La osadía de construir un país para los humildes

Lea más de: , , , , ,

f0091951SOCHI, Rusia.–Muchas han sido las hostilidades que a lo largo de más de 55 años el pueblo cubano ha tenido que enfrentar, mas si una mantuvo en vilo constante a millones de personas durante más de cinco meses, fue esa en que un niño cubano fue separado de su tierra, de su familia, de sus amigos, de su escuela.
El mismo pequeño que un 28 de junio hace 17 años descendiera por las escalerillas del avión en brazos de su padre para ser devuelto a su tierra después de un peliagudo proceso con la justicia estadounidense, hoy es un joven recién graduado de una universidad cubana, que con la verdad y la palabra como armas defiende las razones de un pueblo amenazado por el imperialismo.
El genocida bloqueo comercial y financiero que impone la nación norteña a Cuba; la existencia de una variedad de acciones políticas militares, económicas, biológicas, diplomáticas, propagandísticas, de espionaje; la ejecución de actos terroristas y de sabotaje; la organización y apoyo logístico a bandas armadas y grupos mercenarios clandestinos; el aliento a la deserción y emigración, y los intentos de liquidar físicamente a los líderes del proceso revolucionario cubano, fueron las mejores evidencias que enumeró Elián González para acusar al imperialismo yanqui. Elián está invitado al xIx Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, e intervino en el Tribunal Antimperialista que sesionó ayer al sur de Rusia, en la ciudad balneario de Sochi.

«¿Tiene alguien derecho a subvertir el orden constitucional que mi país ha dado a sí mismo, en uso de una soberanía ganada al precio de los mayores sacrificios?», cuestionó Elián González, y dijo que el único «crimen» cometido por Cuba ha sido la independencia, la soberanía, la utopía de construir un país para los humildes.

El joven cubano denunció las leyes Torricelly, Helms-Burton y la Ley de Ajuste Cubano, la tenencia de la base ilegal en territorio de Guantánamo, la invasión a Playa Girón organizada por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, la voladura del avión en Barbados, el encarcelamiento de los Cinco Héroes, y otros crímenes cometidos contra la Mayor de las Antillas.

La idea de destruir a Cuba ha sido una obsesión que lleva casi 60 años –manifestó Elián- y conduce la política de ese país por los más sucios y denigrantes caminos, llenos de desaciertos, mentiras, errores y fracasos. «Esta política ha estado encaminada a entorpecer y obstaculizar los impresionantes logros que la política social cubana ha conquistado».

Insistió además en las nuevas modalidades de subversión, basadas en el ofrecimiento de becas a jóvenes cubanos, el empleo más intensivo de las nuevas tecnologías para el envío de información contrarrevolucionaria a través de Internet y la mensajería celular, la promoción de una nueva contrarrevolución, con actores alternativos a los tradicionales, entre otras vías.

Elián pidió justicia por los héroes y mártires de la patria, por los silenciados, por las vidas truncadas, incompletas, irremediablemente dañadas, por las víctimas del terrorismo y el bloqueo, por los hermanos bolivarianos que sufren los embates de una política injerencista, por el heroico pueblo de Cuba.

Elián recordó que después de llegar a Estados Unidos, a pesar de haber sufrido la pérdida de su madre y de no poder disfrutar la compañía de su padre, le fueron privados los derechos establecidos en la Convención de los Derechos del Niño.

«¡Que los condene la historia, que a nosotros ya nos absolvió!», concluyó el joven su declaración, que fue ovacionada por un público conmovido ante sus palabras.

Granma

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.