06BRUSSELS524: Consejero legal sobre la guerra contra el terrorismo

Lea más de: , , , , , , ,

Cable del 15 de febrero 2006, que refiere un encuentro del consejero legal de la secretaria de Estado, John Bellinger, con funcionarios de la Unión Europea. El alto funcionario de la administración Bush se reunió con autoridades de la Unión Europa los días 7 y 8 de febrero de 2006 para advertirles las consecuencias que tendría el apoyo a una resolución presentada por Cuba sobre Guantánamo ante la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra. Alertó que “el apoyo europeo a una resolución sobre Guantánamo implicaría un serio retroceso en la cooperación EEUU-UE contra el terrorismo y daría la impresión inaceptable de que la UE está aliada con Cuba en contra de los Estados Unidos”.

Referencia: 06BRUSSELS524
Fecha del Cable: 2006-02-15 17:05
Clasificación: CONFIDENCIAL
Origen: Embajada de Bruselas
Asunto: Consejero legal sobre la guerra contra el terrorismo.

1. (C) RESUMEN: El Consejero Legal del Sec. de Estado, John Bellinger se reunió con un grupo completo de interlocutores de la Unión Europea en Bruselas el 7-8 de febrero para discutir los puntos de vistas estadounidenses del marco legal para la guerra contra el terrorismo. El enfatizó que las decisiones estadounidenses para el tratamiento de la amenaza terrorista global sin precedentes se habían tomado después de una seria consideración de todas las opciones legales y políticas y que los funcionarios europeos tenían que públicamente subrayar la solidaridad EE.UU.-Unión Europea en la lucha contra el terror. Sobre los detenidos en Guantánamo y Al Qaeda, Bellinger argumentó que Estados Unidos  estuvo y está actuando en el contexto de una nueva forma de conflicto internacional armado, y que por tanto, mientras que las Convenciones de Ginebra no encajan bien en esta nueva situación, las reglas de la guerra proporcionan un marco más apropiado que las leyes penales nacionales. El discutió acerca de las preocupaciones sobre el tratamiento a los detenidos. Bellinger  además planteó que la rendición es una herramienta vital contra el terror. Finalmente, estimuló que la Unión Europea no apoyara una resolución cubana en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU sobre Guantánamo. La respuesta de la Unión Europea a la visita fue extremadamente positiva, y el Consejero Legal de la Presidencia austriaca de la Unión Europea subrayando que “la lucha contra el terror es nuestra (compartida) lucha”.

Los europeos, sin embargo, mantienen preocupación sobre los asuntos de protección.

FIN DEL RESUMEN.

SERIE COMPLETA DE REUNIONES

2. (SBU) El  7-8 de febrero, el Consejero Legal del Sec. de Estado John Bellinger se reunió con un amplio rango de funcionarios estatales y de la Unión Europea, que incluyeron a   Robert Cooper, Director General para la Política Extranjera y de seguridad Común en el Consejo Secretarial de la Unión Europea; Jean-Claude Piris,  Director General de los Servicios Legales del Consejo Secretarial de la Unión Europea; Michel Petite,

Director-General de los Servicios Legales de la Comisión Europea; Jim Cloos, Director del Secretariado del Consejo para las Relaciones Trasatlánticas, Derechos Humanos y las Naciones Unidas; y Gijs de Vries, Coordinador de la Unión Europea para la Lucha contra el Terrorismo. La visita culminó con una discusión de dos horas y media, donde el COJUR (Grupo de Trabajo de los Servicios Legales de la Unión Europea) que comprende al MFA Servicios Legales de los 25 estados miembros de la Unión Europea, más los Servicios Legales de la Comisión y Consejo y observadores rumanos y búlgaros.

CONTEXTO BÁSICO: CONFILCTO GLOBAL SIN PRECEDENTES

3. (SBU) Bellinger enfatizó que la situación en la que EE.UU. y sus aliados se encuentran no tiene precedentes, enfrentados a miles de terroristas asociados y de Al Qaeda en todo el mundo, cuyo objetivo es infligir bajas (muertes) masivas de civiles inocentes por cualquier medio posible. Los marcos legales que están disponibles, las Convenciones de Ginebra y la ley penal doméstica, no encajan bien en esta situación sin precedentes. En este contexto, la USG ha estado pensando fuertemente en la mejor vía para procesar el conflicto que ha caído, de forma tal que sea política y legalmente legítima, y la respuesta a la pregunta de cuáles deben ser las reglas que rijan la guerra contra el terror, no es una respuesta fácil.

CONFLICTO ARMADO INTERNACIONAL CON AL QAEDA

4. (SBU) Está claro, dijo Bellinger, que la respuesta militar contra el Taliban y Al Qaeda en Afganistán después de los ataques del 11 de Septiembre, una acción cubierta por la Resolución 1373 del Consejo de Seguridad de la ONU, está adecuadamente categorizada como un conflicto armado internacional. Estados Unidos considera que la lucha continua contra Al Qaeda permanece como un estado legal del conflicto armado internacional. Al Qaeda ha atacado y continua atacando, nuestros barcos, embajadas, personas y territorios. Sus líderes han declarado explícitamente la guerra contra nosotros. Por tanto, el marco legal apropiado no puede se el de la ley penal doméstica. Al Qaeda no es lo mismo que los grupos terroristas nacionales europeos, como el IRA o RAF, ya que es global y opera fuera y a lo largo de la frontera estadounidense. Es, de hecho, una nueva manifestación en el campo de batalla, de los “ejércitos terroristas”. Conceptualmente, este es un conflicto militar, no es una acción policial para rodear a los criminales. La mayoría de los detenidos han sido capturados por nuestra Fuerzas Armadas en campos de batalla foráneos. Prácticamente, estos casos serán virtualmente imposibles de manejar por nuestros tribunales nacionales, ya que casi no hay testigos, ni declaraciones, ni evidencias documentales o forenses que se ajustasen a los patrones nacionales.  De acuerdo con esto, el marco más apropiado serían las reglas del conflicto armado internacional.

5. (SBU) Es importante señalar, enfatizó Bellinger la distinción entre la declaración política del Presidente, de que somos parte de una “guerra contra el terror” y el estado legal del conflicto armado internacional con Al Qaeda.  Cuando el Presidente habla de la Guerra contra el Terror después del 11 de Septiembre, el está tomando la posición de que todos nosotros debemos declarar nuestra oposición al terrorismo de cualquier tipo. Estados Unidos también considera, sin embargo, de que ha estado y continua estando en un estado legal de conflicto armado, específicamente, con  Al Qaeda.

¿DETENIDOS PROTEGIDOS POR CONVENCIONES DE GINEBRA?

6. (SBU) Bellinger enfatizó que las reglas actuales del conflicto armado internacional no encajan muy bien con esta situación sin precedentes. Después del 11 de Septiembre, los EE. UU. cuidadosamente consideraron  si y hasta que punto las Convenciones de Ginebra eran aplicables. El Artículo 2 de la Tercera Convención de Ginebra declara que estas convenciones se aplican solamente entre Altos Contrincantes. Mientras que Afganistán era un Alto Contrincante, Al Qaeda no lo es. Además, el Artículo 4 dictamina que un POW (prisionero de guerra) debe ser un soldado de un ejército nacional, usar uniforme con insignias marcadas, llevar abiertamente armas y seguir las leyes y costumbres de la guerra. Debido a que el Taliban no posee estas condiciones, ellos no están protegidos como POW bajo las Convenciones de Ginebra. Además, los miembros de Al Qaeda no podían ser considerados “personas protegidas” bajo la Cuarta Convención de Ginebra. La Cuarta Convención define a las “personas protegidas” como civiles atrapadas en un conflicto. Al Qaeda no estuvo atrapada, sino que inició el conflicto. Bellinger señaló que los privilegios se otorgan a los POW bajo las convenciones de Ginebra al seguir las leyes de la guerra, los cuales tratan de proteger a los civiles de los daños. Al Qaeda y el Taliban desestiman completamente las leyes de la guerra y atacan internacionalmente a los civiles.

7. (SBU)  Si no están considerados como prisioneros políticos o personas protegidas, ¿Entonces cual es la condición (estatus) de los combatientes de Al Qaeda y el Taliban? Bellinger aseveró que existe un claro vacío entre estos términos y el vacío es internacional. El Artículo 5 de la Cuarta Convención de Ginebra, señala, especifica que los “espías y saboteadores” no tienen derechos ni privilegios bajo las Convenciones de Ginebra. Esta designación de “espías y saboteadores”, es la designación de las Convenciones de Ginebra que más estrechamente describe a los terroristas de Al Qaeda. Además, aunque son combatientes, ellos son mejor definidos como combatientes ilegales que no tienen derecho a protección alguna bajo las Convenciones de Ginebra. Bellinger también explicó que el término “combatiente ilegal” no es un término nuevo, sino que se ha utilizado durante años en tratados y manuales militares par describir a aquellos que se involucran en combate, pero de una manera ilegal.

8. (SBU) Bellinger  añadió que la respuesta estadounidense a los ataques de Al Qaeda no hace combatientes legítimos a los miembros de Al Qaeda bajo las Convenciones de Ginebra. Al Qaeda no sigue las leyes de la Guerra, y el hecho de que EE.UU. esté defendiéndose, de ninguna forma hace legítimos a los combatientes ilegales bajo las propias leyes que ellos no respetan.

PATRONES PARA EL TRATAMIENTO A LOS DETENIDOS

9. (SBU) Si las protecciones de las Convenciones de Ginebra no son aplicables, Bellinger dijo, existe la cuestión de qué reglas está aplicando EE.UU. para los detenidos. En concordancia, para esclarecer la política de Estados Unidos hacia los detenidos, el Presidente Bush emitió una directiva pública el 7 de febrero del 2002, titulada “Tratamiento Humano a los detenidos de Al Qaeda y el Taliban”. Esta directiva ordena que todos los detenidos bajo el control de la Fuerza Armada sean tratados humanamente y, hasta el punto apropiado y consistente con la necesidad militar, en consistencia con las Convenciones de Ginebra. Además, Estados Unidos permanece obligado y comprometido con la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura y otros Tratamientos y Castigos Crueles, Inhumanos  o Degradantes. Esto incluye el Artículo 4, el cual prohíbe la tortura, y el Artículo 3, el cual prohíbe la transferencia de personas a países donde existe la probabilidad sustancial de que serán torturados. El Artículo 3 se aplica caso a caso. El pobre registro de un país sobre derechos humanos levantará la bandera roja, pero no necesariamente conlleva a una prohibición contra la transferencia de un detenido a ese país. Por el contrario, en cada caso individual Estados Unidos busca la garantía de que la persona involucrada no será torturada, y la transferencia es solo permitida si esas garantías son consideradas creables. En relación con el Artículo 16 de la Convención contra la Tortura, la cual prohíbe el tratamiento cruel, inhumano y degradante, el Senado de EE.UU. expresó reservas durante la ratificación en 1995, ya que no existe definición sobre “el tratamiento cruel, inhumano y degradante” en la Convención.  La salvedad (reserva/distingo) del Senado establecía que Estados Unidos atara esta disposición a las prohibiciones de tratamiento cruel e inusual a la Quinta, Octava y Catorce Enmiendas a la Constitución de Estados Unidos. Debido a que estas enmiendas constitucionales se aplican solamente a ciudadanos estadounidenses en territorios bajo la jurisdicción de Estados Unidos, el Departamento de Justicia interpretó que la salvedad (reserva/distingo)  del Senado significaba que el Artículo 16 solamente se aplica dentro de Estados Unidos. Sin embargo, como la Secretaria Rice planteó  en diciembre, en material de política Estados Unidos tratará  los detenidos en consistencia con estos patrones.

10. (SBU) Bellinger describió la reciente legislación estadounidense que fomenta la codificación de los patrones aplicados a los detenidos. La Ley para el Tratamiento a los Detenidos del 2005, él explicó, permite a las Fuerzas Armadas utilizar las técnicas de interrogatorio relacionadas en el Manual de Campo del Ejército Estadounidense. Además, la Enmienda McCain codifica la prohibición de tratamiento cruel, inusual e inhumano como fue interpretada por el Senado en su salvedad (reserva/distingo) en relación con el Artículo 16 de la Convención contra la Tortura, de cualquier detenido independientemente de su nacionalidad o donde esté recluido. Además, la Enmienda Graham-Levin permite a los detenidos apelar los resultados de sus comisiones militares o Tribunales de Revisión la Condición (estatus) del Combatiente (ver párrafo 12) ante las cortes federales, y limita la capacidad de los detenidos de presentar recursos de habeas corpus frívolos, ajustados a las cortes estadounidenses. Bellinger además explica la declaración de firma del Presidente, emitida con la firma de la Enmienda McCain. Bellinger dijo, que la enmienda está en concordancia con la acostumbrada práctica presidencial  y no indica ninguna intención de ignorar la ley. Por el contrario, la declaración explica cómo el Presidente intenta interpretar la ley en consistencia con los poderes conferidos a él por la Constitución. Bellinger señaló más adelante la declaración pública lanzada por la Casa Blanca al mismo tiempo, la cual demuestra el compromiso del Presidente de mantener la Enmienda McCain.

REVISIÓN NORMAL DE LOS CASOS DE LOS DETENIDOS

11. (SBU) Bellinger entonces presentó algunas cuestiones más inquietantes. Por ejemplo, de acuerdo con las reglas del conflicto armado internacional, una nación puede retener a los detenidos hasta el final del conflicto, cuando estos ya no signifiquen una amenaza. ¿Cuánto tiempo, sin embargo, durará la guerra contra Al Qaeda? ¿Pueden los detenidos ser retenidos indefinidamente?  ¿Qué pasa si algunos son inocentes? Estados Unidos reconoce que estas son cuestiones inquietantes, pero no considera que tales cuestiones  pudieran justificar la decisión de no detener a personas que representan un peligro para los ciudadanos estadounidenses. Para lidiar con este problema en Guantánamo, Estados Unidos ha creado un proceso de Junta de Revisión Administrativa anual para determinar, para cada individuo detenido, si este debe aún ser considerado en estado de guerra contra Estados Unidos. Este proceso ha tendido como resultado en la liberación de 180 detenidos y la transferencia de 76 a otros países, dejando aproximadamente 500 detenidos en Guantánamo. De los liberados, al menos una docena se ha conocido han regresado a la lucha contra Estados Unidos.

12. (SBU) La cuestión ha sido presentada como la posible inocencia de los detenidos en Guantánamo. Como establecen las Convenciones de Ginebra, si existiese alguna duda sobre la consideración de un individuo como prisionero de guerra o no, debiera existir un tribunal como lo establece el Artículo 5. Debido  a que los luchadores del Taliban y Qaeda no reunían las condiciones necesarias para el otorgamiento de la condición (estatus) de prisionero de guerra, el Presidente decidió que los tribunales de Artículo 5 no eran necesarios. En el 2004, sin embargo, los Tribunales de Revisión la Condición (estatus) del Combatiente (CSRTs) fueron ordenados por la Corte Suprema. El proceso de los Tribunales de Revisión la Condición (estatus) del Combatiente va más allá de los breves tribunales requeridos por el Artículo 5, proporcionando a cada individuo detenido una revisión completa. Estos Tribunales de Revisión la Condición (estatus) del Combatiente han traído como resultado la determinación de que no existía suficiente información sobre la cual retener a 38 detenidos.

EJECUCIONES

13. (SBU) Bellinger señaló que las ejecuciones han sido utilizadas durante décadas para detener terrositas y criminales que no pueden ser extraditados ni tampoco detenidos ni llevados a la justicia. Él enfatizó que los Estados Unidos no llevan a cabo ejecuciones “extraordinarias” con el propósito de torturar a sospechosos, ni transferirlos a países en los cuales ellos serán torturados. Existen varias circunstancias en las cuales la ejecución pudiese ser la mejor opción. En todos los casos, las ejecuciones son conducidas de manera consistente con las obligaciones internacionales y la soberanía de otros estados. Los Estados Unidos espera los estados que cooperan en las actividades de ejecución, también lo harán en consistencia con sus legislaciones nacionales.

14. (SBU) Bellinger trató de disipar  las imputaciones de que cientos de personas habían sido secuestradas de las calles europeas. Él señaló que no existen evidencias para tales imputaciones, y que Estados Unidos respeta la soberanía de los gobiernos europeos. Sobre las ejecuciones, los vuelos de la CIA y otras operaciones de inteligencia, Estados Unidos ni confirmará ni negará las imputaciones específicas, para no comprometer la confidencialidad de las operaciones de inteligencia como tal. Bellinger señaló que negar cinco de las seis imputaciones, de hecho, confirmaría las seis. Estados Unidos confía que los gobiernos europeos continuarán siguiendo la misma política.

GUANTÁNAMO EN LA COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE LAS NACIONES UNIDAS.

15. (C) Algunos interlocutores de la Unión Europea  expresaron preocupación de que algunos estados miembros de la Unión Europea apoyaría una resolución cubana contra las acciones de Estados Unidos en Guantánamo en la venidera Comisión de Derechos Humanos de la ONU, que podría ser modelada después de la resolución sobre esta materia en el Parlamento Europeo. Bellinger alertó de que el apoyo europeo a una resolución sobre Guantánamo significaría un serio retroceso en la cooperación Estados Unidos – Unión Europea contra el terrorismo, y daría la inaceptable impresión de que la Unión Europea estaba aliada con Cuba contra del Director General del Consejo de la Unión Europea para la Política Común Extranjera y la Seguridad, Robert Cooper, dijo que algunos estados miembros de la Unión Europea podrían sentirse obligados a apoyar la resolución ya que ellos habían acordado el año pasado no hacerlo, en respuesta al compromiso de Estados Unidos para permitirle a Manfred Novak, Reportero Especial de la ONU sobre la Tortura, visitar Guantánamo; ahora, Estados Unidos ha regresado a ese acuerdo. Bellinger explicó que Estados Unidos ha invitado a Novak visitarlo, pero que Novak había escogido públicamente rechazar la oferta estadounidense (para visita en condiciones normales, pero no poder entrevistar a individuos detenidos, como solo puede hacerlo la ICRC). Cooper dijo que la Unión Europea, habiendo cooperado con Estados Unidos en la resistencia contra los intentos chinos de imponer condiciones a la visita del Reportero Especial, estaba teniendo dificultades al justificar los intentos estadounidenses de imponerle condiciones a la visita de Novak a Guantánamo. Ambas partes acordaron que Estados Unidos y la Unión Europea necesitaban consultar anticipadamente para evitar un choque de trenes sobre este asunto en la comisión de Derechos humanos.

REACCIONES EUROPEAS POSITIVAS PARA ESTADOS UNIDOS.

16. (C) COMENTARIO: Por lo general, los interlocutores europeos de Bellinger respondieron muy positivamente a su visita. Sus preguntas fueron muchas y muy variadas, y todas las reuniones estuvieron marcadas por discusiones vigorosas pero constructivas. Está claro que muchos europeos continúan creyendo que el Artículo 3 de las Convenciones de Ginebra puede ser aplicado a los combatientes enemigos, y aún ofrecen a Estados Unidos la flexibilidad que este exige. Es también aparente que las persistentes preocupaciones (alimentadas por percepciones públicas negativas) permanecen en relación con el tratamiento a los detenidos y la protección contra las detenciones equivocadas. Algunos gobiernos se centraron en las ejecuciones, y la posibilidad de que existiesen revelaciones negativas que impacten directamente sobre estas.

17. Se dijo, que la visita fue de mucha ayuda al principio para disipar los malentendidos y dudas europeas sobre nuestro objetivo en la guerra contra el terror. El continuo compromiso sobre estos asuntos será serio en los meses venideros para poder persuadir a los gobiernos de la Unión Europea que se posicionen más firme y públicamente frente a sus preocupaciones y sospechas públicas en relación a Guantánamo, las ejecuciones y la legalidad de las acciones estadounidenses contra Al Qaeda. La presidencia austríaca de la reunión COJUR, Ferdinand Trauttmansdorf, concluyó la reunión con el siguiente mensaje: “Dejamos esta discusión con la noción de que Estados Unidos está considerando cuidadosamente y de buena fé, estas cuestiones difíciles”.  Él dijo además que la lucha contra el terror era una carga compartida por la Unión Europea y que Estados Unidos tiene el derecho de hacer preguntas a la Unión Europea, como ésta lo hace a Estados Unidos. En la venidera Comisión de Derechos humanos, la consulta urgente con la Unión Europea será necesaria para evitar la posibilidad de un apoyo de la Unión Europea a la resolución cubana sobre Guantánamo.

18. (U) Este mensaje ha sido aclarado por el Consejero Legal John Bellinger.

Gray

Cable Original

Reference ID:    06BRUSSELS524
Created:         2006-02-15 17:05 
Released:        2010-11-30 16:04
Classification:  CONFIDENTIAL
Origin:          Embassy Brussels

This record is a partial extract of the original cable. The full text of the original cable is not available.

C O N F I D E N T I A L SECTION 01 OF 05 BRUSSELS 000524 

SIPDIS 

DOD FOR HAYNES
NSC FOR WIEGMANN 

E.O. 12958: DECL: 02/10/2016
TAGS: PGOV PTER PHUM EUN USEU BRUSSELS
SUBJECT: SECSTATE LEGAL ADVISER ON WAR ON TERROR 

Classified By: USEU POLOFF TODD HUIZINGA, FOR REASONS 1.4 (B) AND (D) 

1. (C) SUMMARY: Secstate Legal Adviser John Bellinger met
with a comprehensive array of EU interlocutors in Brussels on
February 7-8 to discuss U.S. views on the legal framework for
the war on terrorism. He stressed that U.S. decisions on how
to deal with an unprecedented global terrorist threat had
been made after serious consideration of all legal and
political options, and that European officials must publicly
underline U.S.-EU solidarity in the fight against terror. On
Guantanamo detainees and Al Qaeda, Bellinger argued that the
U.S. was and is acting in the context of a new form of
international armed conflict, and that therefore, while the
Geneva Conventions do not fit this new situation well, the
rules of war provide a more appropriate framework than
domestic criminal law. He discussed European concerns about
the treatment of detainees. Bellinger also argued that
rendition is a vital tool against terror. Finally, he urged
the EU not to support a Cuban resolution at the UN Human
Rights Commission on Guantanamo. The EU response to the
visit was for the most part extremely positive, with the
Legal Adviser of the Austrian EU presidency underlining that
"the fight against terror is our (shared) struggle."
Europeans, however, remain concerned about protection issues.
END SUMMARY. 

-----------------------------
COMPREHENSIVE SET OF MEETINGS
----------------------------- 

2. (SBU) On February 7-8, Secretary of State Legal Adviser
John Bellinger met with a wide range of EU and member-state
officials, including Robert Cooper, Director-General for
Common Foreign and Security Policy at the EU Council
Secretariat; Jean-Claude Piris, the Director-General of the 

SIPDIS
Legal Services of the EU Council Secretariat; Michel Petite,
Director-General of the Legal Services of the European
Commission; Jim Cloos, EU Council Secretariat Director for
Transatlantic Relations, Human Rights and UN; and Gijs de
Vries, EU Coordinator for the Fight Against Terrorism. The
visit was capped by a two-and-a-half-hour discussion with the
EU Legal Services Working Group (COJUR), comprising the MFA
Legal Advisers of the 25 EU member states, plus Commission
and Council Legal Services and Romanian and Bulgarian
observers. 

--------------------------------------------
BASIC CONTEXT: UNPRECEDENTED GLOBAL CONFLICT
-------------------------------------------- 

3. (SBU) Bellinger stressed that the situation in which the
U.S. and its allies find themselves is unprecedented -- faced
with thousands of Al Qaeda and associated terrorists around
the globe whose goal is to inflict mass casualties on
innocent civilians by any means possible. The legal
frameworks that are readily available, the Geneva Conventions
or domestic criminal law, do not fit this unprecedented
situation well. In this context, the USG has thought long
and hard about how best to prosecute the conflict thrust upon
it in a way that is politically and legally legitimate, and
the answer to the question of what the rules should be that
govern the war on terror is not an easy one. 

------------------------------------------
INTERNATIONAL ARMED CONFLICT WITH AL QAEDA
------------------------------------------ 

4. (SBU) It is clear, Bellinger said, that the military
response against the Taliban and Al Qaeda in Afghanistan
following the September 11 attacks, an action covered by UNSC
Resolution 1373, is properly categorized as an international
armed conflict. The U.S. believes that the continuing
struggle against Al Qaeda remains a legal state of
international armed conflict. Al Qaeda has attacked, and
continues to attack, our ships, embassies, people, and
territory. Its leaders have explicitly declared war on us.
Therefore, the proper legal framework cannot be that of
domestic criminal law. Al Qaeda is not the same as domestic
European terrorist groups like the IRA or RAF because it is
global and operates outside the U.S. and across borders. It
is in effect a new manifestation on the battlefield, that of
"armies of terrorists." Conceptually, this is a military
conflict, not a police action to round up criminals. Most
detainees have been picked up by our armed forces on foreign
battlefields. Practically, these cases would be virtually
impossible for domestic courts to handle, since there are
rarely witnesses, statements, or forensic or documentary
evidence that would meet domestic standards. Accordingly,
the most appropriate framework would be the rules of
international armed conflict.
5. (SBU) It is important to note, Bellinger emphasized, the
distinction between the President's political statement that
we are part of a "war on terror" and the legal status of the
international armed conflict with Al Qaeda. When the
President speaks of the War on Terror after 9/11, he is
taking the position that we must all declare our opposition
to terrorism of any kind. The U.S. also believes, however,
that it has been and continues to be in a legal state of
armed conflict specifically with Al Qaeda. 

----------------------------------------
DETAINEES COVERED BY GENEVA CONVENTIONS?
---------------------------------------- 

6. (SBU) Bellinger stressed that the current rules of
international armed conflict do not fit this unprecedented
situation very well. After 9/11, the U.S. carefully
considered whether and to what extent the Geneva Conventions
would apply. Article 2 of the Third Geneva Convention
declares that these conventions apply only between High
Contracting Parties. While Afghanistan was a High
Contracting Party, Al Qaeda is certainly not. In addition,
Article 4 dictates that a POW must be a soldier in a national
army, wear a uniform with marked insignia, carry arms openly,
and follow the laws and customs of war. Because the Taliban
did not meet any of these conditions, they are not covered as
POWs under the Geneva Conventions. Furthermore, Al Qaeda
members could not be considered "protected persons" under the
Fourth Geneva Convention. The Fourth Convention defines
"protected persons" as civilians caught up in a conflict. Al
Qaeda was not caught up in, but rather initiated, the
conflict. Bellinger noted that privileges are given to POWs
under the Geneva Conventions for following the laws of war,
which are intended to protect civilians from harm. Al Qaeda
and the Taliban completely disregard the rules of war and
intentionally target civilians. 

7. (SBU) If not covered as POWs or protected persons, what,
then, is the status of Al Qaeda and Taliban combatants?
Bellinger asserted that there is a clear gap between these
terms, and that the gap is intentional. Article 5 of the
Fourth Geneva Convention, he notes, specifies that "spies and
saboteurs" are not granted rights and privileges under the
Geneva Conventions. This designation, "spies and saboteurs,"
is the designation in the Geneva Conventions that most
closely describes Al Qaeda terrorists. Thus, though they are
combatants, they are best defined as unlawful combatants who
do not have a right to any protections under the Geneva
Conventions. Bellinger also explained that the term
&unlawful combatant8 is not a new term but rather has been
used for many years in treatises and military manuals to
describe those who engage in combat, but in an unlawful
manner. 

8. (SBU) Bellinger added that the U.S. response to Al Qaeda
attacks does not make members of Al Qaeda legitimate
combatants under the Geneva Conventions. Al Qaeda does not
follow the laws of war, and the fact that the U.S. is
fighting back in no way renders unlawful combatants
legitimate under the very laws they do not respect. 

------------------------------------
STANDARDS FOR TREATMENT OF DETAINEES
------------------------------------ 

9. (SBU) If the protections of the Geneva Conventions do not
apply, Bellinger said, there is the question of what rules
the U.S. is applying to detainees. Accordingly, to clarify
U.S. policy towards detainees President Bush issued a public
directive on February 7, 2002, titled "Humane Treatment of Al
Qaeda and Taliban Detainees." This directive orders that all
detainees under the control of the Armed Forces be treated
humanely and, to the extent appropriate and consistent with
military necessity, consistent with the Geneva Conventions.
In addition, the U.S. remains bound by, and committed to, the
United Nations Convention Against Torture and Other Cruel,
Inhuman, or Degrading Treatment or Punishment. This includes
Article 4, which prohibits torture, and Article 3, which
prohibits transfers of persons to countries where there is
substantial likelihood that they will be tortured. Article 3
is applied on a case-by-case basis. A country's poor record
on human rights will raise a red flag, but not necessarily
entail a prohibition against transferring a detainee to that
country. Instead, in each individual case the U.S. seeks
assurances that the person involved will not be tortured, and
a transfer is only allowed if those assurances are deemed
credible. Regarding Article 16 of the Convention Against
Torture, which prohibits cruel, inhuman, and degrading
treatment, the U.S. Senate expressed reservations during
ratification in 1995 because there was no definition of
"cruel, inhuman, and degrading treatment" in the Convention.
The Senate's reservation dictated that the U.S. would tie
this provision to the prohibitions of cruel and unusual
treatment in the Fifth, Eighth and Fourteenth Amendments to
the U.S. Constitution. Because these constitutional
amendments apply only to U.S. citizens in territories under
U.S. jurisdiction, the Department of Justice interpreted the
Senate reservation to mean that Article 16 applies only
inside the United States. Nonetheless, as Secretary Rice
said in December, as a matter of policy the U.S will treat
detainees in a manner consistent with these standards. 

10. (SBU) Bellinger described recent U.S. legislation further
codifying the standards applied towards detainees. The
Detainee Treatment Act of 2005, he explained, allows the
Armed Forces to use interrogation techniques listed in the
U.S. Army Field Manual. In addition, the McCain Amendment
codifies the prohibition of cruel, unusual and inhuman
treatment, as interpreted by the Senate in its reservation
concerning Article 16 of the Convention Against Torture, of
any detainee regardless of nationality or of where he is
being held. Also, the Graham-Levin Amendment allows
detainees to appeal the results of military commissions or
Combatant Status Review Tribunals (see para 12) to federal
courts, while limiting detainees' ability to file frivolous
habeas corpus suits in U.S. courts. Bellinger also explained
the President's signing statement, issued with his signature
of the McCain Amendment. Bellinger said the statement is in
keeping with customary presidential practice and does not
indicate any intention to ignore the law. Rather, the
statement explains how the President intends to interpret the
law consistent with the powers conferred upon him by the
Constitution. Bellinger pointed further to the public
statement released by the White House at the same time, which
demonstrates the President's commitment to upholding the
McCain Amendment. 

--------------------------------
REGULAR REVIEW OF DETAINEE CASES
-------------------------------- 

11. (SBU) Bellinger then raised some of the more troubling
questions. For example, according to the rules of
international armed conflict, a nation may hold detainees
until the end of the conflict, when they no longer pose a
threat. How long, however, will the war against Al Qaeda
last? Can detainees be held indefinitely? What if some are
innocent? The U.S. recognizes that these are troubling
questions, but does not believe such questions could justify
a decision not to detain people who represent a danger to
American citizens. To deal with this problem at Guantanamo,
the U.S. has created an annual Administrative Review Board
process to determine, for each individual detainee, whether
that detainee should still be considered as in a state of war
with the U.S. This process has resulted in the release of
180 detainees and the transfer to other countries of 76,
leaving approximately 500 detainees left in Guantanamo. Of
those released, at least a dozen people are known to have
gone back to fighting against the United States. 

12. (SBU) The question has also been raised as to the
possible innocence of Guantanamo detainees. As the Geneva
Conventions dictate, if there is any doubt about whether or
not an individual is a POW, there must be an Article 5
tribunal. Since Taliban and Al Qaeda fighters clearly did
not meet the conditions necessary to be granted POW status,
the President decided that Article 5 tribunals were not
necessary. In 2004, however, Combatant Status Review
Tribunals (CSRTs) were mandated by the Supreme Court. The
CSRT process goes beyond the brief tribunals required by
Article 5, providing each individual detainee with a full
review. These CSRTs have resulted in the determination that
there was not enough information upon which to hold a further
38 detainees. 

----------
RENDITIONS
---------- 

13. (SBU) Bellinger pointed out that renditions have been
used for decades to detain terrorists and criminals who
cannot be extradited or otherwise detained or brought to
justice. He stressed that the United States does not conduct
"extraordinary" renditions for the purpose of torturing
suspects or transferring them to countries in which they will
be tortured. There are many circumstances in which a
rendition might be the best option. In all cases, renditions
are conducted in a manner consistent with international
obligations and the sovereignty of other states. The U.S.
would expect that states cooperating in rendition activities
would also do so in a manner consistent with their domestic
law. 

14. (SBU) Bellinger sought to dispel allegations that
hundreds of people had been kidnapped from European streets.
He pointed out that there is no evidence for such
allegations, and that the United States respects the
sovereignty of European governments. On renditions, CIA
flights, and other intelligence operations, the U.S. will not
confirm or deny specific allegations, in order not to
compromise the confidentiality of intelligence operations as
such. Bellinger noted that denying five out of six such
allegations would in effect confirm the sixth. The U.S.
trusts that European governments will continue to follow the
same policy. 

----------------------------------------
GUANTANAMO AT UN HUMAN RIGHTS COMMISSION
---------------------------------------- 

15. (C) Some EU interlocutors expressed concern that some EU
member states would support a Cuban resolution against U.S.
actions in Guantanamo at the upcoming UN Human Rights
Commission, that might be modeled after a European Parliament
resolution on the subject. Bellinger warned that European
support for a Guanatanamo resolution would be a serious
setback to U.S.-EU cooperation against terrorism, and give
the unacceptable impression that the EU was aligned with Cuba
against the U.S. EU Council Director-General for Common
Foreign and Security Policy, Robert Cooper, said some EU
member states might feel obliged to support the resolution
because they had agreed last year not to in return for U.S.
commitment to allow the UN Special Rapporteur on Torture,
Manfred Novak, to visit Guantanamo; now, the U.S. had gone
back on that agreement. Bellinger explained that the U.S.
had invited Novak to visit, but that Novak had chosen
publicly to reject the U.S. offer (to visit under normal
conditions, but not to able to interview individual
detainees, as only the ICRC may do that). Cooper said the
EU, having cooperated with the U.S. in resisting Chinese
attempts to impose conditions on visits of Special
Rapporteurs, was having difficulty justifying the U.S.
attempts to impose conditions on Novak's Guantanamo visit.
Both sides agreed that the U.S. and EU needed to consult
further in order to avoid a train wreck at the Human Rights
Commission on this. 

------------------------------------
EUROPEAN REACTIONS POSITIVE FOR U.S.
------------------------------------ 

16. (C) COMMENT: By and large, Bellinger's European
interlocutors responded very positively to his visit. Their
questions were many and varied, and all of the meetings were
marked by vigorous but constructive discussion. It is clear
that many Europeans continue to believe that Article 3 of the
Geneva Conventions can be applied to enemy combatants, and
still afford the United States the flexibility it seeks. It
is also apparent that lingering concerns (fed by negative
public perceptions) remain about the treatment of detainees,
and protection against wrongful detentions. Some governments
remain focused on renditions, and the possibility that there
will be negative revelations that impact on them directly. 

17. That said, the visit was very helpful in beginning to
dispel European misunderstandings and misgivings about our
pursuit of the war on terror. Continued engagement on these
issues is critical in the coming months to persuade EU
governments to stand more firmly and publicly in the face of
their public's concerns and suspicion regarding Guantanamo,
renditions, and the legality of U.S. actions against Al
Qaeda. The Austrian Chair of the COJUR meeting, Ferdinand
Trauttmansdorf, concluded the meeting with the following
message: "We leave this discussion with the notion that
America is carefully considering these difficult questions in
good faith." He said also that the fight against terror was
a burden shared by the EU, and that the U.S. has as much of a
right to ask questions of the EU, as the EU does of the U.S.
On the upcoming Human Rights Commission, urgent consultations
with the EU will be necessary to avert the possibility of EU
support for a Cuban Guantanamo resolution. 

18. (U) This message has been cleared by Legal Adviser John
Bellinger. 

Gray

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

1 Comentario

Carlos dijo:

La palabra “renditions” en ingles en el contexto legal significa en ese contexto “secuestro y transferencia extrajudicial de una persona de una nación a otra” pero no “ejecución”. Eso varía el contenido del texto. Creo que deben revisar esa transcripción.
De todas maneras el cable es significativo del cinismo de los voceros del gobierno de Estados Unidos y sus pretendidas justificaciones legales para abusar de los derechos humanos de los detenidos, y también muestra el triste papel de los representantes de los gobiernos europeos plegados a la politica de los Estados Unidos y cómplices de la política de “guerra contra el terror”. los principios éticos y humanos que tanto proclaman y dicen defender y por los que tanto exigen a Cuba se subordinan y olvidan si ello conlleva ponerse al lado de Cuba en una resolución que contradiga a los Estados Unidos.

Carlos.

28 diciembre 2010 | 07:31 pm