Yoani Sánchez y Carlos Alberto Montaner: un viejo proyecto

Lea más de: , , , , ,

Yohandry Fontana

Yo no conozco a Yoani Sánchez ni he tenido vínculos con ella, repitió una y otra vez Carlos Alberto Montaner cuando comenzaron a aparecer los primeros rayos de luz que lo enlazaban a la bloguera cubana.

En realidad, este proyecto es una creación de la CIA y fue en Europa donde se realizaron los primeros contactos, capacitación y transacciones para alojar su bitácora en lugar seguro y coordinar los futuros premios a entregar por el Grupo Prisa, entre otras instituciones financiadas por organizaciones pantallas de la Central de Inteligencia Norteamericana.

No tuvimos que esperar mucho para la confirmación, y fue el propio Montaner quien  nos esclareció todo, o mejor dicho, quién nos confirmó lo que ya sabíamos.

En la presentación en Miami del libro Habana Real, de Yoani Sánchez, Montaner, emocionado, dijo:

“Porque es una intelectual importante, porque tiene una obra importante, porque tiene mucho reconocimiento, porque está en Cuba y uno tiene que tener mucho cuidado de no lastimarla, de no crearle dificultades (…) todo eso combinado hace que uno lo sienta como algo muy importante”, señaló

Ahora, Carlos Alberto Montaner y la CIA quieren resultados concretos y le han exigido a la bloguera y su esposo un proyecto más sólido, que justifique el financiamiento millonario que se le ha entregado a Yoani Sanchez, quién, desde hace más de tres años, ha prometido un medio de comunicación para decir lo que sus patrones quieren escuchar sobre Cuba.

El intercambio de tuist entre la bloguera y el terrorista Carlos Alberto Montaner evidencian, en primer lugar, que Montaner continúa detrás de este viejo proyecto, insatisfecho quizás por las demoras, en tanto Yoani Sánchez se justifica y trata a Montaner, por primera vez en público, como colega.

Cómo comenzó todo

Testigos que prefieren mantener el anonimato aseguran que cierto  día de  finales de 2003  en España se vio al ex oficial de la escuela de marines y agente CIA Carlos Alberto Montaner, ya con su enchapado de “intelectual” madrileño, reunirse con Yoani Sánchez. Fue un encuentro “familiar”, cuyo secreto pudo poner en peligro, quizás sin saberlo, Gina, la hija de Montaner, al comentar en un artículo que cuando la bloguera habla le tiembla una sombra de vello en el labio superior.

Lo propuesto por Montaner era un ventajoso arreglo: regresar a Cuba, donde podría vivir holgadamente, a cambio de abrir espacios contrarrevolucionarios que sirvieran de supuesta cabeza de playa contra Cuba, utilizando para ello  un par de publicaciones digitales.

Lo aprendido de manera gratuita durante su carrera de Filología, cursada en la Universidad de La Habana, así como su vocación conocida por la escritura, servirían de herramientas, pero sobre todo, el entrenamiento en aspectos de  informática, refinados en Suiza y España,  le permitiría un manejo eficiente de las nuevas tecnologías para sus labores conspirativas.

Le avalaba además, compartir tal responsabilidad con su esposo, un mediocre redactor, Reinaldo Escobar, quien, con el mismo entusiasmo con que había alabado sin mesura en Juventud Rebelde -periódico del que era empleado-, los logros del quehacer revolucionario, había dado el salto sin pértiga de todo mercenario y exhibía por entonces, meneando la cola ante embajadas europeas, su cartelito de periodista disidente.

Yoani Sánchez  no se lo pensó demasiado. Con prisa, aceptó el trato y comenzó a  trabajar. Primero en Desdecuba.com, y  unos años después con Generación Y, entonces una bitácora  más de las cerca de 900 que en el mundo se proponían por aquel tiempo abordar el tema Cuba.

Del  irrelevante nacimiento  olían mal las posibilidades tecnológicas que le acompañaban: 60 veces el ancho de banda de Cuba completa para todos sus usuarios de Internet, traducción a 18 idiomas, y un hosting –el mismo de Desdecuba.com- radicado en Alemania –ahora seguro se entiende mejor el por qué del disfraz germano, peluca incluida-. Josef Biechele, de quien la bloguera seguro puede aportar bastantes detalles, ha corrido con la subvención de ese portal, alojado en un servidor de la empresa Cronon AG Regensburg, una sucursal de la compañía alemana Strato.

Aunque pasaba inadvertido en sus comienzos, para un internauta avezado no podían ser datos irrelevantes las enormes facilidades tecnológicas en que se apoyaba el mencionado sitio: un servidor con conexiones externas de 2 x 20 Gbit / s, entre otras posibilidades que sólo clientes  exclusivos pueden disponer de esos “beneficios”

Y cuando totalmente se despinta el “heroico y en solitario” trabajo de la “desvalida” Sánchez es al conocer que el registro de dominio de su blog fue hecho a través de GoDaddy, precisamente, casualmente, la compañía donde suelen registrarse los sitios que el Pentágono utiliza para la ciberguerra.

Dónde alojará ahora Yoani Sánchez su nuevo medio de comunicación y quiénes estárán detrás de este proyecto. Los mismos hilos mueven a la marioneta. Nada ha cambiado. “De nuestra parte pondremos trabajo”, dice Yoani Sánchez ante el reclamo de Montaner.

¿Qué parte le tocará a Montaner?

Quizás un pequeño detalle: su medio será uno más dentro del gran entramado de blogs y sitios que se levantan contra Cuba y que están chocando, quiéranlo o no, con esa otra Cuba que comienzan a mostrar en la red los blogueros cubanos de izquierda, una realidad que no podrá ser silenciada y que ya está marcando tendencias en la red de redes.

Tomado del Blog de Yoandry

http://yohandry.com/index.php/component/content/article/44-cuba/2517-yoani-sanchez-y-carlos-alberto-montaner-un-viejo-proyecto

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.