Un soneto del Indio Naborí

Lea más de: ,

Tomado del libro “Fabio, el muchacho de Copacabana”

Jesús Orta Ruiz, el legendario el Indio Naborí, llamó un día a mi casa para decirme que pensaba mucho en Fabio y aún no había leído El muchacho del Copacabana. Con su sencillez y humildad ya proverbiales, el Premio Nacional de Literatura de Cuba se interesaba en saber si yo podría prestarle algún ejemplar.

El encuentro con el Indio Naborí fue inolvidable. Al día siguiente volví nuevamente a la casa del poeta, esta vez me acompañaba Giustino Di Celmo.

De la larga charla entre estos hombres, casi coetáneos, le nació un soneto a Naborí inspirado en el joven italiano:

“Fabio, a 90 millas del infierno”

A Giustino Di Celmo, veterano antifascista de la
Segunda Guerra Mundial, padre de un mártir italocubano.

Fabio Di Celmo genovés “bambino”
nacido a orillas del Mediterráneo,
siguió en los libros a su coterráneo
Cristóforo Colombo el Gran Marino.

La más hermosa —dijo el navegante
a Cuba, la mayor de las Antillas,
y Fabio imaginó sus maravillas
como una estrella de atracción distante.

Joven, nos trajo su bondad más pura;
y si el paisaje amó por su hermosura,
más estimó a su pueblo justo y tierno.

Una bomba estalló. Fabio fue occiso.
Terrible crimen del vecino infierno
Opuesto al florecer del paraíso.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.