Una escuelita y una historia de maestro a maestro

Lea más de: ,

Por Laura Alonso Hernández

marti y mendive

Y ¿cómo quiere que en algunas líneas diga todo lo bueno y nuevo que pudiera yo decir de aquel enamorado de la belleza, que la quería en las letras como en las cosas de la vida, y no escribió jamás sino sobre verdades de su corazón o sobre penas de la Patria? (…). José Martí, El porvenir, Nueva York, 1891

Hay quien dice que la mejor descripción del maestro Mendive está en palabras de José Martí, un alumno eternamente agradecido, el cual describía como director, preso, poeta, valiente. Este 24 de noviembre se cumplen 132 años de la muerte de Rafael María de Mendive y Cubahora llegó hasta las aulas de aquella escuelita que de maestro a maestro transfirió conocimientos, valores y amor a la Patria.

Prefiero recordarlo a solasen los largos paseos del colgadizo, cuandocallada la casade la luz de la noche y el ruido de las hojas fabricaba su versoo cuando, hablando de los que cayeron en el cadalso cubanose alzaba airado del sillón, y le temblaba la barba” —así lo recordaba Martí.

Mendive quedó huérfano a muy temprana edad, por lo que su hermano mayor fue el encargado de su educación. Le enseñó Literatura Española, Inglés y Francés. Antes de dedicarse al magisterio por completo emprendió varias labores. En 1852 forma parte de la Sociedad Económica de Amigos del País. Fue colaborador de diferentes publicaciones seriadas de la época como Guirnalda Cubana, Revista Habanera, Álbum de lo Bueno y lo Bello, el Correo de la Tarde y el Diario de La Habana.

En un costado de la calle Prado, de la Habana Vieja, una escuela atesora la historia de dos grandes hombres (Foto: Laura Alonso/ Cubahora).

Fue fundador de diversas revistas como la Revista de La Habana. Su labor poética es tan reconocida que forma parte de la segunda generación romántica, el primer libro de versos que publicó fue Pasionaria en 1848.

En la casa conocida como Prado 89, Mendive no solo forma la casa para su familia, sino que funda por igual el Colegio San Pablo. Al ingresar Martí en él pasa a ser discípulo del maestro, quien le infunda los principales valores que años más tarde marcaron su obra, como el amor a la libertad, la dignidad, la justicia, el decoro, el prestigio, la preocupación por los humildes y la pureza de pensamiento.

Estas ideas formarán parte de la vida de Martí y están presentes en su obra como médula central de su discurso:

Libertad: “Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía”.

Dignidad: “Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”.

Justicia: “Hemos de poner la justicia tan alta como las palmas”.

Decoro: “Quien ha sabido preservar su decoro sabe lo que vale el ajeno, y lo respeta”.

Cuando José Martí fue desterrado a España por la carta que le escribió a su compañero de aula que se había unido a las fuerzas españolas, antes de su viaje le dedicó unas palabras a su maestro: “De aquí a 2 horas embarco desterrado para España. Mucho he sufrido, pero tengo la convicción de que he sabido sufrir. Y si he tenido fuerzas para tanto y si me siento con fuerzas para ser verdaderamente hombre, sólo a Vd. lo debo y de Vd. y sólo de Vd. en cuanto bueno y cariñoso tengo”.

El 22 de enero de 1869, Rafael María de Mendive cae encarcelado por las manifestaciones en el Teatro Villanueva, en el Castillo del Príncipe. Para cumplir condena es desterrado a España y más adelante logra trasladarse a Nueva York. Mientras reside en esta ciudad colabora con varias publicaciones y sigue apoyando la causa separatista.

Con la firma de la Paz del Zanjón retorna a su patria natal. En esta nueva etapa de su vida se traslada a Matanzas donde dirige el colegio San Luis Gonzaga en Cárdenas. Al caer enfermo vuelve a La Habana donde muere el 24 de noviembre de 1886.

escuela-medive

escuela-medive-3

escuela-medive-9

escuela-medive-11

 

Cubahora

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.