¿Qué viene después de la firma del cese al fuego en #Colombia?

Lea más de: , ,

7961206.jpg_1718483346

Este jueves 23 de junio de 2016 en La Habana, Cuba, el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo (FARC-EP) firmarán un cese al fuego definitivo ante invitados de alto nivel de varios países.

Dicho acuerdo no es el último paso del proceso de paz pero sí el más importante, significativo y de mayor peso histórico. Medios locales señalaron que se implementará cuando se firme el acuerdo definitivo de paz que según estimaciones de los negociadores podría darse en los próximos meses.

Se espera que durante el anuncio de este jueves se aclare el panorama sobre las siguientes interrogantes:

1. ¿Cuándo empezará a regir el cese al fuego? 

Este 23 de junio sólo se hará el anuncio y se definirá cuál será el cronograma acordado por las partes para implementar el cese al fuego.

Por lo tanto éste no comenzará ni este jueves ni el viernes como se ha difundido en las redes sociales. Para cuando se inicie el cese,  la Organización de las Naciones Unidas (ONU) debe estar lista para vigilarlo y verificarlo.

La ONU necesitará haber acordado los protocolos que aplicará en caso de denuncias de violaciones y tendrá que instalar unas 300 personas en las zonas y establecer canales de comunicación con las partes, la población y terceros.

2.- ¿Cómo será? 

Las delegaciones deben revelar si la terminación de las acciones armadas se dará de un golpe, con una hora cero o si se implementará por fases comenzando por unos frentes en regiones determinadas.

Aunque desde el 20 de julio de 2015 las FARC-EP decretaron un cese del fuego unilateral indefinido y el Gobierno suspendió los bombardeos a la insurgencia es con este acuerdo que asumirán el compromiso de no usar más las armas y terminar las agresiones mutuas.

3.- Número, duración y ubicación de las zonas de concentración

Las zonas de concentración son los territorios donde se ubicarán las tropas insurgentes de manera temporal para la verificación del cese.

Éste ha sido considerado uno de los aspectos más difíciles de definir porque las FARC-EP pidieron, al inicio de las negociaciones, que hubiese igual número de zonas que los frentes que integran sus tropas.

Por su parte, el Gobierno argumenta que mientras menos áreas se establezcan será mejor para facilitar la verificación internacional. En 2015 Juan Manuel Santos dijo que serían entre siete y 10,  esperan que no sean más de 25.

El diario El Tiempo estima que serán 22 las zonas de concentración que se establecerán ya que para definirlas se consideró la capacidad de la Misión Política de la ONU que coordinará la verificación.

>> Una Colombia sin guerra podría tener un boom económico

Sobre la ubicación de las mismas el grupo insurgente ha dicho que es clave que estén en lugares donde han tenido una presencia histórica pero Santos pide que no haya población civil.

Se prevé que dichas zonas sean temporales pero no se conoce cuánto será el tiempo exacto de su duración. El Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, expresó que deben servir no sólo para dejar las armas sino para conseguir la transición a la vida civil.

4.- Autoridad y control del ingreso y salida en las zonas

Hasta el momento lo único que está claro es que la verificación la hará la ONU. Aún no se sabe cuál será el modelo de autoridad que regirá en las zonas.

Los jefes negociadores han afirmado que no serán repúblicas independientes y en un comunicado difundido en octubre del año pasado se estableció, sin detallar cuáles, que contarían con la presencia de autoridades.

También señalaron que se regirán por la ley nacional sin definir quién la establecerá porque es predecible que el Ejército no tendrá presencia en esas áreas.

Otro de los aspectos a definir es si el Gobierno se hará cargo del alimento y el sustento de los insurgentes mientras permanezcan en esos lugares.

5.- Dejación de armas y protección a los demovilizados

La dejación de armas comenzará cuando se hayan refrendado los acuerdos de paz, reseñó El Tiempo. Por lo que sigue sin definir el cronograma para que las FARC-EP dejen las armas y qué se hará con ellas.

Desde el inicio de las negociaciones el grupo insurgente se mostró dispuesto a que este proceso se dé antes de terminar este año y el pasado 23 de septiembre, cuando se anunció el acuerdo sobre justicia y las víctimas, Santos y Timochenko establecieron que la dejación de armas comenzaría 60 días después de firmado el acuerdo final de paz.

>> El aporte de Cuba para alcanzar la paz en Colombia

En abril de este año, las FARC-EP manifestaron que consideran que el jefe guerrillero Juvenal Ricardo Palmera alias “Simón Trinidad”, preso en Estados Unidos, debe coordinar la dejación.

El Gobierno debe anunciar también las medidas de seguridad que se compromete a implementar para proteger a los miembros de la insurgencia desarmados y así evitar que se repita el exterminio del que fue víctima la Unión Patriótica (UP) a mediados de los años 80 y hasta la década siguiente.

Cuando la insurgencia esté concentrada es cuando comenzaría a operar el sistema de justicia transicional acordado por ambas partes.

6.- Combate del Estado a las organizaciones criminales 

Uno de los puntos que se estima podría ser considerado por el Gobierno colombiano, aunque ha insistido en que no estaba bajo negociación en La Habana, son las medidas que tomará para combatir a las organizaciones criminales y sus redes de apoyo, consideradas sucesoras del paramilitarismo, denunciadas por atentar contra defensores de derechos humanos, movimientos políticos y sociales del país.

A inicio de mayo el Ejecutivo autorizó una nueva estrategia de seguridad que permite el uso de toda la fuerza del Estado, sin excepción y bombardeos contra las principales bandas criminales (Bacrim).

>> Asamblea Nacional Constituyente para la paz en Colombia

7.- ¿Cuándo se va a firmar el Acuerdo Final?

Luego de la firma de este acuerdo del cese al fuego y de la definición de las zonas de concentración, faltaría por establecer el mecanismo para refrendar los acuerdos de paz.

El Gobierno propone que se haga un plebiscito y se espera un fallo de la Corte Constitucional sobre su viabilidad. Las FARC-EP lo rechazan por considerarlo unilateral y proponen una Asamblea Nacional Constituyente.

El pasado lunes 20 de junio el presidente Juan Manuel Santos informó que las negociaciones habrán finalizado el próximo 20 de julio.

“Yo creo que ya para el 20 de julio habremos podido cerrar las negociaciones en La Habana y ahí entrará una etapa nueva para el país”, dijo. 

Tomado de TeleSur

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.