Una #Habana con calles muy interesantes

Lea más de: , , ,

Por Roberto F. Campos

Historia, tradiciones y brillo particular conducen a tener calles muy en cuenta a la hora de preparar un viaje significativo por San Cristóbal de La Habana.
El paisaje urbano bien conservado, gracias a la Oficina del Historiador de la Ciudad Eusebio Leal, y a las serias intenciones del Ministerio de Turismo (Mintur) y otras instancias ciudadanas, parece hoy una Babel en materia de idiomas, comprensiones y personas.
Fundada definitivamente en 1519 a la sombra de un frondoso árbol, una ceiba, La Habana, capital de Cuba, devino de repente como una ciudad muy cosmopolita cargada de viajeros de todas partes del mundo deseosos por conocerla en profundidad.

Las calles más interesantes no son precisamente avenidas fastuosas, ni rodeadas de hoteles y restaurantes, sino más bien, lugares que resaltan por su pintoresco ambiente.
Algunos estudiosos las organizan a través de sus nombres, lo que es muy lógico, y esa estructura busca tener un orden mediante un criterio social que recuerda a antiguos propietarios, o histórico vinculado a acontecimientos o personajes.

También las distribuyen por criterio topográfico que rescatan características del terreno o se enfocan desde el punto de vista psicológico y ahí van nombres de actividades.
Vamos, sin embargo, a proponer una lista que quizás conozca poco o simplemente desconozca:

hamel
Hamel: precisamente allí está un callejón muy famoso por su rescate cultural de cara a los orígenes africanos de lo cubano. Su origen se debe a Don Fernando Hamel, propietario de una trapería que existía en esa calle.

aguila
Águila: se trata de un lugar donde había una de las tabernas más famosas en su tiempo, en esta calle había pintada un águila, a lo que debe su nombre.

Inquisidor
Inquisidor: en esta calle vivió don Claudio de la Luz, comisario segundo de la inquisición. En 1750 fue doctor en Derecho Canónico de la Universidad Pontificia.

Obispo
Obispo: en la actualidad es un bulevar muy concurrido, pero en su momento, por el año 1641, vivió en la esquina a Compostela, el fray Jerónimo de Lara, precisamente Obispo de La Habana.

oficios
Oficios: como imaginarán en esta calle se establecieron muchos artesanos, desde la plaza de San Francisco hasta la de Armas. En 1584 era la más importante de las cuatro calles existentes en ese momento en La Habana.

picota
Picota: y para darle un toque de humor, digamos negro, esta calle se llamaba así pues en la esquina con Jesús María estaba la picota donde se azotaba a los reos, la picota pública.

monserrate
Monserrate: en esta calle se encontraba la ermita de Monserrate, fundada en 1695, que estaba en una placita de las puertas de la muralla de este nombre. Muralla que existía para proteger a la ciudad de los ataques de corsarios y piratas (aún se pueden observar sus restos).

Galiano
Galiano: don Martín Galiano, ministro interventor de obras de fortificaciones, construyó un puente que llevó su nombre sobre la zanja real en la dirección que tenía antiguamente esta calle.

havana-avenida-salvador-allende-carlos-iii-and-calle-marquez-gonzales-large
Avenida Salvador Allende: esta calle o avenida se conoce realmente por el pueblo como Carlos III.

En octubre de 1973 la Administración Metropolitana de La Habana acordó ponerle el nombre en homenaje al Presidente chileno, pero Carlos III se impuso desde 1803 en homenaje a dicho monarca. Un lugar de mucho trasiego, amplitud y un gran mercado que lleva el nombre del rey español.
Y Prado: la alameda que se construyó en 1772 se nombró Nuevo Prado o Paseo, y en la actualidad se considera el Paseo del Prado. Una avenida con una estructura central con árboles, asientos y leones de bronce que conduce al mar.

Nación y Emigración

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.