Mafia, CIA y narcotráfico: Los refugiados de la CIA (Parte II y final)

Lea más de: , , ,

Por Francisco Arias Fernández

CIA

Texto relacionado:

Mafia, CIA y narcotráfico: Alianza estratégica contra Cuba (Parte I)

Al producirse el triunfo revolucionario del 1ro de enero de 1959, los principales traficantes y viciosos de la cocaína fueron los primeros en abandonar el país rumbo a Miami y otros destinos.

Por aquellos días los periódicos de la época dejan constancia de la indignación popular tras conocerse la noticia de la estampida hacia EE.UU. con casi 20 millones de dólares robados, del excapitán Julio Laurent, esbirro jefe del Servicio de Inteligencia Naval y Rolando Masferrer, cabecilla mafioso de un nutrido ejército particuar de pistoleros a sueldo que según la prensa “ya hubieran querido para sí Luciano o Al Capone”, pero del que sí dispusieron Batista y los capos de la droga en La Habana.

Si escandalosa fue la huida, insultante fue para la opinión pública cubana el hecho de que fueran abrigados y apañados tales ladrones y criminales por el gobierno de EE.UU.

Las autoridades cubanas confiscaron los casinos de juego y se produjo la salida de los mafiosos. Santos Trafficante (hijo) fue detenido y posteriormente expulsado del país en agosto de 1959.

Los narcotraficantes norteamericanos y cubanos huyeron a Nueva York y Miami, donde se reorganizaron.  Gran parte del negocio de la cocaína en la costa oriental de EE.UU. quedó en poder de los cubanos, quienes encubiertos como “luchadores de la libertad” y amparados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), al igual que las mafias sicilianas y corsas, pronto aprendieron a explotar las sensibilidades políticas de la agencia en su provecho.

Si durante el gobierno de Fulgencio Batista y otros presidentes que le precedieron, el hampa constituyó una importante base de apoyo para imponer el poder casi absoluto de EE.UU. en Cuba, una vez derrocada la tiranía, Washington volvió a utilizar a la mafia cubana y norteamericana para tratar de recuperar el poder y atentar contra la Revolución y sus protagonistas.

De esta aventura guerrerista anticubana, los principales mafiosos de Cuba y EE.UU. incrementaron su capital y nuevos personajes iniciaban el gran salto a la lista de multimillonarios a través de sus servicios a dos trampolines bien definidos: el ejército estadounidense y la Agencia Central de Inteligencia.

Con todos esos elementos se planearon y ejecutaron múltiples acciones terroristas hasta la constitución de un ejército mercenario, aniquilado y derrotado en menos de 72 horas en Playa Girón, en abril de 1961.

Sin embargo, el fracaso de Bahía de Cochinos, dañó demasiado el orgullo de los gobernantes estadounidenses y deseaban más que nunca eliminar a Fidel Castro y los principales líderes de la Revolución. Dentro del sinnúmero de estrategias diseñadas por la CIA para llevar a cabo el asesinato, el más desesperado y escandaloso para la opinión pública norteamericana reveló la alianza de los servicios especiales con la mafia.

Más de tres décadas y medias después de los acontecimientos, el diario madrileño El País se hacía eco de la información desclasificada en 1997: “El sindicato del juego -la Mafia- estaba furioso con la revolución castrista, que le había hecho perder los 1000 millones de dólares anuales de la época que le procuraban sus inversiones en hoteles, casinos y burdeles de Cuba. Y seguía teniendo sicarios en la isla caribeña”.

Añade la información que en agosto de 1960, el capo Sam Giancana, jefe de la mafia de Chicago, rechazó los 150 mil dólares que ofrecía la CIA por la cabeza del máximo dirigente cubano y afirmó: “A Castro lo matamos gratis”.

El gánster Giancana (el agente Sam Golden para la CIA) había estado involucrado en los años 1950 en la utilización de Cuba como base y ruta del narcotráfico, centro de abortos y otros negocios ilícitos; mantenía estrechos vínculos con funcionarios del gobierno y empresarios connotados; y en el momento del ofrecimiento de la agencia para asesinar al líder de la Revolución Cubana, el mafioso aparecía en letras destacadas dentro de la lista del Fiscal General de los Estados Unidos como uno de los 10 criminales más buscados en ese país.

Entre septiembre de 1960 y junio de 1962, el trío mafia-CIA-narcotráfico fracasó en al menos tres planes de atentado reconocidos en documentos que eran secretos hasta finales de los años 1990.

En febrero de 1961, la CIA contactó al mafioso de la Florida Santos Trafficante (hijo) con el objetivo de introducir en Cuba unas cápsulas venenosas para atentar contra la vida del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Al ser expulsado de Cuba dos años antes, había establecido fuertes nexos con cabecillas y organizaciones contrarrevolucionarias de la Florida; participó con algunas de sus “prominentes figuras” en negocios de narcotráfico desde Sudamérica, y aprovechó para sus negocios instalaciones de la CIA en Guatemala, Costa Rica, Nicaragua y Panamá.

Para cumplir el encargo de la CIA y tratar de introducir el arma letal en Cuba, Trafficante acudió a su antiguo “colaborador” Manuel Antonio Varona Loredo, primer ministro y presidente del Senado durante el gobierno de Carlos Prío Socarrás (1948-1952).

La elección se basó en la confianza de la mafia en Varona y en su condición de cabecilla de una organización contrarrevolucionaria que operaba en Cuba denominada “Rescate”, la cual se encargaría de terminar la operación dentro del país.

La CIA confió a la mafia el caso Cápsula para tratar de no aparecer en escena, pero los vínculos estrechos de Trafficante con Varona fueron doblemente reveladores. El expresidente del Senado cubano era un mafioso Made in Cuba de los años 1950, y a la vez un hombre de la CIA, que ensayaba papeles protagónicos en el montaje de la inminente invasión por Playa Girón.

Por su participación clandestina en el fallido plan de atentado cobró por “dos nóminas” de un solo origen: un millón de dólares a través de la mafia y 10 mil directamente de la CIA.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

3 Comentarios

raymundo dijo:

Durante muchos años de revolución, los gobiernos de EEUU han hecho lo imposble por derrotarla. Es de mucha importacia que publicaciones como estas, dode se reflejan las maneras mas canallas de un estado poderoso sobre nuestro pequeño pais, sean pressentada no solo en este medio, si no divulgada en varias plataformas en que la juventud sobre todo tenga el mayor conocimiento de lo que ha pasado y lo que puede suceder contra la nación.

19 septiembre 2018 | 07:16 am
raymundo dijo:

Durante muchos años de revolución, los gobiernos de EEUU han hecho lo imposble por derrotarla. Es de mucha importacia que publicaciones como estas, dode se reflejan las maneras mas canallada de un estado poderoso sobre nuestro pequeño pais, sean presentada no solo en este medio, si no divulgada en varias plataformas en que la juventud sobre todo tenga el mayor conocimiento de lo que ha pasado y lo que puede suceder contra la nación.

19 septiembre 2018 | 07:18 am
MARCOS CORTEZ dijo:

Desde Venezuela le decimos al mundo que somos libres , soberanos e independientes, no somos ni seremos colonia de ningún imperio , no permitiremos mancillen nuestra soberanía , viva la libertad plena de los pueblos del mundo.
QUIENES DOMINAN EL MUNDO? R: LA ÉLITE SUPRANACIONAL
SALVAR LA ESPECIE

20 septiembre 2018 | 08:43 am