Disidentes desechables

Lea más de: , , , , ,

La ciberdisidencia se paga bien.

Por Rouslyn Navia Jordán

El capitalismo en los países de alto desarrollo económico ha llegado a caracterizarse por una superproducción de artículos en serie y a bajo costo. Producen de todo lo imaginable, y lo hacen parecer increíblemente fácil, gracias al uso de la tecnología, donde las máquinas hacen gran parte del trabajo en tiempo récord.

Con el desarrollo llegó hasta nosotros también la palabra desechable, y las esperanzas de vida de los productos se limitó de forma intencional, muchas veces con objetivos lógicos (innegable que una servilleta de papel termina por ser mejor que un pañuelo que deberás lavar para volverlo a usar) y en otras ocasiones se hizo en aras de proteger intereses financieros (y es el caso de la obsolescencia programada, de la que ya hablé una vez).

Analizando este funcionamiento del capitalismo, he logrado comprobar que no se limitan solo a objetos, sino que también los seres humanos pueden llegar a formar parte de esta cadena de producción casi interminable. Tal es el caso de los disidentes desechables que constantemente están fabricando contra Cuba los agentes de la CIA y de la SINA, su base estratégica ubicada en La Habana.

Y he aquí por qué les llamé disidentes desechables:

1-Son fabricados a bajo costo, pagados con jabitas en fin de año y los dólares que desde el autollamado exilio reúnen los mismos cuatro gatos de siempre, apoyados además por el presupuesto que anualmente destina el gobierno norteamericano para promover la subversión interna en la Isla. Claro, que toda regla tiene su excepción, y tal es el caso de la mercenaria insigne Yoani Sánchez, que ya se ha embolsillado casi un cuarto de millón de euros, un salariazo que le quita el aliento a más de una Dama de Blanco, que lamenta no saber escribir de manera regular o pasable para poder hacerle la competencia y le toca entonces agarrar un gladiolo y darse una caminatica por Miramar para ganarse unos pesos.

2-Se producen en serie, es decir, la semejanza de sus pseudo-discursos resultan muestra evidente de la incapacidad creativa, que los obliga a continuar recitando los mismos guiones que les imponen en la fábrica.

3-Luego de cumplir con sus funciones, son enviados al tanque de basura más cercano (o más lejano, teniendo en cuenta la conveniencia del fabricante). Este último paso se hace más evidente mediante el ejemplo de los que insisten en denominarse a si mismos como ex presos políticos, que salieron de Cuba (y citan a la emigración política en este caso) y fueron a parar a España, donde se les había prometido ayuda financiera para que disfrutaran de su retiro tras luchar activamente por la “libertad y la democracia” en Cuba, y luego de pasado un tiempo, se convirtieron en lastres con los que nadie quiere cargar y les retiraron la ayuda económica ocasionando protestas, suicidios, críticas, huelgas y hasta alguna que otra voz se alzó para anunciar que prefería regresar a la que tantas veces llamó isla-prisión.

España, claro está, fue el basurero más lejano a donde fueron a parar los disidentes desechables, otros corrieron con “mejor” suerte como la madre del suicida Orlando Zapata Tamayo, que fue a dar con sus huesos a Miami, donde se codeó con la crápula más viciada de la vieja escuela terrorista anticubana y luego andaba quejándose de sentirse engañada y de que la habían llenado de promesas huecas.

¿Qué puede deducirse entonces de esto sino que EUA produce disidentes en serie, a bajo costo y los desecha cuando ya no le son útiles? A fin de cuentas, solo valían cuando podían armar tánganas en la “oprimida y tiranizada” Cuba…una vez fuera de ella, no tienen objetivo, ni valor.

No olvidemos que ellos se promueven como los buenos de la película, y tratan de pasar como desinteresados en su lucha contra el comunismo, pero la careta se les cae de vez en cuando y es entonces cuando el mundo voltea el rostro para no darse por enterado.

(Tomado de Girón)

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

1 Comentario

@virmara50 dijo:

Por suerte, desde los primeros años de la Revolución cubana, el pueblo fue suficientemente instruído para saber interpretar todas estas actitudes miserables…

13 junio 2012 | 04:28 am