Paraíso en ruinas

Lea más de:

Por Francisco Arias Fernández

Sin título

Paradise es el pueblo del condado de Butte en el estado norteamericano de California que acaba de ser arrasado por el incendio forestal más letal que ha afectado a ese territorio, en el que vivían unas 27 mil personas, un porciento importante eran de la tercera edad.

Según el Departamento de Bosques y Protección de California, el saldo preliminar de los incendios que azotaron a esa zona es de al menos 87 muertos,  249 desaparecidos, más de 272 mil evacuados, cerca de 62 mil hectáreas calcinadas, 14 mil viviendas destruidas, 4 250 edificios en ruinas,  500 negocios arrasados y daños económicos incalculables.

Se señala como causa del desastre la combinación de un aumento de la cantidad de combustible natural como consecuencia de la sequía y de las condiciones atmosféricas agravadas por el calentamiento del planeta, que incide en las alteraciones climáticas.

Señalan los expertos que si bien no puede considerarse que el cambio climático sea causa principal de esos incendios sí contribuyen en gran medida a la severidad de los mismos. En el citado poblado se han registrado temperaturas récord de hasta 45°C en los meses de verano e intensa sequía.

Contraria a las tesis que menosprecian el cambio climático, diciendo que es mentira que el planeta lo esté sufriendo y manipulan el tema para culpar a otros de supuestas maquinaciones mediáticas para responsabilizar a Estados Unidos, un informe del Global Forest Watch (GFW), revelaba  que la escalada de incendios forestales en los últimos años está relacionada con los efectos de la corriente cálida del Pacífico conocida como  El Niño, que ha sido la segunda más intensa jamás registrada y creó condiciones muy secas en los trópicos.

Añade el comunicado que el cambio climático también está aumentando la intensidad y las consecuencias de los incendios forestales, así como la deforestación relacionada con la agricultura, la tala de árboles, la minería, una mala gestión de los suelos y la falta de medidas preventivas como los cortafuegos.

Las noticias cotidianas reflejan que la tragedia es global, aunque resulte alarmante la epidemia de grandes incendios en el hemisferio norte durante el verano de 2018 que han llegado hasta fecha reciente. La virulencia y severidad de los siniestros es cada vez mayor, mientras la temporada es cada vez más larga.

De ahí que muchos afirmen que los superincendios han llegado para quedarse y que la solución de fondo es luchar efectivamente contra el cambio climático antes de que el planeta llegue a un punto sin retorno, y sufra igual suerte que el Paraíso californiano convertido en infierno.

1

Más de 500 negocios destruidos y decenas de muertos mientras intentaban huir de las llamas, muchos calcinados en sus autos.

 

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

2 Comentarios

nizaro dijo:

Y todavia hay personas que dicen que no existe el cambio climatico, y que ademas no hacen nada ante esta situacion, solo criticar a traves de twiter, xq no tiene las bolas para enfrentar el problema cara a cara.

29 noviembre 2018 | 02:17 am
ALINA dijo:

QUE HORROR, Y QUE NO PUEDA HABER UNA PERSONA QUE ENTRE EN RAZON PARA QUE HAGA ALGO A FAVOR DEL CAMBIO CLIMATICO, CUANTAS PERSONAS, CUANTAS VIVIENDAS Y ECONOMIA SE HA PERDIDO AHI.

30 noviembre 2018 | 01:53 pm