19 vidas de abril (7): Un soldado de las cañas

Lea más de: , , ,

Tomado del libro “66 horas”,
de Rodolfo Romero.

Félix: El tiroteo fue muy intenso pero la orden era seguir avanzando. Unos metros más adelante lo vi tendido en el suelo, la 50 lo había atravesado y también tenía perforado el cráneo. ¡Mi amigo Palmero, caray! Yo lo conocí cuando los días del Escambray. Él venía también del Ejército Rebelde, pero de la Columna 8, la que dirigía el Che.

El poblado de Jarao, término municipal de Guasimal, pertenece a lo que es hoy la provincia de Sanctí Spíritus. Allí, en diciembre de 1931, el día 29, nace Tomás Palmero Vizcaíno. Plácido y Eulogia: sus padres; 10 años: la edad con que comienza a estudiar en Río Abajo, municipio de Guasimal; tercero: el último grado que cursa antes de empezar a trabajar, pues solo después del triunfo revolucionario termina la enseñanza primaria.

Su vida como trabajador se inicia en las duras labores agrícolas, fundamentalmente en las relacionadas con la caña, en el poblado de Taybacoa. Allí se vincula al movimiento azucarero, asiste a las reuniones en el central Natividad y escucha en vivo y en directo las palabras inspiradoras de Jesús Menéndez.

En 1957 ingresa en el Movimiento “26 de julio”, participa en el traslado de armas y municiones y realiza diversas actividades subversivas. Una vez “quemado” en la actividad clandestina, sube a la Sierra y se incorpora a la Columna No.8. Bajo las órdenes de Armando Acosta Cordero, participa en varios combates como los de Guasimal, Puente Zaza y en la toma de Jatibonico y Sanctí Spíritus.

Al triunfar la Revolución, Tomás se traslada para La Habana bajo las órdenes del Che. Forma parte de la policía militar y después integra la Policía Nacional Revolucionaria en la Novena Unidad.

A finales de 1960 se suma al Batallón de la Policía. Al regresar del Escambray Tomás recibe quince días de descanso. Cuando se produce la invasión a Girón se incorpora en la cuarta compañía.

En la mañana del 19 cae herido de gravedad. A su lado Eusebio Cañer intenta  inmediatamente socorrerlo. Tomás recibe varias heridas de bala; una calibre 50 le atraviesa el estómago y un pedazo de metralla se le incrusta en su columna vertebral. Tomás está muerto y, a su lado, Eusebio no puede hacer nada.

Continuará…

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.