La ruta del Escaramujo

Lea más de: , , , ,

“Al venir a la tierra, todo hombre tiene derecho
a que se le eduque, y después, en pago,
el deber de contribuir a la educación de los demás”.
José Martí

En enero de 2010 se iniciaba, por espacio de tres meses en la EFI José Martí, el primer taller de comunicación audiovisual diseñado desde una concepción y metodología de Educación Popular. Los seis alumnos que participaron en él adquirieron habilidades y herramientas para la producción de audiovisuales y fueron capaces de producir un documental donde, además de desempeñarse como camarógrafos, guionistas y editores, reflejaron las características de sus barrios y familias disfuncionales, así como las conductas negativas de ellos y la necesidad de transformarlas.

Por los resultados alcanzados, la Dirección de Menores del MININT y la Facultad de Comunicación decidieron darle continuidad a esta experiencia.

La segunda etapa del proyecto se conoció como Continuidades y consistió en desarrollar cuatro talleres similares al anterior, pero en forma intensiva  -durante quince días-,  en febrero de 2011, en las EFI de Santiago de Cuba, Villa Clara y La Habana.

“No podemos decir que fue algo fácil, sobre todo al principio. Sin embargo, poco a poco los fuimos conociendo y se fueron motivando mucho con la idea de hacer un audiovisual. A la hora de la realización pasamos un poco de trabajo, pues tuvimos que filmar con una camarita de fotos que hacía videos y la calidad no fue la que hubiésemos deseado. Pero lo más importante se logró: que ellos se implicaran con lo que estaban haciendo y que utilizaran el audiovisual para transmitir mensajes educativos”, comenta Maribel Machado, estudiante de Comunicación Social.

“En las cuatro experiencias participamos como coordinadores un total de quince estudiantes y cuatro profesores. En el caso de las escuelas que no están en la capital logramos que participaran todos los alumnos, lo cual fue un reto, pero obtuvimos buenos resultados”, opina Claudio Peláez, estudiante de Periodismo.

A la par de estos talleres, se implementó un postgrado-taller en Concepción y Metodología de Educación Popular, en el cual matricularon once oficiales de Prevención de la capital.

“La universidad está llamada a reforzar su vocación de servicio a la sociedad cubana. Este es un espacio en el cual creemos que de manera prioritaria debemos actuar. Es nuestra intención no solo trabajar con los alumnos de las escuelas, sino también con los profesores, educadores y oficiales de prevención que en algún momento del proceso intercambian con los menores. Estos talleres les ofrecen herramientas educativas y comunicativas que les pueden ser muy útiles para su labor como reeducadores”, argumenta Dasniel Olivera Pérez, vicedecano docente de la Facultad de Comunicación y uno de los coordinadores del proyecto.

Una vez culminadas estas etapas, desde marzo del 2011, el proyecto Escaramujo, inició una tercera etapa, que se extendió hasta junio de 2012 y culminó con un taller de sistematización en el que pudieron dialogar juntos adolescentes egresados de las EFI, oficiales de la Dirección de Menores y estudiantes y profesores de la Facultad de Comunicación.

En los momentos actuales, el proyecto continúa, como vivo exponente de lo que hace la universidad cubana en pos del trabajo comunitario y en apoyo directo a los procesos de reeducación o formación integral de menores. Esta noble y humana tarea, estimulada por la UNICEF en diferentes países del mundo, muestra en Cuba logros envidiables.

En el caso específico de este proyecto, hasta el momento ha desarrollado una decena de talleres con adolescentes en los que se busca la recuperación y reflexión sobre las prácticas desarrolladas por ellos, a través de la expresión audiovisual mediante talleres. Son espacios de aprendizaje grupal en el que los participantes además de compartir y desarrollar habilidades comunicativas -sobre todo en soporte audiovisual- participan de un proceso reflexivo con vistas a una posible transformación de sus prácticas sociales. Hasta el momento han sido 9 talleres, con 108 adolescentes y 14 productos comunicativos en soporte audiovisual.

Escaramujo pone al servicio de estas escuelas y estos adolescentes la comunicación audiovisual y la educación popular, a su disposición para enriquecer sus procesos de aprendizajes. Niños provenientes de familias disfuncionales que gracias al Estado cubano reciben una segunda oportunidad, para que nunca dejen de ser “la esperanza del mundo”, que anunció José Martí.

Por Rodolfo Romero Reyes

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.