El raro estatus migratorio de Luis Posada Carriles en Estados Unidos

Lea más de: , , , , ,

El caso migratorio irregular del terrorista internacional Luis Posada Carriles en Estados Unidos, es raro y sugiere que la complicidad de las autoridades norteamericanas de migración ha estado presente en el mismo.

Se conoce que Posada Carriles, nació en la provincia de Las Villas en la ciudad de Cienfuegos, Cuba, el 15 de febrero de 1928, por lo tanto es ciudadano cubano por nacimiento y que salió  del país el 25 de febrero de 1961, según lo acredita la nota oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba emitida el 2 de marzo de 1961, con registro de salida 768 de su Oficina de Confidencialidades con fecha 3 de marzo.

Se había asilado en la embajada de la República Argentina en La Habana, Cuba, debía haber salido con destino a ese país, pero ya a mediados de abril de 1961 se encontraba en Guatemala incorporado a los entrenamientos de los mercenarios que el día 17 de ese mes agredieron a su Patria y fueron derrotados en menos de 66 horas en Playa Girón. Él no llegó a embarcarse por “llegar después de la partida” de los agresores hacia Nicaragua, según su relato en el fantasmagórico libro autobiográfico Los Caminos del Guerrero, donde narra parte de sus fechorías. Al salir de Cuba portaba su pasaporte cubano, según copia fotostática que exhibe el sitio del National Security Archive, donde el investigador Peter Kornbluh ha desclasificado numerosos documentos secretos de la CIA y el FBI sobre el historial delictivo de este criminal.

En 1963 pasó entrenamiento militar en el Ejército norteamericano en Fort Benning, junto a otros muchos terroristas de origen cubano, se graduó con el grado de segundo teniente y una foto de egresado lo muestra con uniforme de gala de ese cuerpo armado. Aunque Posada Carriles siempre ha sido un mercenario al servicio de la CIA, para la cual ha cumplido numerosas misiones se podría preguntar: ¿es posible ser oficial del Ejército de Estados Unidos, sin ser ciudadano norteamericano?

Antes del 23 de octubre de 1967, fecha en que ingresó a Venezuela portando su pasaporte norteamericano No. 123255 expedido el 25 de julio de ese propio año por el Departamento de Inmigración y Naturalización de Miami, ya Posada Carriles había estado en ese país del cual salió el 27 de agosto de 1967 con destino a Miami.

Para haber ocupado Posada Carriles, el sanguinario comisario Basilio, tan elevados cargos ejecutivos dentro de los cuerpos represivos de Venezuela, primero en la DIGEPOL y después en la DISIP, debió haberse nacionalizado como ciudadano de ese país, sin embargo viajaba a Estados Unidos con pasaporte norteamericano.

Sus movimientos con este pasaporte norteamericano, indudablemente  real y legal, o de haber sido falso, burló a todos los controles migratorios del Aeropuerto Internacional de Miami, ya que el terrorista lo utilizó entre el mencionado 27 de agosto y el 22 de marzo de 1970 en catorce ocasiones para entrar y salir de esa ciudad.

Años más tarde Posada Carriles fue entrevistado en la Embajada de los Estados Unidos en Honduras por los agentes especiales del Buró Federal de Investigaciones Michael S. Foster y George R. Kiszynski, el 6 de febrero de 1992. La entrevista tuvo lugar desde las 9:00 a.m. hasta las 3:30 p.m. en el salón 426, de esa sede diplomática estadounidense en Tegucigalpa, Honduras.

Exclusivamente se le formularon preguntas sobre su participación y su conocimiento de la operación de suministro a los Contras nicaragüenses que tuvo lugar en El Salvador en 1985 y 1986.

A los funcionarios norteamericanos no les interesó que Posada Carriles fuera desde 1985 prófugo de la justicia de Venezuela, ni que se le acusara de estar involucrado en la explosión en pleno vuelo de un avión civil cubano en octubre de 1976, además de ser el autor de otros numerosos crímenes. ¿Con cuál pasaporte admitieron los oficiales del FBI, que el terrorista se identificara para entrar a la Embajada de Estados Unidos?

Al comienzo de la entrevista Posada dijo que después de fugarse de Venezuela viajó a Aruba en un avión privado. Estuvo allí durante una semana y después voló a El Salvador de la misma forma. Allí lo habilitaron con el nombre de Ramón Medina Rodríguez. Esta identificación incluía una licencia de conducción y diferentes identificaciones militares salvadoreñas. A partir de ese día, Posada vivió sin que nadie lo molestara con el nombre de Ramón Medina.

El 9 de junio de 1997, Posada Carriles, le comentó a su amigo Francisco Paco Pimentel, a quien llamó por teléfono a Caracas Venezuela, que había viajado con un pasaporte norteamericano a Europa y a África, especificándole que estuvo en Freetown, Sierra Leona, en el momento de producirse el golpe de Estado, pudiendo salir del país al ingresar en la Embajada de EE.UU.

El 26 de agosto de 2004, Posada Carriles, fue indultado por la dadivada presidenta de Panamá Mireya Moscoso. Salió de ese país trasvertido en empresario estadounidense con el sugestivo nombre de Melvin C. Thompson en su pasaporte. ¿Si este criminal ingresó a Panamá con pasaporte salvadoreño falso, quién lo habilitó con ese pasaporte norteamericano, por qué las autoridades panameñas le permitieron salir con otra identidad falsa distinta a la suya?

Posada Carriles había estado 4 años detenido en Panamá, a donde entró con un pasaporte legal salvadoreño obtenido de forma fraudulenta y que lo acreditaba como ciudadano de ese país con el nombre de Franco Rodríguez Mena, el cual le fue incautado cuando fue detenido en noviembre del año 2000 en la capital istmeña, en el momento que fraguaba un plan magnicida contra el mandatario cubano Fidel Castro Ruz.

Para las autoridades norteamericanas resultó irrelevante que Posada haya utilizado un pasaporte norteamericano falso para salir de Panamá antes de concluir el proceso jurídico, por decisión presidencial y a exigencia del Embajador norteamericano en el país istmeño.

Llegó a San Pedro Sula, Honduras, al día siguiente, y las autoridades hondureñas dijeron: “tener información de un vuelo que ingresó irregularmente al país con cuatro personas, las cuales entraron con pasaportes y nombres falsos” y se acreditaron como “hombres de negocios”.

En el 2005 se dice que ingresó “ilegalmente” desde México a Estados Unidos: ¿Por qué con ese estatus si desde la década de los setenta él es portador de pasaporte legal norteamericano, que presupone lo acredita como ciudadano de Estados Unidos? Si asumimos que Posada Carriles no es ciudadano estadounidense y ha utilizado de forma profusa e ilegalmente ese tipo de documentación, cabría preguntarse: ¿No es delito en Estados Unidos, portar durante varias décadas diversos pasaportes falsos de ese país?

Posada alegó durante el dilatado proceso judicial que se le sigue en Estados Unidos, por más de cinco años,  por haber mentido a las autoridades de Inmigración al entrar al país, que durante su trayectoria de empleo con la CIA, usó varias identidades falsas y pasaportes para facilitar su trabajo clandestino contra Cuba, Venezuela y otros países en América Latina.  “Tantas mentiras lo confunden ahora”, argumentó su equipo legal en un documento presentado a la jueza Kathleen Cardone, quien lleva su causa.

Es evidente que este terrorista, además de ser un servidor fiel de agencias del gobierno de Estados Unidos durante décadas, ha sido además un transgresor de sus leyes migratorias. Ahora resulta raro que quien ha sido un inveterado violador histórico de delitos de ese tipo, lleve más de un lustro en espera de ser benignamente requerido e instado a no hacerlo más por el sistema judicial norteamericano.

¿Cuál es este raro estatus migratorio de Posada Carriles en Estados Unidos, cuál es el verdadero, es ciudadano norteamericano, venezolano o se le reconoce todavía la ciudadanía cubana? ¿Quiénes lo protegen y amparan, que no han encontrado, si la buscan, la fórmula para sancionarlo?

*Es profesor e investigador universitario

27 de septiembre de 2010

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

3 Comentarios

Marcelino dijo:

Es lamentable que Cuba, con una historia tan digna y un destacado protagonismo de los propios cubanos en sus diferentes etapas, haya servido de cuna a una persona tan asesina y cruel como Posada Carriles. No merece que ni siguiera se mencione que nació en Villa Clara, tierra abonada con la sangre generosa de Roberto Rodríguez El Vaquerito y el mil veces heroico Comandante Ernesto Che Guevara.

Bochornoso es, incluso, que el pueblo estadounidense y el gobierno de ese país lo admitan en esa nación. Posada, como menos, debe estar entre las rejas de la prisión de más alta seguridad que exista.

11 diciembre 2010 | 03:04 pm
marylin dijo:

mi opinion respecto a posada es qe deberia estar preso y nunca salir

20 marzo 2014 | 07:40 pm
marylin dijo:

Bochornoso es, incluso, que el pueblo estadounidense y el gobierno de ese país lo admitan en esa nación. Posada, como menos, debe estar entre las rejas de la prisión de más alta seguridad que exista.

20 marzo 2014 | 07:41 pm