Cumplir como nunca antes el empeño de ser como el #Che

Lea más de: , , , , , ,
58919-fotografia-m

Al inicio de la Asamblea Nacional Pioneril, los mayores aplausos fueron para Fidel. Foto: Roberto Suárez

Vamos a defender la Patria y la Revolución con la misma fuerza e inteligencia de la generación histórica, de nuestros abuelos y padres, expresaron los pioneros cubanos en una declaración que aprobaron en la jornada final de la Asamblea Nacional Pioneril, que con la asistencia de 270 delegados (232 pioneros y 38 guías), culminó en el Palacio de Convenciones de La Habana este domingo.

El texto, leído por el pionero Yasser Vásquez Águila, delegado por la provincia Villa Clara, destaca además que serán verdaderos protagonistas de una organización renovada y que se multiplicarán «para que las banderas de la Revolución se mantengan erguidas y soberanas, para que los ojos, los oídos, los pasos, las ideas, las palabras y el pensamiento de Fidel y su inmenso corazón permanezcan por siempre en nosotros».

Regalos muy especiales enviaron a Fidel y Raúl en la jornada de clausura de la Asamblea. Para el primero, «fiel amigo de los niños, defensor incansable de sus derechos y el pionero mayor», enviaron la figura de una pionera de la etapa Moncadista, como evocación de una gesta que marca el tránsito de los más pequeños como pioneros. La misma, trae en sus manos una bandera cubana, como expresión de lo que significa para esta generación, la más joven, uno de nuestros símbolos nacionales.

Para Raúl, el hermano que lo ha acompañado en todas las batallas y hoy certeramente nos guía en el difícil camino por avanzar soberanamente, sin prisa pero sin pausa, los pioneros obsequiaron igualmente una bandera cubana, símbolo de cubanía, soberanía e independentismo, que inspiró a muchos hombres y mujeres y sigue enamorando a esta generación. La enseña está acompañada de la flor nacional, la mariposa, recordando además a nuestras heroínas Vilma Espín y Celia Sánchez Manduley.

A Susely Morfa Gonzalez, primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, correspondieron las palabras para cerrar esta cita histórica. Le habló a los pioneros de que la Patria precisa hoy del aporte de todos, cada cual en su puesto, y en el caso de los pioneros «se trata de la escuela, donde día a día se ha de ser mejor, más esforzado y laboriosos, rechazando el egoísmo, las indisciplinas y la falta de educación formal».

Apuntó que esta Asamblea se ha desarrollado en un momento muy especial del país, cuando se discute con todo el pueblo documentos trascendentales para el desarrollo de la nación, y la construcción de un socialismo próspero y sostenible, que asegure para toda la sociedad, en especial para los niños, adolescentes y jóvenes, un futuro de garantías y oportunidades. «Por eso deben seguir el ejemplo de Martí, de Fidel, de Raúl y cumplir como nunca antes el empeño de ser como el Che».

El futuro de la Patria está en los pioneros

Entre lemas, júbilo y alegrías a flor de piel los delegados vivieron la última jornada de su Asamblea. Luego de un breve receso en la sesión plenaria, una lluvia de aplausos y consignas dio la bienvenida al Comandante de la Revolución Guillermo García Frías, a un grupo de moncadistas y expedicionarios del Granma, a los Héroes de la República de Cuba Ramón Labañino y Antonio Guerrero, así como al joven Elián González, a quien los pioneros llaman «héroe de su generación».

Se oye, se siente, Fidel está presente, clamaron a viva voz mientras estas personalidades hacían su entrada en el Palacio de Convenciones de La Habana. Pareció como si el tiempo se detuviese. Los delegados aplaudieron y gritaron aún más fuerte. Algunos con lágrimas en sus ojos expresaban la dicha de verlos, otros trataban de parecer un poquito más fuertes pero sin dudas todos disfrutaron el placer y el significado de estar en ese escenario con quienes han hecho posible, como Fidel, la Revolución.

Ramón Pez Ferro, a nombre de esos hombres y mujeres que 63 años atrás asaltaron los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, felicitó a los delegados por tan profunda Asamblea y los exhortó a prepararse y estudiar cada vez más. «Sin dudas el movimiento pioneril estará más fortalecido. Estamos convencidos y confiados de que ustedes sabrán continuar nuestra obra, porque son la base sobre la cual descansará el futuro de la Revolución».

Ramón Labañino Salazar, a nombre de sus hermanos de causa, afirmó que es un honor estar aquí compartiendo con ustedes. «Uno se siente niño de nuevo. Gracias de corazón, sin ustedes los Cinco no estaríamos libres, pues ayudaron mucho a nuestro regreso con sus iniciativas. Fidel dijo volverán y aquí estamos. Estamos felices y confiados de que la Revolución y nuestro socialismo está seguro en las manos de ustedes».

Se refirió también a la importancia de no olvidar la historia. «En los momentos más difíciles que atravesamos en los años de injusto encarcelamiento, la historia fue la que nos dio fuerza. Recurrir al pensamiento de nuestros héroes y mártires y de los hechos gloriosos vividos por nuestra patria nos hizo fuertes y demostró que valía la pena seguir adelante»”.

Como colofón del intercambio, los delegados a nombre de los pinos nuevos entregaron un reconocimiento especial a este nutrido grupo de combatientes, consistente en una pieza en acrílico del logotipo que formó parte del Proceso Aniversario 55 de la Organización de Pioneros José Martí, con una imitación de la plumilla de nuestro Héroe Nacional con su nombre grabado.

El reconocimiento lo recibió Guillermo García Fría, de manos de Aymara Guzmán Carrazana, presidenta de la OPJM, pues los pioneros sabemos que «la generación del centenario fue, es y será por siempre la juventud gloriosa del Moncada, del Granma y de ella tomamos sus enseñanzas como garantía del futuro de la Revolución».

Y casi cuando la Asamblea parecía terminar, el propio Guillermo pidió unos minutos para dialogar con los delegados. Les habló como sus «queridos bisnietos», de esa etapa que ellos ahora viven a plenitud y que él no pudo vivir «por la difícil situación que enfrenta el país en manos de los capitalistas». También les habló de Fidel, de sus luchas, de sus ideas para con la Revolución y muy especial para con las nuevas generaciones quienes tienen la tarea de defender las conquistas de nuestra Patria. «Cuidar la Patria por encima de todos, esa es la tarea de las nuevas generaciones, de ustedes y de quienes viven en Cuba», apuntó.

Acompañaron a los delegados en esta jornada Olga Lidia Tapia Iglesias, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido y otros funcionarios de esa instancia, Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, entre otros invitados de organismos, entidades e instituciones, muy vinculadas al quehacer de la OPJM.

Cerró así una jornada intensa, llena de emociones e inolvidable, que pasara a la historia como otra muestra de continuidad de los pinos nuevos, y cuyo mayor alcance lo tendrá cuando los debates y las experiencias de todos los delegados se multiplique en cada uno de los colectivos y destacamentos pioneriles, para que sigan siendo el seguro porvenir de Cuba, y la OPJM el crisol donde se forjan «nuevos sueños y se abren pasos las nuevas ideas», como afirmo Fidel en el Tercer Congreso Pioneril.

Juventud Rebelde

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.