Zunzuneo no es una acción ilegal aislada

Lea más de: , , , , , ,

Roberto Morejón

En el frenético arranque por crear una oposición interna al gobierno cubano, Estados Unidos operó NO sólo el denominado proyecto Zunzuneo, apoyado en la nada ingenua USAID, Agencia para el Desarrollo Internacional, sino otros de parecido pelaje.

La agencia cablegráfica estadounidense AP reveló el alcance del secreto e ilegal programa para atraer a jóvenes cubanos, primeramente con mensajes neutros y, después de tenerlos localizados, instarlos a luchar por un cambio de régimen.

Sin embargo, la intentona finalizada abruptamente en 2012 por falta de fondos y ante el previsible develamiento público fue continuada con otras “iniciativas”, igualmente destinadas a manipular y soliviantar a los cubanos.

Después de que en Washington diversos voceros oficiales intentaron torpemente restar alcance al desestabilizador e ilícito Zunzuneo, funcionarios de la compañía telefónica cubana revelaron en La Habana nuevas operaciones para fomentar la subversión.

Si Zunzuneo descansaba en lo fundamental en los llamados contratistas privados al servicio de la USAID que es un órgano del departamento norteamericano de Estado, otras operaciones corrieron directamente a cargo de agencias oficiales.

Funcionarios de ETECSA, la entidad telefónica de la mayor de las Antillas, pusieron al desnudo el llamado servicio “Martínoticias”, creado por Radio y TV Martí, institución financiada por la Oficina de Transmisiones a Cuba.

Esa entidad oficial del país norteño patrocina con fondos secretos una red denominada “Piramideo”, reservada para el diseño de grupos de personas que se enlazarían con su pirámide mediante un mensaje de texto masivo, por teléfonos móviles.

La empresa cubana notificó a más de 200 proveedores sobre la recepción de mensajes NO deseados y recordó que se trataba de una conducta rechazada por los operadores internacionales.

Los suministradores de la tendenciosa información desoyeron la alerta de ETECSA e insistieron en violar las normas de telecomunicaciones estadounidenses porque el objetivo final es crear aquí una senda alternativa.

Por ese camino subrepticio, financiado con fondos de los contribuyentes estadounidenses, se deslizarían en el futuro mensajes contestatarios, de malestar y promotores del caos.

Todo en el vano intento de reproducir en el Caribe las “primaveras árabes”, detonantes de revueltas azuzadas por las redes sociales para derrocar gobiernos.

Los maniobras clandestinas para fomentar el descontento y la agitación callejera en Cuba a través de las nuevas tecnologías se suman a otras, como las enfiladas a segar la vida de dirigentes y emplear mercenarios y terroristas.

Cuba sufre la obstaculización de sus redes de comunicación y los consiguientes daños económicos por acciones que en Estados Unidos están prohibidas, como las de enviar mensajes comerciales o de otro tipo sin que el destinatario los apruebe.

Ni siquiera el escándalo desatado tras la revelación del proyecto Zunzuneo parece suficiente para disuadir a Washington de promover la subversión en Cuba.

Tomado del Sitio Radio Habana Cuba

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.