La reputación de un terrorista

Lea más de: , ,

Tomado del Heraldo Cubano

Parecería un chiste si no fuera el prófugo de la justicia cubana por acciones terroristas, Carlos Alberto Montaner, quien publicara el pasado 23 de agosto de 2012, un artículo justificativo, y cuasi envuelto en llanto, en el sitio Diario de Cuba, bajo el sugestivo título “Anatomía de un intento de asesinato de mi reputación”.

Desconozco a qué tipo de reputación se refiere el Sr. Montaner, pero seguro estoy que no es la de una persona decente.

De acuerdo con la definición que él encontró, “character assassination es un proceso deliberado y sostenido dirigido a destruir la credibilidad y reputación de una persona, institución, grupo social o nación”. ¿Y qué es lo que ha estado haciendo durante 50 años este terrorista, devenido en periodista, contra Cuba y su Revolución? Precisamente eso, intentar asesinar la reputación del pueblo cubano. Entonces de qué se queja ahora.

Una periodista italiana nombrada Anna Cherubini desde las páginas de TellusFolio, un exitoso site italiano, le realizó un grupo de preguntas y como estas lo pusieron entre la espada y la pared, molesto se fue con el manido cuento de que fueron “medidas activas” de la seguridad cubana. Desconozco que son esas medidas de las que habla, pero lo cierto es que en sus propias respuestas justificativas no le queda otro remedio que reconocer su participación en actos criminales en Cuba, aunque no desvela sus vínculos desde entonces con la CIA, la cual creó las organizaciones contrarrevolucionarias dentro de la Isla, según los propios documentos desclasificados de esa la agencia central de inteligencia, los que quizás el Sr. Montaner no ha leído. Solo debe repasar el “Plan de Acción Encubierta contra Cuba”, firmado por el entonces presidente de EE.UU. Ike Eisenhower en marzo de 1960 y encontrará la verdadera historia contra Cuba.

En dichos descargos Montaner expone que en 1960, Fidel Castro, líder de la Revolución cubana que venció al dictador Fulgencio Batista, asesorado y abastecido con armas modernas por el gobierno norteamericano y su ejército, entregaba la Revolución a la Unión Soviética. Pero él no explica que el gobierno norteamericano, además de organizar a la contrarrevolución interna, entregarle explosivos, armas, dinero, equipos de radio y otros medios, estableció desde entonces una Guerra Económica, cortando todo los suministros a Cuba, cuyo comercio dependía totalmente de los EE.UU. y Fidel se vio obligado a comerciar con los rusos que fueron los únicos que le vendieron petróleo, alimentos y medios industriales. ¿Eso se le olvidó? Si es así, sería conveniente que releyera los documentos oficiales de la Operación Mangosta para que refresque su memoria y no se justifique por sus acciones terroristas.

Tampoco explica que los presos y los juzgados eran los miembros de la tiranía de Batista que asesinó a más de 20 mil cubanos y cubanas, torturó y mutiló a otros cientos de miles de jóvenes cubanos, motivo por el cual el pueblo de Cuba luchó contra él hasta que se fugó de la Isla. ¿A caso está de acuerdo con las torturas del tirano y sus secuaces? Es muy posible y por eso está con ellos en Miami.

Todo indica que Montaner padece de esclerosis, pues los alzados del macizo montañoso del Escambray en el centro de la Isla, no era campesinos rebelados y mucho menos miembros del ejército victorioso de Fidel, era bandidos organizados, pagados y abastecidos por la CIA, ¿No recuerda las declaraciones de los que fueron juzgados y sancionados en juicios públicos? ¿Se le borró de la memoria como atacaron a los maestros voluntarios que sin sueldo alguno subieron a las lomas para alfabetizar a los campesinos que jamás habían visto un profesor? ¿No recuerda como asesinaron a los alfabetizadores Conrado Benítez y a Manuel Ascunce Domenech que tenían apenas 15 años y fueron torturados y ahorcados con alambre en arboles de la propia casa donde enseñaban a leer y a escribir? Y de Alberto Delgado ahorcado por el asesino a sueldo de la CIA Cheito León y de Julio Carretero y Maro Borge asesinos contratados para sembrar el terror entre los campesinos para que no apoyaran la campaña de alfabetización y otras acciones más del gobierno revolucionario que le dio un vuelco total a sus vidas. Hay que tener muy poca moral para decir lo contrario, por suerte el gobierno norteamericano ha desclasificado muchos documentos donde se pueden leer estos y muchos horrores más. Según los datos de la época los alzados del Escambray asesinaron a 214 personas, entre ellos 63 campesinos, 9 maestros voluntarios, 10 funcionarios de organizaciones políticas y de masa, 6 administradores de granjas, 8 obreros, 3 mujeres, 13 niños, 8 ancianos, 55 campesinos miembros de las milicias, entre otros. No tiene memoria o es parte del “character assassination” contra la Revolución cubana.

Montaner no se entregó a ninguna resistencia, él se puso del lado de los al igual que los nazis, torturaban y asesinaban a los que empezaban a eliminar la desigualdad social, el racismo, la explotación del hombre por el hombre y le decían a los yanquis por lo claro todo lo que hacían en el mundo.

Por supuesto se le olvidó o no quiso declarar que bajo las órdenes de la CIA le dio candela a centros comerciales y puso artefactos explosivos en cines y teatros para amedrentar a la población revolucionaria, siendo juzgado, pero con el apoyo de los norteamericanos huir salir del país y obtener refugio en los EE.UU. como premio a su trabajo, el cual continua hasta hoy como hombre fiel a la Agencia.

Los que deseen conocer más de la verdadera historia de este terrorista, solo tienen que estudiar los propios documentos de los yanquis, allí se encuentra la realidad y algunas terribles historias contra Cuba, aun no bien contadas.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.