Un producto de la guerra de quinta generación (Parte III)

Lea más de: , ,

Por Miguel Angel García Alzugaray

Textos relacionados:

Un error colosal del ultraderechista Bolsonaro (Parte I)

Las políticas de Bolsonaro (Parte II)

1bolsonaro-Estamos en plena guerra de quinta generación, donde una de las herramientas utilizadas es la manipulación de procesos políticos a través de los medios digitales y de las redes sociales para causar caos, fragmentar, dividir las sociedades, fracturar el tejido social y crear un imaginario colectivo que permita la elección de candidatos impresentables pero garantes de la consecución de políticas ultraliberales y racistas.

Los experimentos de manipulación, mediante la utilización de las nuevas tecnologías del los algoritmos del big data en la era de la inteligencia artificial son la elección de Donald Trump en EEUU, el referéndum británico para salir de la Unión Europea (Brexit), el referéndum del acuerdo de paz en Colombia, y las campañas de la extrema derecha en varios países europeos.

Las herramientas han cambiado en estas guerras. Si hace 45 años se necesitaban tanques, bayonetas, muertos y desaparecidos para imponer un modelo político, económico y social, hoy basta con dominar los medios hegemónicos de comunicación e información y las llamadas redes sociales digitales.

Hoy las grandes empresas multinacionales (Facebook, Amazon, Google, Cambridge Analytica, entre otras) son las que venden los datos y perfiles de los usuarios de las redes a quien pueda pagarlos, sea un Estado, la inteligencia militar o financiera, un partido, un candidato con el suficiente financiamiento.

Cambridge Analytica compró datos privados y la información de más de 87 millones de usuarios de facebook para este propósito.

Steve Bannon, un nazifascista que fue asesor de Trump y que ahora asesora a candidatos y partidos neonazis en Europa, tras reunirse con Eduardo Bolsonaro (el hijo de Jair) en Nueva York en agosto, señaló que “ciertamente estamos en contacto para unir fuerzas, especialmente contra el marxismo cultural”.

La logística de la campaña sucia de Bolsonaro para promover la manipulación y el fraude estuvo instalada tanto en Brasil como en territorio extranjero y contó con expertos (hackers) de varios países del mundo.

Jeferson Miola explica cómo se desarrolló la operación: números de teléfono pertenecientes a los sistemas oficiales de telecomunicaciones de los países extranjeros se utilizan para crear grupos procedentes de WhatsApp [WA] de la campaña Bolsonaro.

Cada línea telefónica puede crear decenas de grupos de hasta 257 integrantes. Esto se hace con el uso de algoritmos que agrupan a los votantes según sus intereses, gustos, con perfiles, criterios geográficos, temáticos, religiosos, profesionales, proporcionados por ellos mismos en sus cuentas de las redes sociales.

Una usina de pensamiento crea los contenidos –de  odio, calumnias, mentiras, difamaciones, insultos, agresiones, orientaciones de violencia- en formatos de audios, videos, memes y  textos contra el candidato del PT Fernando Haddad, su vice Manuela, el expresidente Lula y el Partido de los Trabajadores, que se propalan por cientos de miles de subgrupos de WA, bombardeándolos con informaciones falsas (fake news) y contenidos desfavorables a la campaña del Haddad y estimuladoras del odio antipetista.

Y como si todo esto fuera poco, desde la central ciberterrorista se inocularon virus troyanos en las redes petistas, hábiles para capturar información y generando información contradictoria que desorientó a los partidarios de Haddad.

Los hackers brasileños y extranjeros identificaron, por ejemplo, los teléfonos +1 (857) 244 a 0.746, Massachusetts, y 351 963 530 310, de Portugal, que manejan más de 70 grupos de campaña de Bolsonaro; y el número +1 (747) 207-0098 de California, que administra más de 100 grupos de WA.

Quizá tenía razón Haddad: si se apagara whatsapp por cinco días, no queda nada de Bolsonaro. Pero no se apagó.

Pero lo que sucedió no debiera extrañar. Ya el 4 de octubre, Bolsonaro había reafirmado públicamente su profundo desprecio por la democracia y por las reglas de juego electoral. Excusándose en un ataque recibido, rehuyó del debate con los otros candidatos programado por la Red Globo por razones de salud, pero ofreció una larga y amistosa entrevista en la TV Record del pastor Edir Macedo -un “fundamentalista charlatán”- según Haddad, dueño de la Iglesia Universal delo Reino de Dios.

El STE desechó el pedido de suspensión de esa entrevista, convirtiéndose en cómplice del abuso de poder religioso para convertir una concesión pública de radio y televisión en un órgano de propaganda partidaria, pasando por encima de las cuotas asignadas para propaganda electoral, en detrimento de los otros partidos.

La entrevista en la red Record oficializó el contubernio de Bolsonaro con las iglesias pentecostales, asegurando al ultraderechista una autopista propia para hacer proselitismo en una apuesta (fracasada) para arrasar en la primera vuelta. Pero en el plano estratégico, este contubernio augura la conformación de un poderoso sistema de comunicación oficial del bolsonarismo. Con prebendas similares a las que tiene Fox News en EEUU, en el gobierno del fake newer Trump.

Todas estas revelaciones, demuestran con claridad que Bolsonaro no es más que un vulgar títere impuesto por la CIA para con su ayuda revertir los logros progresistas del pueblo brasilero y de paso, tratar de quebrantar la unidad latinoamericana con acciones similares a la emprendida contra los médicos cubanos.

En este sentido, es necesario tener bien presente que la historia demuestra que cuando por desgracia la ultraderecha llega al poder, en vez de construir destruye, en vez de unir divide y en vez de defender la vida y la libertad implanta la persecución, el terror y la muerte.

Es sintomático que en los discursos tras ganar las elecciones de Brasil, el reaccionario Bolsonaro ha anunciado un próximo giro en la política exterior para acercarse a EE.UU y cortar lazos en la medida de lo posible con Venezuela, Cuba y otros países con Gobiernos socialistas.

Al respecto, sería deseable que el gorila carioca se enterase que el pasado 16 de noviembre, el Ministro de Relaciones Exteriores cubano Bruno Rodríguez Parrilla, durante su intervención en la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, realizada en la ciudad de Antigua Guatemala (Guatemala), agradeció en su intervención la cariñosa acogida de los brasileños a los médicos a los que ahora despiden “víctimas de la manipulación política”.

El Canciller cubano, que representó a nuestro país en la precitada Cumbre subrayó que: Ante las crecientes amenazas que se derivan del supremacismo, el unilateralismo y la restauración de la Doctrina Monroe por parte del Gobierno de los Estados Unidos, es fundamental la observancia de los principios contenidos en la “Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz”.
Reiteramos nuestra solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela y la República de Nicaragua frente a las medidas coercitivas unilaterales, la manipulación comunicacional, la amenaza y la injerencia externa.

En poco más de cinco décadas, una isla pequeña y bloqueada, ha aportado 600 mil colaboradores de la salud a 164 naciones para enfrentar, en los lugares más remotos y difíciles, el ébola en África, la ceguera en nuestra región, el cólera en Haití y 26 grandes desastres naturales en diversas latitudes. En la abrumadora mayoría de los casos, sus gastos fueron asumidos por nuestro país.

En Brasil, en estos cinco años, 20 mil médicos cubanos, 62% de ellos mujeres, atendieron a 113 millones de pacientes.  Setecientos municipios tuvieron por primera vez un médico, todos venidos de Cuba.  En 1 100 municipios, ellos garantizan el 100% de la atención básica.  No están en las grandes ciudades, sino donde otros médicos no han ido nunca: en el norte semiárido, en las poblaciones de bajo índice de desarrollo humano, en la periferia metropolitana y los municipios alejados de las zonas urbanas; están en los distritos indígenas donde atienden el 90% de su población.
A nombre de ellos, de mi pueblo y mi Gobierno, quiero agradecer a esos millones de brasileños que los acogieron con tanto cariño y ahora, con entrañable gratitud, los despiden, víctimas de la manipulación política.

Recordó asimismo que en 55 años se han graduado en Cuba más de 35.000 profesionales de la salud de 138 países y que pese a las dificultades, el pueblo cubano avanza, libremente, hacia el desarrollo de una Nación independiente, soberana, socialista, democrática, próspera y sostenible.

¡Estas son realidades que el lacayo Bolsonaro y sus amos de la Casa Blanca no quieren reconocer, ya que en la perversa mentalidad de los fascistas no cabe la solidaridad humana!

No obstante, estamos convencidos que más temprano que tarde, el hermano pueblo de Brasil les exigirá cuentas por los desmanes que están realizando y pretenden perpetrar.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

2 Comentarios

Raúl Rábago Machín dijo:

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.
Que lástima que esta sea la regulacion de esta pagina. Como respetar a Bolsonaro, cuando no hay nada más parecido a un Donald Trump que este tipo.
¿Serán Humanos?
¿ No será que salió presidente un clon de Hitler?
¿Los pobres de ese país entenderan a la politica que se enfrentan?
Caramba hay que emansipar al continente.Hay que pasar por encima de fronteras y emprender una lucha más profunda contra estos fascistas. AMERICA DE PIE, BASTA DE ESTAR DE RODILLAS. QUEREMOS PAZ, ESA HAY QUE CONQUISTARLA EN LA BATALLA..AMERICA DE PIE, ADELANTE A LA BATALLA. SI MORIMOS QUE SEA EN LA BATALLA Y NO BAJO LAS BOTAS DE ESTOS FASCISTAS.

26 noviembre 2018 | 03:51 am
visorcubano dijo:

Seguir la ruta del dinero es la única actitud posible para todo neofascista proyanqui. Si al terrminar la II GM los EEUU cobijaron a los nazis ricos y a los científicos de interés e incluso los ayudaron a salir de Europa, ¿que puede tener de extraño que surja un Bolsonaro fascista criado con salsa Dollar. La ética en la política no existe cuando los intereses pasan por los bolsillos a llenar con millones robados al pueblo brasileño y al contribuyente norteamericano, por tanto, sólo le queda a ese pueblo engañado y a la izquierda dividida, unirse para reconquistar el poder, de lo contrario, los muertos los pondrá otra vez y como siempre, los humildes de nuestra América.

26 noviembre 2018 | 11:39 am