El futuro será socialista

Lea más de: ,

Por Alina M. Lotti y Alina Martínez Triay

Vestido impecablemente de guayabera azul, de hablar pausado —preocupado de vez en vez por la correcta pronunciación de alguna palabra en idioma español—, el destacado intelectual brasileño, teólogo, escritor, periodista, y profundo amigo de Cuba y de la Revolución cubana, Frei Betto, conversó sobre lo humano y lo divino con periodistas y trabajadores de nuestro semanario, y de otros medios de comunicación invitados al encuentro.

Además de referirse a la reciente renuncia del Papa Benedicto XVI, lo cual calificó como un “gran gesto de humildad” y reflexionar sobre los posibles candidatos a la sucesión, Betto abordó asuntos relacionados con la justicia social, la teología de la liberación, la situación socioeconómica de su país, el socialismo, los medios de comunicación y las nuevas tecnologías, entre otros.

¿Santo o comunista?

“Cuando alimenté a los pobres me llamaron santo; pero cuando pregunté por qué hay gente pobre me llamaron comunista”, la conocida frase del arzobispo católico brasileño, Helder Camara, propició los comentarios de Betto acerca de la desigual distribución de las riquezas y lo que ha hecho Brasil para combatirla, bajo los mandatos de Lula y Dilma.

“Hoy, el problema número uno del mundo es la desigualdad social, somos 7 mil millones de habitantes, de los cuales 4 mil millones viven debajo de la línea de la pobreza. Hay una excesiva concentración de la riqueza en manos de poca gente. El 80 % está en manos del 20 % de la población concentrada en Europa Occidental y los Estados Unidos.

“Entonces, cuando me preguntan si yo todavía creo que el futuro de la humanidad va a ser socialista, digo no creo, tengo la certeza, y no es por razones ideológicas, es por razones matemáticas. O compartimos las riquezas o la humanidad no tiene futuro. No hay otra vía, y ahí están todas las señales en este mundo globocolonizado.

“La primera preocupación del Partido de los Trabajadores ha sido la cuestión social, a partir de los más pobres que son los hambrientos. De ahí el Programa Hambre Cero. Entró Lula y eso se ha complementado por la gestión de Dilma. Millones de personas salieron de la miseria. Todavía hay mucha desigualdad. Estamos muy lejos de lo razonable, pero se ha avanzado mucho”.

La Teología de la Liberación sigue viva y actuante

Así respondió Frei Betto a la interrogante sobre qué peso tiene en la actualidad la Teología de la Liberación y enumeró varios ejemplos: “Los teólogos siguen produciendo y abriendo mucho más el abanico de temas. Trabajamos la ecología —aquí mismo yo publiqué un libro sobre ecología y espiritualidad—, la astrofísica y también otro que se llama La obra del artista; entonces hemos abordado las nuevas temáticas. Mucha gente ha trabajado la teología indígena, negra, de la mujer, relaciones de género. Pero hemos perdido espacio en la prensa, visibilidad, eso depende de coyunturas, y esta no es favorable.

“Cómo va a acabarse con la pobreza sin crear una sociedad que permita compartir la riqueza es otro tema de la Teología de la liberación”.

Desarrollar una motivación permanente hacia el socialismo

“Primero, no es fácil vivir en un país socialista, y también lo puedo decir porque vivo en una microsociedad socialista, llamado convento de dominicos, ahí tenemos que compartir todo.

“Compartir los bienes es resultado de una política económica, ahora no debería ser solamente consecuencia de eso, sino como es para los monjes que viven en los monasterios, resultado de una decisión subjetiva y de la conciencia. No estoy obligado a vivir ahí, lo hago por opción de vida.

“Ese es un reto para el socialismo. ¿Cómo desarrollar esta conciencia de que es mejor vivir en la sociedad que comparte, que en una en la que cada uno lucha por sí mismo y hace diferente a los demás?

“Tenemos que encontrar una metodología de motivación permanente de la gente, de la construcción del socialismo como un proyecto de futuro.

“Se pensaba que por ser una sociedad socialista toda la gente que iba a nacer ahí iba a ser socialista. Y no es así. Ustedes lo saben mejor que yo. Todos nacemos capitalistas por naturaleza, que significa egoístas, por eso el capitalismo tiene tanto éxito porque una persona con espíritu capitalista no piensa en los demás sino en sí mismo. Realmente hay que tener un mecanismo de educación ética y cultural.

“Y otro equívoco del socialismo, fue pensar que la formación escolar era suficiente para producir esto. Y no es suficiente. Es un trabajo de metodología política, hay que buscar por ejemplo en Paulo Freire que ha trabajado mucho eso, para llegar a esta formación de una persona, comprender que su vida tiene sentido, y se siente feliz si lucha por los demás”.

Para el equilibrio del mundo, luchar contra el desequilibrio

Interrogado sobre su concepto del equilibrio del mundo sobre el cual versó la reciente conferencia efectuada en La Habana donde Frei Betto recibió el Premio José Martí de la UNESCO, señaló:

“Para mí hoy ese equilibrio del mundo es absolutamente la lucha para quitar todos los factores que provocan el desequilibrio del mundo: la desigualdad social, los prejuicios, la guerra nuclear, los fundamentalismos, en fin hay un montón de factores que indican que todavía estamos lejos de una globalización de la solidaridad.

“Esa sería la verdadera globalización, como hace Cuba heroicamente dentro de sus pequeñas posibilidades, por ejemplo: los médicos cubanos que laboran en Haití, la Operación Milagro por toda América Latina curando los ojos de la gente. Es impresionante. Quizás hoy sea Cuba el país del mundo más solidario.

“Y cuando hay catástrofes es la primera en presentarse. Puede mandar médicos, equipos de socorro, a pesar de la pobreza y de las dificultades que ustedes tienen por este bloqueo que yo digo es en cuatro pisos: bloqueo geográfico, son una isla; bloqueo ideológico, es el único país socialista de occidente; bloqueo de los Estados Unidos, y bloqueo porque terminó la Unión Soviética. Demasiado bloqueo. ¡Ustedes son heroicos!

“Voy a decir una cosa a ustedes que son periodistas… toda la gente en Brasil sabe que yo soy muy solidario con este país. Y cada vez que hay una noticia política de aquí me dicen: Betto, ¿y tú no tienes críticas a Cuba? Les respondo que muchísimas, pero tengo un principio. Denuncias se hacen a los enemigos y críticas a los amigos. Como soy amigo de los cubanos, las críticas las hago en Cuba, ese es mi principio”.

Nuevas tecnologías: ventajas y riesgos

No podía faltar en el encuentro el interés por conocer su criterio sobre el papel del periodismo en las batallas mencionadas y su transformación a partir de las nuevas tecnologías que según él son muy buenas, porque permiten una mayor socialización de la información.

“Por otro lado, no hay que ser ingenuos, todo lo que pasa en una computadora los americanos lo pueden saber. Es inocente pensar que Microsoft permite el acceso a uno de esos aparatos técnicos sin poder entrar ahí. Si Microsoft quiere saber mañana todos mis correos electrónicos puede hacerlo. Ahora no necesitan crear más servicios de espionaje, porque Facebook lo hace gratis para ellos.

“Mas quiero terminar con este cuento real: un muchachito de 8 años, en la casa del abuelo, un periodista amigo mío, jubilado, le dijo: abuelo, mi mamá dijo que usted tiene una máquina de escribir, ¿qué cosa es eso? El abuelo realmente tenía una máquina, como yo que guardé una Olivetti, hasta hoy, un recuerdo afectivo de tantas cosas que he escrito ahí.

“Entonces él fue al armario, bajó una caja, y el muchachito miró por primera vez una máquina de escribir, ¡un dinosaurio! Puso papel y empezó a escribir, y el muchacho exclamó ¡abuelo!, ¡qué maravilla, usted digita e inmediatamente se imprime!, ¡mucho más avanzado que la computadora!

Al despedirse con la sonrisa en los labios, luego de una hora de encuentro, el fraile dominico expresó: “Agradezco mucho la acogida, el libro, el cariño de ustedes, y seguiremos en contacto”. Antes, Rafael Hojas, subdirector editorial de Trabajadores, le obsequió un texto de su coautoría con la también periodista Ana Margarita González, titulado La historia que me ha tocado vivir, sobre la causa de los Cinco héroes cubanos que guardan prisión injusta en cárceles norteamericanas.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.