiteradamente denota intencionalidad política y carencia de justicia y moral. Quienes todavía fomentan las campañas mediáticas obcecadas y necias contra Venezuela, revelan el grado de irracionalidad que puede llegar a existir en mentes enfermas de resentimiento y odio visceral.

Resulta extremadamente bochornoso en cualquier sociedad o estado de derecho, que quienes alaban a fugitivos de la justicia, o sencillamente admiren a símbolos de la violencia venezolana, ocupen todavía responsabilidades, séanse de Washington, o de la Unión Europea.

El sistema judicial de los pueblos y el derecho refrendado por Naciones Unidas de respeto a la soberanía y a los asuntos internos de cada nación no debe ser quebrantado.

Tribuna

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.