Siria: ¿Misión cumplida?

Lea más de: , , , ,

Por Oliver Zamora

siria

Según fuentes sirias y rusas, el bombardeo de este viernes contra Siria tuvo consecuencias limitadas: el ejército del país árabe logró interceptar la mayoría de los cohetes lanzados, con ayuda rusa evacuaron los centros que fueron objeto de ataques, y el saldo humano, que al final es lo más importante, se resume en tres heridos, no por los bombardeos directamente, sino por la misma intercepción de misiles; es decir, que la gravedad del hecho no radica tanto en el daño que provocó, sino por lo que representó desde el punto de vista político y diplomático.

Entonces ¿cuál fue el alcance real de esta operación militar? ¿Qué lectura o lecturas podemos hacer al respecto? Sí, porque a primera vista parece un acto de mucha prepotencia, pero si tomamos en cuenta lo que hizo Trump y sus aliados y lo comparamos con lo que pudieron hacer ¿No podríamos señalar el hecho como una muestra de debilidad? Me explico, estamos hablando de una operación militar que a todas luces buscó no irritar mucho a la contraparte rusa, ni destruir objetivos que podrían obligar a desatar una respuesta de Moscú o del propio ejército sirio, que ojo, sigue con una situación favorable en el terreno. La bravuconería de Trump, estuvo muy por encima de lo que hizo militarmente en la práctica. En otras palabras, Washington, Londres y París jugaron con fuego, pero intentaron no quemarse.

Pero hay otras aristas del tema. Si antes de este bombardeo ya era cuestionable la acusación contra Damasco por su supuesta responsabilidad en ese también supuesto ataque químico, ahora lo es mucho más. El embajador del país árabe en Naciones Unidas le hizo una pregunta demoledora a los atacantes: Si conocían los centros donde, según ellos, se fabricaban estas sustancias ¿por qué no compartieron esa información con los investigadores de Naciones Unidas? Y agregaba el detalle de que ese centro que destruyeron había sido visitado por esas autoridades y comprobaron ahí que Siria estaba cumpliendo sus obligaciones en esa materia. Las potencias occidentales no solo están perdiendo la guerra en esa nación árabe, además, ya son incapaces se crear pretextos creíbles frente a la opinión pública internacional, y esta esa situación una de las razones por las cuales emprenden estas acciones, que muestran sobre todo desespero y la necesidad de enseñar en poco de músculo cuando las cosas le salen mal.

Otro detalle ¿de quienes estamos hablando? De los gobiernos de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, tres países sumidos en profundas crisis políticas internas, París con la aplicación de política neoliberales frente a las que ya han reaccionado los sindicatos, Londres en un oscuro proceso de desconexión regional, el llamado Brexit, que tiene en una situación delicada a May y sus allegados, y Washington, bueno, ya sabemos, la necesidad de Trump de mostrarse como un hombre duro, con las manos bien puestas en el timón, y así disimular de enorme debilidad como presidente. Entonces, el bombardeo contra Siria fue un parche, una oportunidad para desviar la atención de la situación interna de cada uno de esos países.

Bombardearon Siria, es cierto, pero no han revertido la situación a su favor. Eso, que al final es lo más importante, si que no tiene como hacerlo, ni estrategia, y probablemente tampoco tengan valor.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.