Nikki Haley y el bloqueo de Estados Unidos a la propia ONU

Lea más de: , , , ,

Por Enrique Milanés León

Q3RyVy_01-11-2017_11.11.48.000000Tras una lista de representantes de importantes organizaciones regionales que intervinieron en esta sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas para brindar su apoyo a la Resolución presentada en contra del bloqueo de Estados Unidos a Cuba, llegó el turno de la representante de Estados Unidos, Nikki Haley

En una declaración que dejó pequeños todos los precedentes de arrogancia imperial en la ONU —incluido el nefasto debut en ese foro del propio presidente actual, Donald Trump—, la embajadora de ese país ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, dejó claro que su Gobierno está decidido no solo a mantener el bloqueo a Cuba, sino también el menosprecio y bloqueo a la propia Asamblea General.

Lejos de asumir que su país es el responsable de las penurias del pueblo cubano por más de medio siglo, la diplomática lanzó una andanada de insultos contra el «régimen cubano» que, según dijo, ha utilizado durante años el debate en la ONU para «distraer la atención» internacional de la destrucción de su pueblo y aun de otros, en cuya argumentación enunció una versión distorsionada de la Crisis de Octubre de 1962 y los roles que en ella tuvieron los gobiernos de Cuba y de Estados Unidos.

Haley refirió un supuesto compromiso de su Gobierno con la ayuda al pueblo cubano, según ella, reprimido.

En una pose descarnadamente imperial, dijo que cada año «esta Asamblea pierde su tiempo y Estados Unidos se ve sometido a todo tipo de reclamaciones ridículas». Añadió que su Gobierno «no va a dejarse distraer», antes de remarcar que este «no va a detener sus acciones» por un supuesto mejor futuro del pueblo cubano.

Haley adelantó que Estados Unidos votaría en contra del proyecto de resolución presentado por Cuba y recordó que hace un año su país se abstuvo, con el argumento de que se aislaba, cosa que admitió.

La diplomática menospreció a «aquellos confundidos» en cuanto a la posición de Estados Unidos, que ahora cambia su abstención de 2016 por su voto en contra, metamorfosis que ella justificó en los derechos constitucionales de su país.

«Estados Unidos no ve aislamiento en este salón y en ninguna otra parte», desafió antes de referir que los «principios» de Estados Unidos no se cambian y amenazar con mantener la obcecación en la ONU, «aunque nos quedemos solos».

La prepotencia no quedó ahí. Nikki Haley, aduciendo una presunta «honestidad», dijo que «esta Asamblea no tiene la facultad para poner fin al bloqueo de Estados Unidos» y que «lo que hace la Asamblea General, hoy y todos los años, es un teatro político».

La representante norteamericana envió un torcido mensaje al pueblo cubano en el que el pueblo norteamericano —que, según ella pretende desconocer, se opone mayoritariamente al bloqueo— apoya «su sueño de vivir libremente, tener acceso a internet y desarrollar a sus familias».

La funcionaria admitió que «muchos (cubanos) tenían esperanzas en el restablecimiento de las relaciones», un reconocimiento tácito de que el actual Gobierno de Estados Unidos es el responsable del retroceso bilateral.

De forma cínica, dijo que «nuestra amistad con el pueblo de Cuba sigue» y pronunció una sarta de mentiras para culpar al Gobierno de Cuba de supuestas «acciones políticas» contra su propia población y por «exportar su ideología» —no pudo evitar el ataque paralelo a Venezuela—, una falacia de la época más tenebrosa de la Guerra Fría.

Cinismo aparte, la tesis más inverosímil de su discurso vino en el resumen: Estados Unidos —dijo— se opone a la resolución cubana y mantiene su solidaridad con el pueblo cubano. «Cuando llegue el día de la libertad para el pueblo cubano, estaremos con ellos de forma libre», dijo Nikki Haley, tal vez con el sueño imposible del día que su Gobierno consiga ahogar al pueblo de la Isla. Estados Unidos recalcó que va a votar en contra de la Resolución, aunque el año pasado se abstuvo, dijo la representante de Estados Unidos.

Juventud Rebelde

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

1 Comentario

Raul dijo:

Los gobernantes yanquis no aprenden la lección. Están tan obcecados, tan empantanados en sus propias mentiras que no logran asimilar que están aislados y que Cuba goza del respeto y la solidaridad de todos los pueblos del mundo, incluyendo al pueblo de los Estados Unidos. No conocen todavía al patriota pueblo cubano, que ha sido capaz de resistir las agresiones y las carencias derivadas de su infame bloqueo.

2 noviembre 2017 | 11:33 am