Madre de mártir de Barbados fallece sin aplicarse justicia contra los terroristas

Lea más de: , ,

Inés Sánchez Salazar, madre de Inés Luaces Sánchez, víctima del sabotaje a un avión cubano en Barbados, falleció este domingo en Camagüey a los 80 años de edad, sin que se hiciera justicia contra los asesinos de su hija y otras 72 personas.

Desde que el atentado con bomba a una nave de Cubana de Aviación en pleno vuelo, frente a la isla caribeña, segara la vida de esas personas, la digna mujer no dejó de luchar cada día por exigir que los responsables del crimen, Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Avila, pagarán por el salvaje acto de terrorismo.

Su hija Inés integró el equipo nacional juvenil de esgrima que el seis de octubre de 1976 había ganado todas las medallas de oro en un certamen Centroamericano y del Caribe celebrado en Caracas, Venezuela, y regresaba a Cuba en el avión explotado.

Cada año en la escuela deportiva que llevaba el nombre de su hija se efectuaban actos de recordación por la efeméride en el que la madre participaba y expresaba como veía en las nuevas generaciones de atletas la continuidad de la malograda atleta.

Su cadáver está tendido en la funeraria de La Caridad, en esta ciudad, donde representantes de organizaciones de masas, políticas, instituciones gubernamentales, glorias del deporte cubano y atletas le rinden guardia de honor.

El sepelio está señalado para las dos de la tarde de hoy.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

1 Comentario

Rossana dijo:

La justicia llegará algún día para estos señores que se creen, que pueden hacer y deshacer en este mundo sin que les llegue su hora de pagar por sus crímenes. Esta señora que falleció sin poder verlo pero, lo veremos los que nos quedamos y de alguna forma lo verá desde donde quiera que esté, porque la justicia es divina y lo divino va más allá de lo que podemos ver o tocar.

19 enero 2011 | 04:28 pm