Antes y después del derribo del CU 455 en Barbados (IV)

Lea más de: , , , , ,

El sabotaje y destrucción por medio de explosivos de un avión civil cubano en pleno vuelo en el Caribe el 6 de octubre de 1976, causó consternación y repulsa en muchos países, organismos internacionales repudiaron tal acto de terror, incluso provocó rechazo dentro de algunos grupos contrarrevolucionarios en Estados Unidos.

Sin embargo los terroristas de Orlando Bosch, continuaron sus planes y ejecutaron nuevos actos criminales después de alcanzado este execrable objetivo. El 5 de abril de 1977 la organización CORU se acreditó la colocación de una bomba contra la línea aérea Eastern Air Lines en Miami, Florida, que causa daños de consideración. El 13 de mayo del mismo año, la misma banda terrorista se adjudicó la explosión de una bomba contra una compañía aérea de Fort Lauderdale, Florida.

El 25 de mayo siguiente, la CORU de Orlando Bosch, sigue atentando contra líneas aéreas norteamericanas en protesta por su encarcelación en Venezuela por el crimen del avión cubano. Esta vez se acreditó una bomba que estalló en la compañía aérea Mackey Internacional Airlines, causó daños considerables.

El 26 de agosto la organización de Bosch, asumió haber colocado una bomba contra un avión de Venezuela en Miami. El 4 de septiembre, se atribuyó una bomba que detonó en la sede de la línea aérea soviética Aeroflot en Miami. El 23 de diciembre de ese año, atentó contra la línea aérea VIASA de Venezuela en Miami. Cuatro días después colocaron otra bomba contra un avión venezolano de la línea aérea VIASA.

Es impresionante el seguimiento y conocimiento de las agencias norteamericanas encargadas de combatir al terrorismo de los planes e intenciones de los terroristas anticubanos, pero impresiona más la tolerancia de las mismas, dedicadas únicamente ha recopilar informaciones sobre los actos de terror planeados, ejecutados o en curso y con ellas redactar informes para mantener actualizados a sus superiores.

Un resumen operativo del FBI, sobre la CORU, sin censura, nos reveló que esa agencia ha estado al tanto de cada paso de los anticubanos, si no han actuado ha sido porque la voluntad política de derrocar a la Revolución ha dictado el comportamiento hacia sus terroristas, que fueron engendrados, organizados, entrenados y armados en la década de los sesenta del siglo pasado y aún los utilizan.

Así el extenso texto nos dice que el 5 de mayo de 1977, una fuente identificada como MM T-1, había expresado: “Ha habido muchas conversaciones entre los exiliados cubanos que están asociados a la CORU respecto a las misiones, ejecutadas por ellos, contra Cuba y/o países que mantienen relaciones comerciales con la Isla. Esos cubanos exiliados han expuesto que en 17 años de intentos de hacer caer del poder a Fidel Castro en Cuba, con diferentes tipos de misiones, todas han fracasado en debilitarlo. Además, el apoyo financiero para los exiliados cubanos se ha vuelto un problema. Esto ha surgido por una preocupación entre la comunidad exiliada cubana que contribuir con grupos terroristas automáticamente los asociará con el terrorismo a los ojos de las agencias policiales.”

El 13 de mayo del mismo año, otra fuente del FBI, titulada, MM T-3, expresó lo siguiente: “El 11 de mayo, miembros de la CORU, se reunieron en la tienda… denominada Casa de los Deportes, en Miami. Uno de sus miembros, Frank Castro planteó que se debían formar nuevas células operativas para llevar adelante la lucha anticastrista. Expresó que la CORU haría una declaración de prensa en el próximo futuro haciendo responsables a Cuba y a Estados Unidos por cualquier acción llevada a cabo por lal CORU. Dijo que esto era debido a que Estados Unidos estaba provocando a la comunidad del exilio cubano al abrir vías de beneficio económico para Cuba, tales como las fuertes iniciativas congresionales para suavizar las restricciones de comercio y viajes de turismo.”

Seguidamente el mismo día, apenas seis meses después del monstruoso crimen del avión Frank Castro planteó que la inteligencia de la CORU estaba reunida en Mérida, Yucatán, México, el punto intermedio de una futura ruta de viajes turísticos entre Estados Unidos y La Habana. Dijo que el vuelo sería de una línea aérea mexicana desde Estados Unidos a Mérida y de ahí a La Habana. Expresó que ese avión debe ser saboteado para causar temor a cualquiera que intente viajar a Cuba como turista.

El documento detalló la información de una tercera fuente: “El 2 de agosto de MM T-4 expuso que el CORU sostuvo una reunión en Miami en la Academia Militar de Pedro V. Roig en la calle séptima a la cual asistieron las siguientes personas: Gaspar Jiménez Escobedo, José Nacho Colmenares, Antonio Tony Calatayud Rivera y otros miembros de la CORU. Frank Castro añadió que el Dr. Bosch quiere que se declare la guerra contra Venezuela y quiere que la CORU convierta en sus blancos todos los intereses venezolanos.” Esta siniestra reunión fue conocida en detalles por el FBI, la sede de la misma fue la Interamerican Military Academy, institución supuestamente educativa propiedad Pedro V. Roig, quien fuera director de la Radio y TV Martí por más de siete años hasta que renunció el 27 de agosto de 2010.

Otro connotado terrorista Guillermo Novo Sampoll dijo sobre el sabotaje al avión cubano. “Cuando mueren pilotos cubanos, diplomáticos o miembros de sus familias a mi no me causa pena, la muerte de estas personas siempre me alegra”. Novo, equivocó al periodista, pensó que se trataba de un norteamericano y resultó ser uno soviético de la publicación Gaceta Literaria.

Uno de los autores intelectuales de este acto de terror Luis Posada Carriles, evaluó así el hecho el 10 de noviembre de 1991, sin pudor y con toda tranquilidad expresó al Miami Herald: “El sabotaje fue el golpe más efectivo que se haya realizado contra Castro.”

Mientras Bosch el otro autor intelectual del asesinato declaró el 14 de octubre de 2001, en ocasión del 25 aniversario del sabotaje, a el Nuevo Herald de Miami: “… el avión DC-8 derribado en Barbados era un avión de guerra camuflado con el rótulo de Cubana de Aviación.”

En otro momento dijo: “El accidente del avión de Cubana de Aviación, que iba repleto de agentes del G-2, hombres del servicio de Inteligencia, cinco coreanos comunistas del norte y diez guyaneses becados para entrenarlos en Cuba, como parte del plan de penetración comunista por intermedio de ese país y de lo cual está consciente el gobierno de Venezuela.”

El terrorista y alto directivo de la DISIP de Venezuela, el agente de la CIA de origen cubano Ricardo Morales Navarrete, el 6 de diciembre de 1981, dijo sobre el crimen: “En ese avión iba la flor y nata de la inteligencia comunista norcoreana para América Latina y la flor y nata de la inteligencia cubana, que hizo posible la ocupación de Angola.”

Los planes para derribar nuevos aviones que se dirigiesen a Cuba, enturbió más aún la enfermiza mente de Orlando Bosch, ahora pretendía hacer estallar naves procedentes de otras latitudes. Al plan del avión procedente de Estados Unidos, ya descrito se sumó en 1977, otro, esta vez contra un vuelo de la línea aérea Iberia.

Mientras los aduaneros cubanos se disponían a recibir la carga que había arribado al país en un avión procedente de España, notaron por medio de los medios técnicos de seguridad, que algo llamativo había en el interior de dos cajas. Se individualizó la búsqueda y se detectó en el interior de una de ellas, dos latas de leche infantil de la marca española Pelargón, en su interior había cables, relojes, baterías, además sustancias ajenas al contenido anunciado en la etiqueta.

Fueron convocados los peritos anti explosivos, quienes abrieron los envases y comprobaron que en su interior había armadas dos bombas, con todos los elementos para estallar. Se desactivaron y estudiaron la forma de ser armadas, habían sido preparadas para estallar en pleno vuelo, lo cual no se produjo por errores en la colocación de los cables que debían detonar la capsula iniciadora o detonante.

Estos artefactos explosivos habían sido colocados en inocuas latas de alimento infantil, llevadas a bordo de un avión cargado de pasajeros de varias nacionalidades, se trasladó a cientos de millas desde su origen, sobrevoló varios países, incluido los Estados Unidos y finalmente llegó a territorio cubano. Después del crimen en Barbados, los órganos especializados cubanos, habían recibido informaciones sobre el interés de terroristas anticubanos de reeditar ese hecho. En España, los terroristas José Luís González Gallareta y Oscar Alfonso Carol Armand, alias el Rubio, habían expresado estar en planes terroristas de ese tipo.

Cuando se fraguan hechos de terror, es imposible calcular todos sus efectos, se pueden salir de control, los daños colaterales que puede provocar son impredecibles, según el decir de los agresores norteamericanos, pero esto a sus terroristas de origen cubano poco les importa.

Otro hecho de terror se registró el 27 de enero de 1978, cuando se da a conocer otra organización dirigida por Orlando Bosch esta vez desde su celda en Venezuela, que alterna con el nombre problemático de la CORU, debido a la gran cantidad de hechos de terror ejecutados y asume, para desinformar el nombre de un grupo denominado Comandos Pedro Luís Boitel, se adjudica haber realizado una amenaza de bomba contra un avión civil venezolano.

Bosch, había ordenado atentar contra intereses venezolanos en el exterior, en represalia por su justo confinamiento en Venezuela. El 6 de febrero siguiente, esta vez como CORU, amenaza con hacer estallar aviones venezolanos, si no son satisfechas las exigencias desde la cárcel de Orlando Bosch.

Entre los días 20 y 21 de noviembre de 1978, se produjo un encuentro entre representativos de la comunidad cubana radicada en el exterior y autoridades cubanas. Los terroristas y grupos de presión anticubanos en la Florida, intimidaron a los participantes antes y después de sostenerse el intercambio. Los medios de prensa, radio y televisión floridanos, dominados por los contrarrevolucionarios, los calificaron de traidores a la causa contra la Revolución, muchos perdieron sus empleos y algunos hasta la vida por el simple hecho de haber viajado a Cuba.

Al finalizar las sesiones de trabajo y debate, el líder de la Revolución, recibió a decenas de periodistas nacionales y extranjeros que habían viajado a cubrir tan trascendental evento, el primero de ese tipo desde 1959. Durante el extenso intercambio con la prensa, se produjeron preguntas que fueron respondidas por Fidel Castro.

Un periodista preguntó: “Comandante, ¿el gobierno de Cuba va poner a todos los presos políticos en libertad. O hay excepciones?

Fidel Castro: Nosotros mantenemos lo planteado el 6 de septiembre, que los casos de graves delitos, de crímenes de la tiranía, o los casos de los elementos afines a los grupos terroristas, no los pondremos en libertad; porque nosotros no tenemos ningún interés en ir a nutrir los grupos terroristas, las filas de los grupos terroristas, que son capaces de cometer crímenes como el brutal y monstruoso sabotaje al avión que explotó en pleno vuelo entre Barbados y La Habana… Creo que hay en el mundo una fuerte conciencia de condena al terrorismo. Estos elementos terroristas han cometido crímenes no sólo contra Cuba, sino dentro de Estados Unidos, muchos crímenes.

En otro momento Fidel Castro, comentó sobre el peligroso proceder terroristas de volar en plano vuelo los aviones civiles cargados de personas ajenas a sus propósitos.

El Comandante en Jefe dijo: “Eso no depende de nosotros, depende mucho de Estados Unidos. Porque si Estados Unidos no permite que vengas, viajes, obstaculiza todo. Si, además, los terroristas les imponen a las empresas de los Estados Unidos que no pueden hacer viajes a Cuba porque amenazan con volarlas también.”

“Pero hay una cosa, que nosotros sabemos… Un día había una delegación de citricultores de la Florida aquí, una delegación de citricultores. Vino un avión a buscarlos. Venían un piloto y copiloto y sus esposas. Cuando estaban cerca de La Habana posiblemente estallaron en el aire, porque venían manteniendo comunicación con la torre de control, y de repente silencio total, desapareció el avión. Y hubo un grupo de terroristas de estos que se adjudicaron, ¡Se adjudicaron, ¡el acto de terrorismo!

“Nosotros le mandamos alguna información al Gobierno de Estados Unidos sobre sospechas que teníamos sobre determinadas personas, de ese grupo terrorista. Y que yo tenga entendido Estados Unidos no ha hecho absolutamente nada por investigar bien ese caso, que a nuestro juicio fue el caso del sabotaje de un avión en el aire en el cual murieron cuatro ciudadanos de Estados Unidos. Fue muy raro. Estaba ya cerca de Cuba, cuando el avión estalló.”

“Este caso no fue esclarecido, fue un ejemplo de la práctica terrorista de los criminales anticubanos en Estados Unidos y la amenaza real, tangible y vigente que ha representado para los norteamericanos, el terrorismo engendrado y mantenido por administraciones sucesivas. Sin embargo jamás un ciudadano estadounidense ha sido muerto o herido, ni una sola instalación grande o pequeña, en ese inmenso y rico territorio ha sufrido el menor daño material por alguna acción procedente de Cuba, ni tampoco se ha ofendido un símbolo patrio de los Estados Unidos de Norteamérica.

El 21 de septiembre de 1978, la organización terrorista, denominada indistintamente, Jóvenes de la Estrella, Hijos de la Estrella Solitaria o Jóvenes de la Estrella Solitaria, basificada en Miami, Florida y de la cual fueron miembros Ramón Saúl Sánchez Rizzo, Pablo Sarduy, Juan González y otros criminales, se adjudicaron la desaparición en las Bahamas de un avión ejecutivo donde viajaban cuatro norteamericanos con destino a Cuba.

Estos fueron los planes y actos de terror ejecutados inmediatamente después del 6 de octubre de 1976, no serían los últimos, los terroristas continuaron urdiendo estos hechos criminales. Nuevas amenazas se cernieron contra la aviación civil de Cuba y otros países.

* Es profesor e investigador universitario

4 de octubre de 2010

1 Pelargón fue la primera leche infantil disponible en España en pleno período de posguerra, fue producida por Nestlé a partir de 1944. Actualmente se asocia simbólicamente con los tiempos posteriores a la Guerra Civil Española.

2 Conferencia de prensa realizada el 21 de noviembre de 1978, en el palacio de convenciones entre el Comandante en Jefe y un nutrido grupo de periodistas y corresponsales de Estados Unidos.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.