A mi amigo le regalaron: ¡¡¡13 celulares!!!

Lea más de: , , ,

Por Pablo Santiesteban

Los trece teléfonos móviles fueron la noticia. Unos “plegables sospechosos” y la curiosidad de un joven amigo sirvieron como detonantes de esta historia. El resto del argumento: una búsqueda exhaustiva por Internet donde René y su compañero descubren información, incluso relacionada con el concierto de Juanes en La Habana. Detrás del regalo apareció entonces la organización Roots of Hope, en español, Raíces de Esperanza

Este año un tío de René vino de visita. El hermano de su mamá es uno de aquellos cubanos que se fue por el Mariel y que desde hace unos ocho años viaja con frecuencia a La Habana para saludar a sus familiares. Organizó una fiesta y salieron a comer a varios lugares. Antes de regresar a Miami, le dejó a René un regalo bastante llamativo: TRECE celulares.

Mi amigo enseguida me llamó para contarme. Se disculpó por no regalarme uno, pero me explicó que habían “volado”.

–Imagínate– me dijo –entre mis hermanas, la jevita, la familia y tres que tuve que vender…

Realmente, me despertó la curiosidad aquel tío tan generoso. Lo único que pude ver luego de la conversación fueron unos plegables que también había dejado y que, aunque estaban en inglés, hablaban de una organización de jóvenes norteamericanos y cubanos llamada Raíces de Esperanza.

–Deberías buscar en Internet, ahí aparece un sitio web, a lo mejor hacen concursos o algo en lo que podamos participar– me comentó René.

Al día siguiente escribí en Google: “Raíces de Esperanza”. El primer sitio que visité fue el blog Nueva onda Cuba, de un tal Mickey (matancero exiliado desde 1965, según decía). En su portal, con fecha 7 de febrero de 2010, pude leer:

“Los muchachos de Raíces de Esperanza están arriba de la bola con su nuevo portal web. La sombrilla de organizaciones estudiantiles universitarias en Estados Unidos celebrará eRevolution: Camino a una nueva era, dando así continuidad al evento recientemente celebrado en Nueva York auspiciado por el Cuba Study Group. Esta vez el público asistente estará más afín al tema, ya que se trata de cómo los estudiantes pueden ayudar a su otra mitad en Cuba, a realizar los CAMBIOS NECESARIOS EN LA ISLA, utilizando las nuevas herramientas sociales y nuevas tecnologías”.

Más adelante el propio Mickey agregaba en uno de los cometarios:

“Están esos jóvenes preocupados por el bienestar de Cuba, estudiantes universitarios en su abrumadora mayoría, muchos nacidos fuera de la isla. El poco tiempo libre que tienen, los muchachos de Raíces se la pasan haciendo lo que pueden por los cubanos de la isla. Muchos de ellos sin tener familia ni amistades en Cuba”.

Para no quedarme con esta versión, visité otros sitios, incluidos los de la supuesta ONG. Encontré una entrevista publicada el 22 de abril de 2011 a su director Felice Gorordo en el sitio Diario de Cuba.

En la entrevista Gorordo afirmaba: “Yo nací en Estados Unidos, de padres cubanos. Sin embargo, también he sentido esa crisis de identidad que me motiva a buscar un reencuentro con mis raíces para entender qué papel jugaremos en la sociedad cubana. Hoy en día, Raíces es una red internacional de jóvenes que quieren conectarse con la Isla y apoyar a nuestros hermanos dentro y fuera de Cuba”.

No sé si fue por la desconfianza que me inspiró el sitio, pero no creí en las palabras del “buscador de raíces” y profundicé en su historia hasta donde Google me dejó llegar. Así supe que Felice Gorordo había sido funcionario de la Oficina para la Transición de Cuba, dirigida por Caleb McCarry, lugar donde se articuló y aprobó el Plan Bush, con declarados fines injerencistas contra el país caribeño.

La supuesta ONG, proyectada como una “organización apolítica y sin nexos con organizaciones de la extrema derecha anticastrista”, resultó recibir financiamiento de la empresa Bacardí. El mayor auspiciador de Raíces, el Cuba Study Group, estaba conformado por ricos hispanohablantes con gran interés en hacer inversiones en Cuba.

Con esta información llamé a casa de René y le conté. Cuando escuchó hablar de Felice Gorordo me preguntó:

– ¿Ese no fue el tipo que vino con Juanes, cuando el concierto?

Entonces recordé el video que hacía más de un año yo había visto en YouTube. Fue cuando a Juanes le dijeron que un camarero del Hotel Nacional era espía de la Seguridad Cubana. Ese mismo era el tipo, Gorordo, el que le había ido con el chisme a Juanes y quien por poco impide que se diera el concierto.

–Compadre, entonces ahora todo encaja–, pero mi amigo me interrumpió.

–No, asere, no sigas con toda esa historia, que tú lo que quieres es tumbarme el celular.

Y después me colgó. Tenía que convencerlo de que detrás de todo aquello había algo raro. Entonces regresé a la Facultad, saqué turno en el laboratorio de computación y…

De Felice Gorordo encontré que, además de las intrigas que sembró cuando el concierto de Juanes -dato que recordé gracias a René-, había apoyado unas manifestaciones que hace alrededor de un año se dieron en apoyo a las “Damas de blanco” en las ciudades de Los Ángeles y Nueva York. También confirmé sus relaciones con Caleb McCarry, quien recorrió el mundo tratando de insertar a otros países en sus planes contra Cuba, pues él había sido encargado por la propia Condoleezza Rice para rectorar los cambios que debían ocurrir en la nación cubana una vez derrocado el gobierno. Además, leí sobre un recorrido financiado por la Freedom House que el propio Gorordo emprendió para difundir la campaña opositora a la Revolución Cubana. La gira contempló visitas a Uruguay y Argentina y se hizo acompañar de varios contrarrevolucionarios radicados en España como Elena Larrinaga, Blanca Reyes, Alejandro Raga y Ernesto Gutiérrez Tamargo.

Supuestamente “Raíces de Esperanza” busca desde el 2003 “promover intercambios académicos y culturales y brindar apoyo material y moral a jóvenes cubanos”. Recientemente Raíces concluyó su más reciente congreso anual, en el que propuso diseñar una estrategia para acelerar los “CAMBIOS que necesita la juventud cubana”.

Para que esta vez René no tuviera más dudas de los intereses que se esconden detrás de esta ONG, seguí navegando y encontré fuertes vínculos que la unen con conocidas organizaciones anticubanas radicadas en Miami. Entre ellas está el Directorio Democrático Cubano (DDC), que recibe dinero directamente de la USAID y tiene gran influencia en Raíces….

Para completar este equipo llega la Unión de Ex-presos Políticos Cubanos (Zona-norte), que ayuda incluso en la recolecta de celulares. Esta organización anticubana reconoce abiertamente que también recauda fondos para el terrorista Luis Posada Carriles.

En la entrevista concedida el 22 de abril de este año, Felice Gorordo reconoció su accionar desde las redes sociales y quiso dar la imagen de ser una organización internacional.

“Recientemente hemos creado una red de Raíces de Esperanza en España. Para más información vean nuestro sitio web (www.RaicesdeEsperanza.org) o a través de Facebook, el grupo de Raíces de Esperanza en España. Raíces comenzó como un grupo estudiantil de jóvenes cubanoamericanos, pero hoy en día es un movimiento internacional de jóvenes cubanos, cubanoamericanos, hispanocubanos y hasta jóvenes que no tienen ninguna herencia cubana, pero sin embargo aman a Cuba”.

Por si acaso mi amigo René creyera que el regalo era pura coincidencia, Gorordo facilitaba mis argumentos cuando más adelante afirmaba. “Otra manera que hemos promovido es la conectividad entre jóvenes mediante nuestra iniciativa Celulares para Cuba. Con este proyecto, recopilamos celulares usados fuera de la Isla y se los mandamos a jóvenes en Cuba. En los próximos meses anunciaremos nuevas becas y oportunidades para estudiantes”.

Con toda esta información decidí escribir mi experiencia porque entendí que podría interesar a otros jóvenes cubanos. Justo antes de concluir el primer borrador me llegó por Twitter el siguiente “twitt” (valga la redundancia):

“Roots of Hope/Raíces de esperanza

@nytimes: the power of connectivity & cells in #Syria. Please consider donating your old phones to @cells4cuba! http://tiny.cc/5ukel”.

Decidí agregarlo en mis últimas líneas. Ya no me quedaban dudas que “Raíces de Esperanza” intentaba asociar a Cuba con Siria por un objetivo muy claro.

Cuando fui con el manuscrito a casa de René quedó sorprendido. Después conversamos un poco sobre el tema. Llegamos a la conclusión de que es probable que muchos de los miembros del grupo tengan realmente el interés de acercarse a sus raíces y conocer la realidad de Cuba, pero los que están detrás, como el tal Gorordo, están disfrazando sus verdaderas intenciones.

Y justo antes de irme, René me dijo en un tono jocoso: “Asere, el día que me manden un mensajito subversivo los dejo en esa. Esto no es Egipto, ni Yemen. Aquí nadie se deja manipular, déjalos que sigan durmiendo de ese lado”.

En eso le timbró la novia y yo salí para la Facultad…

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.