Un paso más por la normalización

Lea más de: , , , ,

Cuba-EEUU-banderas-1Por José Luis Alonso Lanza

Mi abuelo, español curtido por el trabajo de toda una vida, era uno de esos masones veteranos y siempre decía que lo único imposible de lograr, era quedar de semillas, y que, entre dos mundos discrepantes, la paz era imposible. Hoy, podría decirle que estaba equivocado, porque hay hombres que nunca mueren, y existen antiguos rivales pueden llegar a consensos sobre la base del respeto.

Respeto, eso lo aprendí de él. Me decía: “respeta para que te respeten, pero respétate a ti mismo primero, eso es aún más importante para lograr que los demás te respeten”.

Y en las condiciones actuales esa es la palabra que predomina, respeto. El pasado 12 de enero los gobiernos de Cuba y Estados Unidos emitieron una declaración conjunta donde quedó plasmada la eliminación de la política pies secos-pies mojados y el programa de parole para profesionales de la medicina cubana, lo cual representa la voluntad de realmente alcanzar la normalización de las relaciones bilaterales.

Hoy como miembros de este gran fórum llamado humanidad, hemos confirmado que es posible obtener luz donde impera la oscuridad, que se puede dialogar para lograr importantes resultados.

Los cubanos conocemos cuáles han sido los hechos más relevantes desde el punto de vista migratorio, los que en medida han estado alentados por la Ley de Ajuste Cubano. Como sabemos estos procesos han estado acompañados no solo de salidas ilegales, sino por secuestro de embarcaciones, violencia, muertes, incertidumbre y mucho dolor para las familias que permanecen en Cuba.

Además, es una ley discriminatoria, pues ofrece beneficios solo a los ciudadanos de la Isla y no así al resto de los migrantes latinoamericanos o de otras partes del mundo. No es posible continuar, luego de este acercamiento, la incitación a emigrar de manera insegura, ilegal y desordenada, pues tal y como ha quedado plasmado en estudios sobre el tema, la mayoría de los cubanos emigra por mejoras económicas.

Claro, que en la actualidad, todavía se percibe el fenómeno de politizar la migración cubana, sobre todo por parte de los sectores y elementos ultraderechistas de Miami.

Cuba, desde el 14 de enero de 2013 implementó una nueva reforma migratoria, la cual muestra numerosas transformaciones que benefician a los cubanos, como por ejemplo: la permanencia en el exterior por 24 meses; los portadores de pasaportes corrientes no necesitan de un permiso o carta de invitación para salir del país; el aumento de las causales de repatriación; y la extensión del plazo de permanencia en el país por 90 dáis para los emigrados cubanos.

Las transformaciones son para continuar la construcción de nuestra sociedad, y en cuanto a los acuerdos en el área migratoria con Estados Unidos, Cuba siempre ha estado a favor de una emigración legal y controlada.

Como bien enfatizó Josefina Vidal, Directora general de Estados Unidos de la Cancillería cubana, “a pesar de existir acuerdos bilaterales en esta esfera, Cuba tenía el interés permanente de suscribir un acuerdo como este con los Estados Unidos, con el fin de solucionar los graves problemas que generaba esta política agresiva, que afectaba las relaciones migratorias y la relación bilateral en su conjunto… Esta política implicaba un trato diferencial que creaba serios problemas para la seguridad nacional de ambos países, pero también para la seguridad de los ciudadanos cubanos, expuestos al tráfico y la trata de personas”.

Cubano, hoy siento satisfacción por el nuevo paso, y a la vez, preocupación por la Ley de Ajuste teniendo en cuenta que sigue vigente. Solo si el congreso estadounidense la elimina, ambos países iniciarían una buena etapa de relaciones migratorias, que sin dudas beneficiaría el camino hacia la normalización.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.