En pos de un movimiento sindical más organizado, influyente y capaz

Lea más de: ,

Por  

En correspondencia con lo establecido en los artículos 61 y 62 de los Estatutos, el Consejo Nacional de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC)  acordó en su CIV pleno, convocar al XXI Congreso, cuyas sesiones finales se efectuarán en el mes de enero del 2019. El proceso orgánico se extenderá durante un año y abarcará entre otras actividades la realización de las asambleas en las secciones sindicales y las conferencias municipales  y provinciales de la CTC.

Especial significación tiene que se convoque en el marco del aniversario 165 del natalicio de nuestro Héroe Nacional José Martí, quien con la creación del Partido Revolucionario Cubano proyectó la guerra necesaria y obtuvo el apoyo incondicional de la clase obrera. Y que concluya cuando conmemoraremos 80 años de la fundación de la Confederación de Trabajadores de Cuba, constituida y liderada por el Capitán de la Clase Obrera, Lázaro Peña González. Será el primer Congreso Obrero de la Revolución que se efectuará sin la presencia física del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

La historia de la CTC atesora un rico legado de lucha por la unidad de los trabajadores y del pueblo, lo que le ha permitido enfrentar y vencer los desafíos y retos en la construcción de nuestra sociedad socialista. Es por ello que entre las premisas de este evento está continuar  fortaleciendo esa unidad en torno al Partido Comunista de Cuba y la Revolución, salvaguardar las conquistas obtenidas el 1ro. de enero de 1959 y ser fieles al concepto de Revolución suscrito por la mayoría de nuestro pueblo.

Cuba enfrenta la política agresiva de la actual administración estadounidense, que ha entorpecido los limitados avances alcanzados en las relaciones entre ambos países y ha recrudecido el criminal bloqueo económico, comercial y financiero que por 56 años se le ha impuesto a Cuba. No se puede olvidar que estamos sometidos a una guerra tan peligrosa como la convencional, en que está en juego la supervivencia como nación y donde es indispensable defender la historia, la independencia y la soberanía alcanzadas.

El Congreso tendrá lugar en un contexto internacional caracterizado por un incremento de las agresiones y enfrentamientos entre naciones, a pesar del llamamiento a la paz, la cooperación y la solidaridad. En América Latina se produce una ofensiva de las fuerzas de derecha, cuyos impactos han revertido los avances logrados por los gobiernos progresistas, generando nuevas amenazas contra la estabilidad de la región.

Se llega a este Congreso también con una proyección de desarrollo económico, social y político y con una plataforma legal-laboral que lo respalda, todo ello contenido en la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano, y en las Bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030; los que cuentan con el incuestionable apoyo de los trabajadores para su materialización.

Su marco será oportunidad propicia para exponer el accionar y los esfuerzos que se realizan en los colectivos laborales por llevar adelante la economía del país y ratificar una vez más lo expresado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz en el XX Congreso, cuando nos indicó y cito: (….). «La CTC y los sindicatos deben concentrarse en lo esencial, que es ejercer su actividad en interés de la implementación exitosa de los Lineamientos y desarrollar un trabajo político-ideológico diferenciado y abarcador en defensa de la unidad de los cubanos»…

En estos empeños ha estado implícita la gestión de la CTC, los sindicatos y los trabajadores en todas las estructuras que hoy existen: la estatal, cooperativa, privada y mixta, por lo que resaltar en cada colectivo laboral la labor desarrollada, las insuficiencias aún presentes y el espíritu realista y creador que debe existir en ellos, será crucial y trascendente para los análisis y debates que se  sostendrán.

En los últimos años en el movimiento sindical se ha potenciado la labor movilizativa por hacer avanzar la economía, fundamentalmente en la empresa estatal socialista, además de prestar atención a la nueva forma de gestión. Sin embargo, este momento exige de los trabajadores reforzar la eficiencia, la calidad de las producciones y los servicios, su exportación y la sustitución de importaciones, favorecer la elevación de la productividad, potenciar el ahorro y luchar denodadamente contra las manifestaciones de robo, ilegalidades y corrupción que tanto daño nos hacen.

Dadas las complejidades económico financieras por las que transita el país y las transformaciones que se llevan adelante, los temas relacionados con la política de empleo; la fluctuación laboral, los salarios y su insuficiente capacidad de compra, el mejoramiento constante de las condiciones de trabajo, la salud y seguridad del trabajador, la estimulación moral y material, así como el apoyo al movimiento anirista y el uso oportuno de los resultados científicos y tecnológicos tendrán la máxima atención, donde junto a las administraciones se construyan las posibles soluciones que devengan en mayores aportes y resultados concretos, teniendo como actores principales a los colectivos laborales y a sus trabajadores.

Esta convocatoria llama también a los trabajadores a priorizar el alcance de la sostenibilidad alimentaria, a fortalecer el amor al trabajo, a elevar a planos superiores la batalla por la disciplina laboral y tecnológica, la exigencia por el cumplimiento del deber, el sentido de la responsabilidad y a su aportación en el cumplimiento de la misión asignada a cada colectivo laboral.

En el desarrollo de este proceso político y sindical hay que debatir acerca del accionar en cada sección sindical, cómo elevar su atención a los planteamientos de los trabajadores, fortalecer el rol como su representante y avanzar en la concreción de un movimiento sindical más organizado, influyente y capaz. Es decisivo seguir trabajando en el perfeccionamiento de las asambleas de afiliados, en la búsqueda de mayor atención a la base y mejorar el funcionamiento, consolidar en términos cualitativos la afiliación sindical y la política de cuadros que garantice el liderazgo que demandan nuestros afiliados, intencionando la incorporación de jóvenes que enfrenten esta labor en las condiciones actuales.

Al efectuar este evento, la CTC manifiesta con orgullo el sentimiento solidario de los trabajadores cubanos hacia aquellos que en el mundo son víctimas del capitalismo, luchan por sus reivindicaciones y por alcanzar una mayor justicia e inclusión social.
Trabajadoras y trabajadores:

Desarrollar y actualizar el socialismo cubano es una tarea estratégica para el movimiento sindical. El XXI Congreso de la CTC es una oportunidad para reiterar el compromiso ante el legado del Comandante en Jefe, quien reconoció a los trabajadores como «clase revolucionaria por excelencia».

Es también una oportunidad para potenciar la democracia sindical, expresarse libremente en las reuniones y elegir de forma transparente y consciente a las mujeres y hombres que tendrán la responsabilidad de dirigir la organización en cada nivel de dirección en el próximo periodo.

El XXI Congreso contribuirá, sin duda, a la consecución de una sociedad socialista próspera y sostenible, que por decisión soberana los cubanos hemos decidido construir, sus acciones estarán encaminadas a fortalecer el poder revolucionario y al más decidido enfrentamiento de cuanto lacere, limite o frene su desarrollo; bajo esta profunda convicción avanzaremos con la seguridad permanente de que solo nos espera la victoria.

¡Vivan los trabajadores cubanos!
Patria o Muerte. Venceremos.
Consejo Nacional de la CTC.
Enero 27 del 2018

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.