#EstadosUnidos: El #racismo, su otro cáncer

Lea más de: , , ,

Escrito por  Nicanor León Cotayo

A manera de una interminable llovizna prosiguen allí los temas respecto a casos de racismo.

Este miércoles hubo manifestaciones de protesta frente al edificio de la Corte de Baltimore, en el estado de Maryland.

Se iniciaba la audiencia previa al juicio a seis policías involucrados en el asesinato del afroestadounidense Freddie Gray.

En las afueras de esa institución  tuvieron lugar choques  entre civiles y uniformados cuando los primeros obstaculizaron el tráfico de vehículos.

Según International Business Times la policía de Baltimore admitió que detuvo a Kwame Rose, antes golpeado por uno de sus carros patrulleros durante el bloqueo de una calle.

De acuerdo a la misma fuente, unas 450 personas habían anunciado su participación en la protesta que organizó, a través de redes sociales, la Asamblea del Poder Popular de esa ciudad.

¿Qué exigían? Justicia por la muerte de Gray, quien sufrió una grave lesión en su columna vertebral cuando estaba en manos de la policía.

Una portavoz de la referida Asamblea de Baltimore, Sharon Black, declaró a la emisora WBAL:

“Nos oponemos a que retiren acusaciones a los seis policías, a que cambien el lugar del juicio o retiren a la fiscal del estado”.

Casi al mismo tiempo se abrió una investigación por la muerte de otro joven negro tras ser arrestado en Miami Beach.

Lo examinaron médicos del centro penitenciario antes de ser  transportado al hospital 24 horas más tarde.

El Departamento de Justicia juvenil de la Florida inició una pesquisa alrededor de lo sucedido.

Lo hace en el Centro Regional de Detención, situado en Miami-Dade, luego que un adolescente bajo custodia muriera este lunes en el Holtz Children’s Hospital.

A esas tragedias se sumó un caso no menos dramático que narró la corresponsalía de la agencia italiana ANSA en Washington.

El joven negro Jamicheal Mitchell, tenía 24 años de edad y sufría problemas mentales.

Falleció de hambre en una celda luego que lo arrestaron por robar un par de snacks y una bebida en un mini-mercado de la localidad de Portsmouth, ¿Valor de su hurto? Cinco dólares.

Debido a eso, en abril terminó detrás de los barrotes de una celda.

Allí permaneció unos 120 días sin recibir alguna información sobre su destino y carente de interés por su estado.

ANSA puntualiza que la suya fue una historia de marginación y, según acusaciones, de discriminación que les llega desde Virginia, no lejos de Washington.

Y allí permaneció por cuatro meses, sin que nadie le brindara la más mínima orientación.

Inexplicablemente, añadió al respecto la agencia noticiosa italiana, teniendo en cuenta que sus condiciones psíquicas y físicas empeoraban visiblemente.

Un caso que vivifica en Estados Unidos la polémica sobre la excesiva represión de muchos delitos menores cometidos en las comunidades más pobres y sufridas.

Las victimas, -puntualizó ANSA- son casi siempre jóvenes afro-estadounidenses o hispanos, y las estadísticas hablan claro sobre esto.

“Murió de causas naturales”, sentenciaron las autoridades carcelarias que esta madrugada lo encontraron en una celda, tirado y sin vida, agregó la nota.

Tomado de CubaSí

http://cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/42780-estados-unidos-el-racismo-su-otro-cancer

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.