Cuba y Estados Unidos por una migración legal, segura y ordenada

Lea más de: , , , , ,

Por Redacción Razones de Cuba

Los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos suscribieron este jueves un nuevo acuerdo migratorio denominado Declaración Conjunta, que reitera el interés y la voluntad política de ambas naciones por normalizar las relaciones, fortalecer los vínculos bilaterales y establecer nuevos entendimientos en áreas de interés común.

El acuerdo, que entró en vigor en la misma tarde del 12 de enero, reconoce la necesidad de facilitar la migración regular en beneficio de los dos países, de prevenir e impedir las salidas riesgosas que comprometen la vida humana, y de luchar contra los actos de violencia y los delitos asociados a este fenómeno como la trata y el tráfico de personas.

Este documento deja establecido también que los EE.UU. eliminarán la Política de pies secos-pies mojados y el Programa de Parole para profesionales médicos cubanos, y aplicarán a los ciudadanos cubanos los mismos procedimientos y normas migratorias que a los ciudadanos de otros países.

Asimismo, señala, entre otras cuestiones, que EE.UU. se compromete a devolver y Cuba a recibir a todos los ciudadanos cubanos que a partir de la aprobación del acuerdo sean detectados por las autoridades estadounidenses tratando de entrar o de permanecer irregularmente en ese país, en violación de sus leyes.

En tanto se ratifica la decisión de ambas partes de impedir las salidas ilegales por la vía marítima, y por tanto se mantiene el compromiso por parte de los Estados Unidos de devolver a Cuba a todas las personas que sean interceptadas en el mar, o a quienes penetren en la base naval de Guantánamo.

De acuerdo con declaraciones en conferencia de prensa de la Directora General de la Dirección General de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal Ferreiro, con la aprobación de este acuerdo bilateral “se elimina un detonante de crisis migratoria; los EE.UU. logran una migración legal, segura y ordenada desde Cuba; se desestimula el tráfico de personas y otros delitos relacionados; se pone fin a una política de doble rasero discriminatoria hacia los emigrantes de otros países y se promueve una cooperación de beneficio mutuo para la región, no solo en el área migratoria, sino también en otros temas como el enfrentamiento a amenazas a la salud”.

La diplomática enfatizó también que este acuerdo establece un tratamiento migratorio igualitario entre los cubanos y los emigrantes del resto del mundo, pues la política vigente implicaba un tratamiento especial únicamente para los nacionales de Cuba; además de que creaba serios problemas para la seguridad de ambas naciones y de los ciudadanos cubanos, quienes se veían expuestos a tráfico de personas, fraude y violencia.

Cuba dejó claro su interés permanente de adoptar un nuevo acuerdo migratorio con los Estados Unidos desde que en 2002 formalizara por primera vez esta propuesta. Años más tarde, en el 2009, la Isla presentó un nuevo acuerdo migratorio, el cual fue actualizado en el 2010, y más recientemente el 30 de noviembre de 2015. En la actualidad, luego de más de dos años del restablecimiento de relaciones bilaterales, ambas naciones dieron un paso importante en función de lograr una migración legal, segura y ordenada.

No obstante a la aprobación y puesta en vigor de esta Declaración Conjunta, para alcanzar relaciones migratorias normales entre Cuba y los EE.UU. será necesario que se derogue la Ley de Ajuste Cubano, única de su tipo en el mundo.

 

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.