Participación y protagonismo: retos de la educación

Lea más de: ,

f0093287

Los máximos representantes del Ministerio de Educación Superior de Cuba y la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú, firmaron un convenio de colaboración. Foto: Luis Mario Rodríguez

SOCHI, Rusia.–La educación como bien público, el acceso a la enseñanza de calidad, la necesidad de garantizar igualdad de oportunidades para todos los jóvenes, fueron las temáticas sobre la mesa de un panel que este martes versó acerca de los desafíos del aprendizaje en el mundo, en el XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.

«Cuando las políticas públicas asumen las necesidades sociales, las universidades son pertinentes», expresó José Ramón Saborido Loidi, ministro de Educación Superior de Cuba y uno de los integrantes del panel, al tiempo que destacó que para vencer los retos de la educación no solo es preciso voluntad política, sino medidas concretas que lo permitan.

El titular del sector destacó políticas públicas y estrategias que han permitido el desarrollo de la educación en Cuba, país que tiene entre sus prioridades al sector y fuera el que mayor Producto Interno Bruto le dedicó de todo el mundo en el periodo 2009-2013, según un informe del Banco Mundial. «El mundo conoce los logros de la educación cubana y eso se evidencia cuando un profesional nuestro está presente en cualquier lugar del mundo, resaltó, a pesar de ser un país pequeño, bloqueado económicamente. Eso se debe a que hemos trabajado para que la educación avance».

En el encuentro, los máximos representantes del Ministerio de Educación Superior de Cuba y la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú, firmaron un convenio de colaboración que permitirá estrechar más los lazos entre ambas instituciones. Al respecto, el ministro cubano afirmó que en el centro de enseñanza ruso se han formado cubanos en las especialidades de Ciencias Sociales, Económicas y Humanísticas.

«Vencer el reto de los estudios universitarios, no solo es cuestión de la educación de pregrado, sino de toda la vida», dijo, e insistió en que el gran derrotero es «formar un joven integral, comprometido, revolucionario», si se quieren enfrentar los problemas de la humanidad. «Si en el mundo los universitarios que garantizan el bienestar de sus pueblos no tienen esta cualidad humana, nunca lo vamos a lograr».

Entre los desafíos de la formación subrayó que dos palabras son determinantes: la participación y el protagonismo en los procesos de transformaciones sociales. «El mundo no cumplió las metas del milenio, ahora tenemos el reto de cumplir la Agenda 2030. Esa responsabilidad es nuestra».

Granma

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.