¿El mayor riesgo para la salud en el mundo?

Lea más de: , , ,

Por Francisco Arias Fernández

26781636_846024032236150_669507376_o

Pese a que en el planeta se producen suficientes alimentos para sus alrededor de siete mil millones de habitantes, unas  795​ millones de personas no tienen los suficientes para llevar una vida saludable y activa, mientras que el hambre mata cada año a más seres humanos que el SIDA, la malaria y la tuberculosis juntos, de acuerdo con estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Uno de cada 8 terrícolas se va a la cama con hambre y la gran mayoría vive en países en desarrollo, donde el 12.9% de la población presenta desnutrición. Asia es el continente con la  mayor cantidad de personas que padecen hambre – dos tercios del total y África subsahariana es la región con mayor prevalencia (porcentaje de la población) con hambre (una persona de cada cuatro presenta desnutrición).

De acuerdo con el último informe publicado por la FAO y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), octubre de 2017, el hambre se ha incrementado en América Latina y el Caribe por primera vez en más de dos décadas (afecta a 42,5 millones de personas).  A la vez el rezago de las áreas rurales de la región es alarmante: la pobreza rural es 20 puntos porcentuales mayor que la urbana, mientras que la pobreza extrema es 22 puntos porcentuales superior que su contraparte urbana.

Cada año, casi 7 millones de niños mueren en el mundo antes de cumplir los cinco años. La nutrición deficiente es la causa de casi la mitad (45%) de esos fallecimientos (3,1 millones); del retraso en el crecimiento (uno de cada cuatro) y del bajo peso (uno de cada seis, que representa aproximadamente 146 millones).

Cada año nacen 17 millones de niños con un peso inferior para su talla como consecuencia de la mala alimentación de su madre. Según la UNICEF, alrededor de un 50% de las mujeres embarazadas en países en vías de desarrollo padecen anemia, lo que significa que 315,000 féminas mueren cada año al dar a luz debido a hemorragias.

Unos 66 millones de menores en edad escolar primaria asisten a clases con hambre en los países en desarrollo. Sólo en África hay 23 millones. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) estima que se necesitan alrededor de 3,2 mil millones de dólares por año para llegar a todos. África subsahariana es la región con mayor prevalencia (porcentaje de la población) con hambre. Una persona de cada cuatro presenta desnutrición.

Para el PMA, el hambre está asociado a la pobreza y escasez de recursos en los países en desarrollo; la falta de inversión agrícola; el cambio climático; las guerras; los mercados inestables y el desperdicio de alimentos.

La gente que vive en situación de pobreza generalmente no puede costearse comida nutritiva para ellos ni sus familias; carecen de una buena infraestructura agrícola; los desastres naturales como inundaciones, tormentas tropicales y largos periodos de sequía están aumentando, lo cual trae consecuencias devastadoras para la gente de bajos recursos que vive en países en vías de desarrollo; los conflictos armados interrumpen de manera constante la cosecha y producción de alimentos, desplaza a los trabajadores, destroza las infraestructuras productivas y genera severas crisis de seguridad alimentaria.

Las desigualdades globales y la inequidad, frutos del neoliberalismo, aflora el último ingrediente de la tragedia: un tercio de todos los alimentos producidos (1.3 mil millones de toneladas) nunca es consumido. Se botan en nombre de la competencia, de la estabilidad de los precios en el mercado capitalista y en función de los bolsillos de los magnates.

Producir estos alimentos también se utilizan preciados recursos naturales necesarios para alimentar al planeta. Cada año, los alimentos que son producidos, pero que no son consumidos aglutinan un volumen de agua equivalente al flujo de agua del rio Volga, en Rusia. Producir estos alimentos también libera un aproximado de 3.3 mil millones de toneladas de gases de invernadero. Eso tampoco importa mucho a quienes niegan la existencia del cambio climático.

Asegura el PMA que este desperdicio de alimentos representa una oportunidad perdida en la lucha por mejorar la seguridad alimentaria global. Estoy plenamente de acuerdo, pero es también una burla a la inteligencia humana y al sentido común, una muestra del flagrante desprecio por los derechos  humanos de millones, que las estadísticas dan en uno de cada ocho adultos, pero en muchos casos uno de cada tres niños.

El mundo no solo ha sido incapaz de resolver la situación de los 795 millones de personas amenazadas de morir por hambre, que requeriría sumas millonarias, pero insignificantes respecto a las gastos de billones en la carrera armamentista o los centenares de miles de millones de presupuestos militares que apuntalan las aventuras bélicas y hegemonistas del siglo XXI.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

20 Comentarios

lia dijo:

que lastima pobre niños que sufren de este acontecimiento!!…a parte de eso también viven en muy malas condiciones donde cogen enfermedades dañinas y son vulnerables a cualquier cosa que halla en el ambiente

10 enero 2018 | 06:37 am
Susy Sosa dijo:

Profe, buen artículo!!!! Muy ilustrativo de la realidad actual de la hambruna y pobreza que existe en el mundo. Cuando lo leía me venían a la mente las palabras del Comandante en Jefe en las tribunas internacionales hablando de este tema, donde defendía a los pobres de la tierra. Y por supuesto, que siempre dejaba claro que ninguno de los casos ocurre en Cuba. En nuestra Patria podrán existir dificultades, lo sabemos, pero ninguna están asociadas a niños que vayan a la escuela hambrientos, que niños nazcan distróficos porque sus madres no tenían que comer. Nuestra esperanza de vida es alto, por tanto no se nos mueren niños por hambre. Esto no es teque, es una realidad visible y que a veces a los que nos critican se les olvida este lado de la historia de la humanidad.

10 enero 2018 | 07:11 am
Laly Bravo dijo:

Por suerte, he crecido en un país donde esos problemas no existen. Me apena que niños y madres de otros países padezcan de estos problemas de hambruna y miseria.

10 enero 2018 | 07:13 am
Ale dijo:

Francisco nos viene con otro desafío. A veces nos quejamos de las necesidades en Cuba, las cuales hay que resolver; pero cuando uno lee sobre estas calamidades mundiales entiende los esfuerzos de nuestro gobierno por entregar un poco de comida a todos.

10 enero 2018 | 07:41 am
Daniel Guerra dijo:

Reflexionar y compulsar a la humanidad y a los políticos a hacerlo, e incluso a los círculos de poder imperiales y hasta sus tanques pensantes también, de que las tragedias en que se dirime la especie humana hoy día: la hambruna y otros males que la corroen, yace como una serpiente que no mengua y la retuerce. Duele saber que 795 millones de personas sufren dicímiles de vicisitudes y los ominosos que ambicionan para sí lo que realmente debiera compartirse con equidad para todos, no les importa más que el diseño de políticas que los haga cada vez más poderosos en la concentración de las riquezas, a merced del camino angosto y prejuiciado que lleva a los vilipendiados y desposeídos en este mundo, rumbo a la fatalidad y la muerte. #Cuba no calla, denuncia, compulsa a que aún se está a tiempo e insiste en que se promulguen políticas y acciones verdaderas para salvar la especie humana antes de que sea demasiado tarde.

10 enero 2018 | 07:51 am
Irita dijo:

Totalmente de acuerdo con lo planteado en este artículo, la desigualdad mundial es la máxima responsable de que en el mundo mueran por hambre cada día miles de personas, basta ya con la proliferación de armas y vamos a producir alimentos para todos los pobres del mundo.

10 enero 2018 | 08:08 am
@annicuba dijo:

Esa imagen primeramente me entristeció mucho, luego el texto me dió los elementos para decir una vez más que debemos como humanidad luchar contra esto, poner nuestro granito de arena, hoy vivo más orgullosa de mi país

10 enero 2018 | 09:01 am
Laurita dijo:

Es triste ver que esa es una realidad en tantos países del mundo, ya lo dijo una vez el Comandante en Jefe “desaparezca el hambre y no el hombre”.

10 enero 2018 | 09:03 am
Alberto p dijo:

Cabe destacar los esfuerzos que varios países han hecho para enfrentar enfermedades como el sida, tuberculosis, etc. Sin embargo, la mala alimentación está haciendo más daño y no le dan importancia; lo más triste es que países más desarrollados que se llaman así mismo “defensores” mundiales de la paz, la democracia, en fin las cosas “correctas” tengan la posibilidad de enfrentar este flagelo de forma aplastante y mostrar sus buenas intenciones a la humanidad; es que se me olvidaba, para ellos no existen las buenas intenciones, solo negocios.

10 enero 2018 | 09:06 am
cubana dijo:

Pena por estas personas que mueren de hambre y desnutricion, verguenza para los que en el mundo hacen caso omiso de esto y gastan millones de pesos en guerras, los hobres del mañana de estas naciones no sobreviviran.

10 enero 2018 | 09:38 am
Eduardito dijo:

Cómo es posible esto ¿alguien que me explique?
Esto no puede sueceder

10 enero 2018 | 10:17 am
Alexander Dias dijo:

Excelente material que recoge elementos sumamente importantes que nos conlleva a reflexionar. A ver como esta realidad no contrasta con la nuestra, en un país bloqueado económicamente y expuesto a constantes agresiones de todo tipo, estas cuestiones constituyen una prioridad para nuestro país, donde en los territorios más intrincados de la isla se les brinda igual atención que a los residentes en la capital, en fin, que Cuba es Cuba y no la cambiamos por nada.
Les recomiendo este material publicado en un medio del interior del país, titulado “Porque en Cuba cada vida cuenta”.
http://www.cadenagramonte.cu/articulos/ver/76273:porque-en-cuba-cada-vida-cuenta

10 enero 2018 | 10:21 am
Rolandito dijo:

Que uno de cada 8 terrícolas se va a la cama con hambre es inhumano y cruel. ¿Acaso la guerra es más importante que la salud de los seres humanos? Tenemos que promover la cooperación entre todos los países, convivir de manera pacífica respetando a nuestros semejantes e impedir políticas desiguales.

10 enero 2018 | 10:23 am
Alejandro dijo:

Este es un mal que azota bastante (según las estadísticas que muestra el artículo) a parte de la población en el mundo. ¿Y entonces por qué no se le da un golpe de gracia? Desaparezca el hambre y no el hombre.

10 enero 2018 | 10:59 am
liu dijo:

Es doloroso ver como mueren niños cada día por el hambre, y ver como el presidente de E.U destina tanto dinero en la guerra y armamentos, es un privilegio para todos los cubanos vivir en nuestra sociedad donde estoy segura no se acuesta ningun niño con hambre

10 enero 2018 | 11:17 am
emigdia Tamayo dijo:

Todos los que estemos en contra de la probresa y las desigualdades en el mundo debemos pronunciarnos en cualquier tribuna a favor de los pobres y sus derechos a ir a la cama con el minimo indispensable de los alimentos y en contra del capitalismo que solo piensa en como fomentar su poder ,que no les importa invertir millones y millones cada año en armamentos para sus planes de guerra y crear mas muertes ademas de las que provocan por el hambre.

10 enero 2018 | 11:31 am
Tati dijo:

El autor muestra cifras que luego de pensar en lo triste y dañino que es esto para la humanidad, te da la medida de la suerte que tenemos los cubanos, pese a las carencias y problemas ningún niño cubano padece de esto, y cuenta con total apoyo del gobierno, viva mi cubita bella

10 enero 2018 | 12:05 pm
Pablo Alberto dijo:

Francisco nos vuelve a ilustrar lo que significa voluntad política. Cuba, desde la posición de un país con limitaciones económicas, puede, por el modelo que en materia de DDHH propone, atender estos problemas en su población.

10 enero 2018 | 01:07 pm
Mayito dijo:

Buen artículo aunque debemos trabajar en hacer más conciencia en los organismos responsables en garantizar que nuestra sociedad mejore su alimentación. Es preocupante ver como cada día las generaciones creciente eligen, prefieren y se desviven por consumir productos dañinos para la salud (Pelly, perritos o salchichas, pollos macrobioticos, etc) con un alto contenido de glutamato monosódico sustancia que destruye nuestras neuronas y provoca desórdenes mentales, tales como depresión nerviosa, ansiedad, Alzheimer, esquizofrenia, y tendencias suicidas. Y también fatiga crónica, náusea, vómito, diarrea, dolor de cabeza, taquicardia, asma.Provoca además obesidad, y “enfermedades cardíacas, arterosclerosis, tensión arterial alta”, artritis reumatoide, apendicitis, diabetes, esterilidad y hasta cáncer. Lo peor es que no te quedan variantes. Es real que se realiza un gran esfuerzo por garantizar la alimentación pero se pueden revisar la cifras del MINSAP.

10 enero 2018 | 03:23 pm
Martha dijo:

Coincido en que debemos urgentemente resolver problemas que nos aquejan desde hace rato, pero son problemas que al leer estas verdades te parecen como si fueras un niño malcriado llorando por un caramelo, no podemos seguir quejándonos, debemos hacer, no podemos seguir creyendo que son otros los que deben solucionar nuestros problemas cotidianos, al leer esto me parecen irrelevantes, sin quitarle su importancia, ojala sepamos cuidar lo que tenemos y perfeccionarnos por un país mejor con todos y por el bien de todos, que nuenca regresen estas imagenes a nosotros, nuestros niños gozan de buena salud,

10 enero 2018 | 05:09 pm