Venezuela en la mira de Estados Unidos

Por Jenifer Subizarreta

Nicolás-Maduro-580x327

En un giro de discurso tan disonante como risible, la sede estadounidense en Caracas ofreció ayuda humanitaria a Venezuela, en particular con el envío de ¿medicamentos?

Tanta buena voluntad por parte de Washington parece olvidar que Donald Trump sostiene el decreto de emergencia contra ese país, que no representa ninguna amenaza para su seguridad, sin embargo, recibe el tratamiento que se le da a una nación con la cual se está en guerra, aunque claro, los drones y tanques se sustituyen por métodos no convencionales.
El ofrecimiento de la embajada estadounidense en Caracas, que responde directamente al Departamento de Estado, también deja dudas. ¿por fin, quién gobierna en Estados Unidos?. Supongamos ingenuamente que realmente existe el interés de ayudar por parte de la Casa Blanca. Entonces, ¿para qué el bloqueo financiero?. Sólo algunos ejemplos.
A finales de 2017, Citibank, con sede en la nación norteña, se negó a recibir los fondos que el país suramericano depositó para pagar la importación de un cargamento con más de 300 mil dosis de insulina y luego optó por la cancelación unilateral de contratos. En septiembre, también debido al bloqueo de pagos, no pudieron llegar a territorio venezolano para ser distribuidos por los comités locales de abastecimiento y producción, unas 18 millones de cajas con alimentos. El Gobierno venezolano tuvo que triangular la derogación con ayuda de países aliados.
Si hay una intención de apoyo. ¿por qué el impedimento?. ¿Quién gana cuando la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) presiona para que bancos intermediarios no acepten recursos de Venezuela, ni le otorguen créditos?. Medios, gobiernos de signo político opuesto y extremistas de derecha, hablan con preocupación sobre las cifras económicas del país suramericano y la necesidad de una “Era post – Maduro”.
Acuñan la responsabilidad al modelo bolivariano de casi 20 años de vida, aun cuando se sabe que el sistema económico en Venezuela es capitalista, y son las corporaciones privadas que importan alimentos y medicinas, las que insisten en montar justificaciones para una intervención extranjera. El Gobierno venezolano surca un camino donde, a lo externo, llueven campañas de confrontación y asignaciones de roles, muchas veces tergiversadas. Lo distinto (en un mapa político complejo para las alternativas progresistas) es siempre una amenaza al estatus quo, ese que garantiza a los centros de poder que lo sigan siendo. Y es que convivencia y respeto son palabras de las que, al parecer, Trump no conoce ni las letras (preguntémosle a Melania).

Sin embargo, eso busca la propuesta electoral del presidente Maduro en Venezuela que, dicho sea de paso, ha mostrado su talla de estadista.

CubaTV

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.