Carta de los vecinos de Miramar al presidente de los #EstadosUnidos Barack Obama

Lea más de: , ,

Reproducimos la carta de los vecinos de Miramar al Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que le fuera entregada al corresponsal en La Habana, Daniel Trotta y que al parecer la agencia Reuters desestimó por irrelevante.

La Habana, 8 de febrero del 2016

Sr.Barack Obama, Presidente de los Estados Unidos de América:

La mayoría de nosotros recordará los detalles mínimos de aquel 17 de diciembre del 2014.  Porque una persona sabe cuándo está viviendo un momento histórico. Aquel día, usted afirmó que seguiría apoyando a la sociedad civil en Cuba. Nosotros, como parte de la sociedad civil de este país, queremos hacerle una petición.

Somos vecinos de un barrio habanero localizado en Miramar,  bien cercano a una iglesia y un parque que lleva el nombre de un extraordinario ser humano: Mahatma Gandhi,  alguien capaz de transformar el mundo con el poder de su ética, como afirmó usted al visitar el Memoriala ese gran hombre en la India. Tradicionalmente, este espacio ha sido centro de la vida social de nuestra comunidad. Cada domingo, los ancianos tenían allí sesiones del milenario taichí, los feligreses de la Iglesia de Santa Rita se sentaban luego de asistir a las misas, los niños tenían un lugar ideal para el esparcimiento. Pero todo eso acabó.

Desde hace más de seis meses, cada domingo irrumpen la tranquilidad del vecindario unas señoras que se hacen llamar “Damas de Blanco”, acompañadas por varios hombres. Sus manifestaciones no tienen un ápice de pacifismo, ni de ética, ni de autenticidad. Señor Presidente, las Damas de Blanco y la campaña “Todos Marchamos”provocan disturbios y escenas bastante desagradables.

¿Quién,  Señor Presidente, puede arrogarse el derecho de decir frases obscenas frente a niños y ancianos?

¿Acaso no es una paradoja que quienes dicen luchar por los derechos humanos ofendan y vapuleen a sus coterráneos?

Nosotros trabajamos duro para progresar, al igual que su pueblo Señor Presidente. El tiempo libre que nos queda tratamos de aprovecharlo para compartir con nuestras familias y amigos. Nos preguntamos entonces de qué viven estas “damas”, que tienen tiempo de sobra y pueden darse el lujo de protestar,  como si fuera un programa de trabajo que las lleva en lugar de a un momento de _paz  con Dios y con la gente, a una atormentada falta de civismo.

Tal vez usted tenga referencias diferentes al respecto, pero nosotros no tenemos razón alguna para mentirle a Usted.

Señor Obama,  las “Damas de Blanco” se muestran explícitamente en contra de la política de su administración respecto a Cuba. Apoyan el embargo, ese que Usted exhortó a derogar en su discurso más reciente sobre el Estado de la Unión.  Que desaparezca el bloqueo (como le decimos aquí) es deseo profundo de la sociedad civil cubana. Usted lo sabe.

¿De qué manera puede catalogarse una persona que desea el mal al país donde viven y a su gente? Son cosas que nos hacen daño, y que están lejos de las esencias comunes y los sentimientos de los cubanos y los americanos.

Dudamos que  alguien  con  este comportamiento tenga  la  decencia elemental de  las  buenas  personas  y la capacidad de ser buenos vecinos. Tampoco creemos que puedan convivir civilizadamente, no solo con los barrios y comunidades en nuestro país, sino incluso con su nación, cuando la mayoría concentra esfuerzos para sanar y fortalecer lazos entre ambas orillas.

Le pedimos que, en la medida de sus posibilidades, influya para que estas personas dejen de molestarnos los domingos. Porque quien realmente exige derechos lo hace a través de la razón, y no mediante alaridos, frases de mal gusto y agresiones a los vecinos.Queremos que el Parque Mahatma Gandhi vuelva a rendir honor a su nombre.

Usted ha dicho que confía en el pueblo cubano.  Por eso le hacemos llegar esta solicitud. Confíe en nosotros, vecinos y ciudadanos de una nación que quiere y ama la paz.

Fraternalmente,

Vecinos del Parque Mahatma Gandhi, La Habana, Cuba.

Havana, February 61 ,  2016

Mr. Barack Obama, President of the United States of America:

Most  of  us  shall  always  remember   even  the  smallest  details  of  the  Wednesday,   December   1ih 2014.Because  people know when they live a historical moment.That day, you declared the willingness of your government  to maintain  the support to the civil society in Cuba. We, as part of the civil society of this country, want to make you a request.

Our neighborhood  is in Miramar,  Playa (a municipality  at the west of Havana).  Nearby  of our homes, there is a church,  and a park thatbears  the name ofan extraordinary  human being: Mahatma  Gandhi, someone capable of transforming  the world with the power of his ethic, as you said when you visited the Memorial  in his  honor  in India.  Traditionally,  this  space  has been  the center  of the  social  life in our community. Every Sunday, elders gathered to pra”Ctice the millenarian Tai chi, believers and devotees of Santa Rita used to sit in the park after the sermon, children have an ideal place to amusement. But now, everything is over.

For more than six months, our calm has been disrupted by some women called herself “Ladies in White” (“Damas de Blanco”) and various men who escort them. Their manifestations are not peaceable,  ethical or authentic.  Not  at all. Mr. President,  those  women  and the “TodosMarchamos”  campaign  go to the street to provoke disturbs, disorder and disagreeable  scenes.

Who, Mr. President,  have the right to say obscene phrases in front of our children and elder people? ls not offending  and beating  people  a paradoxical  behavior  for those who say they’re fighting for human rights?

Every day,  wewake  up and work  hard for our progress,  as your people  do, Mr. President.  We try to spend our free moments  with family and friends. What do these “ladies” do for living?Apparently,  they have  time  enough  to protest,  as it was part  of an agenda  that take them  not precisely to a peaceful moment with God and people, but toa tormented incivility. Have someone who doesn’t work the moral or the leadership,  to demand anything to the society?

Perhaps,  you’ve been  informed  about this with a different  perspective  but, Mr. President,  we have no reason to lie about it.

Mr. Obama,  “Damas  de Blanco”  and “TodosMarchamos”  are explicitly  against  the policy to Cuba that your administration  started and is carrying on. They support the embargo, something that you suggested to derogate  in your last State of the Union Balancing Act.lt’s a matter of facts that all of the Cuban civil society expects the end of these politic. You know it.

What do you think about those who wish bad things for their own land and for people who live in there? Situations  like  this  hurt  us,  and  are  far  from  common  essences  and  feelings  of  both  Cubans  and Americans.

We do not believe in people with this behavior. The only thing they demonstrate is an enormous inability to be good neighbors  and to maintain a civilized coexistence, not only with us or other neighborhood  and communities   in  Cuba,  but  also  even  with  your  nation,  especially  in  a  moment  when  efforts  and willingness  are concentrated to heal and strength ties between the two shores.

According to your prerogatives, we’d like you to help us to achieve that these persons stop disrupting our peace.  Those  who  claim  for  their  rights,  do  it  through  the  reason,  and  not  with  screaming   and aggressions. We want Mahatma Gandhi Park will render honor to his name again.

You’ve said that you trust in Cuban people, that’s why we make you this request. Trust in us, neighbors and citizens who want and love the peace.

Fraternally,

Neighbors of the Mahatma Gandhi Park, Havana, .Cuba.

Carta a Obama_Página_1

Carta a Obama_Página_2

Tomado Cambios en Cuba

http://cambiosencuba.blogspot.com/2016/03/carta-de-los-vecinos-de-miramar-al.html

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.