Noticias

  • F (12) - copia

    Noticias

    19 vidas de abril (12): Otro que se sumó

    Tomado del libro “66 horas”, de Rodolfo Romero. Félix: Recuerdo que en medio del combate se acercó una ambulancia nuestra por toda la carretera. Seguramente venía a recoger a algún herido. En ese momento, recibió el impacto de un proyectil y dio como dos vueltas en el aire. Había mucha gente sacando heridos. Wilfredo[1]: Da […]

  • F (11) - copia

    Noticias

    19 vidas de abril (11): Roberto, Efraín y el otro Eusebio

    Allí, en la arena, al oeste de Girón, transcurre el violento combate. A Efraín un obús le destroza las dos piernas. La asistencia médica no puede llegar a tiempo y su cuerpo queda tendido en la arena, cubierto con ramas por sus compañeros, hasta que es retirado del lugar. Roberto y Eusebio, víctimas del fuego enemigo, también caen.

  • F (10) - copia

    Noticias

    19 vidas de abril (10): Vocación de héroe

    Tomado del libro “66 horas”, de Rodolfo Romero. «Las sombras de la noche comenzaban a cernirse sobre la carretera que va de Playa Larga a Playa Girón. Los vehículos que han logrado rebasar el ataque de la aviación norteamericana se detienen al borde del camino. Adalberto desciende de uno de ellos. «Una figura familiar se […]

  • F (9) - copia

    Noticias

    19 vidas de abril (9):El capitán Carbó

    Todos coinciden en que en ningún momento dejó de arengar a los combatientes, que aún herido en un hombro seguía combatiendo, que el disparo mortal lo recibió en la frente y que nunca soltó su fusil FAL. Algunos dicen que estaba encima de uno de los tanques, otros que avanzaba pegado a la costa…

  • F (8) - copia

    Noticias

    19 vidas de abril (8): Trató de agarrarlo, de socorrerlo…

    Unas horas después, sobre la arena de la playa, se funden en un eterno abrazo. Cuando se lanza a socorrer a su amigo, mientras lo sujeta por la cintura para que no caiga al suelo, las mismas balas enemigas acaban con su corta vida; fiel a la Patria y a su amigo.

  • F (7) - copia

    Noticias

    19 vidas de abril (7): Un soldado de las cañas

    “El tiroteo fue muy intenso pero la orden era seguir avanzando. Unos metros más adelante lo vi tendido en el suelo, la 50 lo había atravesado y también tenía perforado el cráneo. ¡Mi amigo Palmero, caray! Yo lo conocí cuando los días del Escambray. Él venía también del Ejército Rebelde, pero de la Columna 8, la que dirigía el Che”, cuenta Félix.

  • F (6) - copia

    Noticias

    19 vidas de abril (6): El hijo de Maximina

    Le explotó un obús de mortero y entonces quedó abierto completo, no se le veía la cara ni nada. Digo: “Coño, quién será”. Lo veo vestido de verdeolivo y pienso: “este es policía también”. Saco el carné del bolsillo y cuando veo el carné, óigame, yo me eché a llorar compadre, a mí no me da pena decirlo.

  • F (5) - copia

    Noticias

    19 vidas de abril (5): El muchacho de Caimanera

    El capitán Sandino mandó a pedir granaderos para que fueran a la vanguardia. Entre ellos avanzó Wilfredo Gonce Cabrera, que era como hermano mío. Pasó a mi lado y cuando me vio, regresó un momento y me dijo:
    – Oye, cuídate Pepín.
    – También cuídate tú, mi hermano, que tú vas alante ahora.
    – No hay problema- me dijo. Esa fue la última vez que lo vi.

  • F (4) - copia

    Noticias

    19 vidas de abril (4): El carpeta de la 16 unidad

    Cuenta Iraida que “dos veces viró para despedirse y hacerme una nueva recomendación. Por último quería darme un dinero que tenía, yo le dije: ´Es mejor que lo lleves, puede hacerte falta´. Me dijo: ´Estás enferma y yo allá me las arreglaré. Además, no sé si saldremos en alguna operación, o si iremos a combatir”.

  • 19 vidas de abril (3): Uno de los hermanos Sánchez

    Noticias

    19 vidas de abril (3): Uno de los hermanos Sánchez

    El aire batía un poquito y lo húmedo del calzoncillo, la sustancia esa, se prendía. Me apagaba con la mano, le daba manotazos a la candela y se volvía a prender. En la pierna, en el brazo, y yo apagándome. Con las manos. No había otro medio para apagarse (…) Me quemé toda la cara. El pelo no se quemó por la boina, parece. Con el fusil y las manos me había tapado los ojos. Toda la cara quemada, los brazos, las piernas, la espalda: el 63 por ciento del cuerpo quemado.