Trump pudiera ser encarcelado como Al Capone por evasión de impuestos (Parte II y Final)

Lea más de:

Por Miguel Angel García Alzugaray

donald_trump_triste_por_venezuela-e1502982188280

Texto relacionado: Trump pudiera ser encarcelado como Al Capone por evasión de impuestos (Parte I)

Según una investigación, los acreedores de Trump, la mayoría pertenecientes al poderoso lobby judío, a cambio de favores políticos perdonaron gran parte de su deuda sobre las propiedades cuando se declararon en quiebra. La deuda perdonada es normalmente tratada como ingreso a efectos fiscales.

Trump bien asesorado por sus padrinos sionistas, pudo haber usado una maniobra complicada en la que su sociedad de bienes raíces emitió acciones para así borrar los impuestos adeudados sobre su deuda perdonada.

La acción puede no haber valido mucho, pero para propósitos de impuestos, eso no importó.

“Esta maniobra en particular es prácticamente que la compañía agite una varita mágica para hacer desaparecer los impuestos”.

Paralelamente, el Times obtuvo algunas páginas de las declaraciones de impuestos estatales de Trump en 1995, las cuales mostraron una pérdida operacional de 916 millones de dólares. Desde entonces, los abogados fiscales han estado tratando de averiguar cómo podría declarar una pérdida tan grande.

El informe del Times se basa en documentos que el periódico descubrió recientemente durante una búsqueda de los archivos de bancarrota de los casinos, que ofrecen sólo una “descripción parcial de los acontecimientos”.

El informe incluía cartas de abogados fiscales que advirtieron que la estrategia de “intercambio de acciones por permuta de deuda” no estaba explícitamente permitida y que podría no pasar la revisión del Servicio de Impuestos Internos (IRS).

El NY Times dijo que no estaba claro si el IRS desaprobó el uso de Trump de la estrategia.

Al no reportar la deuda perdonada de sus casinos como ingreso, Trump podría haber evitado pagar impuestos sobre la renta en unos 400 millones a 450 millones de dólares, dijo el abogado de impuestos Steven Rosenthal, un miembro del Centro de Política Tributaria.

Uno de los problemas fundamentales subyacentes a todo este escenario, según un experto citado por el NY Times, es que Trump podría haber declarado pérdidas en propiedades que fueron financiadas con dinero recaudado de inversionistas y de préstamos de bancos.

“Él dedujo las pérdidas de otros”, dijo John L. Buckley, que sirvió como jefe de personal del Comité Conjunto del Congreso sobre Tributación en 1993 y 1994. Puesto que los tenedores de bonos probablemente declaraban pérdidas fiscales, Trump no debería ser capaz de hacerlo a su vez. “Estaba haciéndolo doble”, dijo Buckley al Times.

Entonces, si Trump usó lo que el Times calificaba de estrategia “contenciosa” de canjear acciones por deudas, llevó el asunto aun más allá.

El Congreso actuó para prohibir las asociaciones de intercambio de acciones por deuda en 2004, según el Times.

Trump una pesadilla para sus inquilinos 

Hoy se sabe además que durante cinco años, Trump peleó con inquilinos, abogados de bienes raíces, reguladores estatales y oficiales de la ciudad

En un intento por echarlos, Trump cortó el agua caliente y la calefacción de sus apartamentos durante los congelantes inviernos.

Existe un episodio en el pasado de Donald Trump que muestra justo cuán lejos puede llegar este multimillonario para salirse con la suya.

Empezó en 1981. Trump compró un edificio de 14 pisos en una zona exclusiva frente al Central Park de la ciudad de Nueva York.

Su plan era demoler el edificio y reemplazarlo con lujosos condominios. Pero primero él necesitaba que un pequeño grupo de inquilinos de renta congelada salieran de allí.

Para obtener resultados positivos, Trump jugó duro, según las demandas presentadas por los inquilinos. Los arrendatarios dijeron que él cortó la calefacción y el agua caliente e impuso duras reglas para el edificio. Trump inclusive propuso acoger a personas indigentes en el edificio.

Esto continuó durante cinco años mientras que Trump peleó con inquilinos, abogados de bienes raíces, reguladores estatales de Nueva York y oficiales de la ciudad.

CNNMoney examinó 2.895 documentos legales –la mayoría de ellos ahora solo disponibles en microficha en los tribunales del estado de Nueva York– que detallan una lucha que ahora ya ha sido en buena parte olvidada.

El edificio de apartamentos ubicado en el 100 Central Park, como se ve en 2016, fue el lugar de una épica batalla entre Trump e inquilinos con rentas congeladas.

Goteras, ratas y amargo frío

Para 1985, Trump ya era la personificación del empresario estadounidense bravucón. A los 35 años de edad, él ya había cerrado tratos multimillonarios históricos de tierras, salvado un centro de metro asolado en la periferia del centro de Manhattan y estaba en el proceso de levantar la gigantesca Trump Tower de cristales negros.

El siguiente movimiento en su juego de Monopoly de la vida real vino en julio de 1981, cuando compró un hotel y su vecino, un edificio de renta congelada situado en el 100 Central Park South.

Dos meses más tarde él solicitó un permiso de demolición para derribarlo. Trump despidió al administrador de la constructora y lo reemplazó con Cita del Management. En su libro: The Art of the Deal, Trump personalmente dijo que escogió una compañía “especializada en la reubicación de inquilinos”.

Justo unos meses más tarde, en la víspera de Año Nuevo, varios inquilinos recibieron cartas idénticas de advertencia por “incumplimiento de contrato de arrendamiento”. El propietario anterior del edificio les había dado permiso a los inquilinos para tirar paredes y reformar sus apartamentos. Pero Trump estaba revocando esa excepción y los inquilinos tenían solamente 12 días para reconstruir las paredes… o hacerle frente al desalojo.

Los arrendatarios contrataron un abogado de bienes raíces conocido en Nueva York por ser particularmente agresivo. Ellos demandaron a Trump y a su compañía, Park South Associates. CNNMoney identificó al menos dos casos en los cuales los jueces del estado de Nueva York intervinieron y pusieron en espera los avisos de violación del contrato de arrendamiento de Trump.

En sus demandas de 1982, los arrendatarios dijeron que Trump había cortado el agua caliente y la calefacción de sus apartamentos durante los congelantes inviernos de Nueva York y que detuvo todas las reparaciones del edificio. Uno de ellos afirmó que él permitió “una infestación de roedores en el lugar”. Otro dijo que impuso nuevas y pesadas normas en un intento por desalojarlos.

Por ejemplo, el nuevo administrador del edificio de Trump afirmó que hubo robos en el edificio. A los dentistas que tenían clínicas en el edificio se les ordenó que los pacientes usaran el elevador de servicio lleno de basura, según los documentos de la gerencia del edificio y la demanda de un dentista que intentó luchar en contra de esto.

El Dr. Michael Richman se negó a cumplir con la nueva norma, y se quejó en documentos legales de que Trump “montó una campaña de acoso”.

“El señor Trump está dispuesto a recurrir a cualquier estratagema o táctica para expulsar a los inquilinos del edificio”, dijo.

En aquel entonces, muchos de los inquilinos del edificio eran jubilados o profesionales de más edad y desde entonces han muerto. Todo lo que queda de su historia se detalla en declaraciones juradas y testimonios judiciales.

Una vez, Trump demandó a un inquilino por no pagar la renta… aunque la persona, Anderson Clipper, en realidad sí había pagado. El juez de la ciudad de Nueva York, Jay Stuart Dankberg, finalmente arremetió contra Trump por la demanda “falsa e innecesaria”, según el diario The New York Times. El juez desestimó la demanda, dijo que Trump estaba tratando de “hostigar” a Clipper y forzó a reembolsar el 5% del alquiler de Clipper.

La esposa de Clipper manifestó: “Fue realmente una experiencia horrible”, le dijo ella recientemente a CNNMoney. “Trump era insensible, grosero y, por lo general, simplemente un hombre desagradable. Yo jamás lo habría considerado como un posible candidato a la presidencia”.

Si analizamos estas referencias sobre la impunidad de la que ha gozado hasta ahora el magnate Presidente Donald Trump para pisotear las leyes de su propio país, salta a la luz la doble moral que existe en la sociedad estadounidense, diseñada desde sus orígenes para proteger y encumbrar a una minoría explotadora de su pueblo y la humanidad, que se considera intocable porque detenta el poder económico.

Lo interesante de la comparación con Al Capone es destacar que el conocido hampón norteamericano sólo dejó de pagar al fisco unos pocos millones de dólares, por lo que fue sentenciado a 11 años de prisión, mientras que la evasión de Trump, según se afirma, rebasa la cifra de cientos de millones.

Al respecto podemos concluir que si bien las revelaciones de los influyentes medios informativos norteamericanos, nunca culpan al sistema de la existencia de los fenómenos negativos que denuncian, hay que agradecer que nos muestren con claridad otra de las tantas facetas criminosas del actual inquilino de la Casa Blanca que haría palidecer de envidia al famoso “Cara Cortada”.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

6 Comentarios

Erik dijo:

si hay que agradecer a los medios informativos norteamericanos que muestren con claridad y debemos reconocer eso del pais enemigo.Si tienen que hablar hasta de su presidente, lo hacen sin pelos en la lengua

19 octubre 2018 | 05:11 am
Alexander dijo:

Dudo mucho que lo encarcelen , este mal enjendro Trump el gran mafioso de todos los tiempos pagará todo el dinero que sea necesario para evadir la corrupta y deteriorada justicia estadounidense , mucha gente y politicos que saben lo corrupto y tramposo que es ,lo apoyaran para su reelección .

19 octubre 2018 | 05:35 am
DCAlessyAr dijo:

Nadie escapa al brazo de la justicia, el brazo de la justicia es largo y se demora en caer pero cae!!Célebre frase pronunciada por el 1er TTJefe de la Unidad Militar 6778, El Arsenal. Yoelbis Vegue Rojas!

19 octubre 2018 | 06:40 am
Yisel dominguez merino. dijo:

Ya lo dice ,LO QUE PUDIERA SER y no sera , este senor no va a ver una carcel ni en suenos , el poder del dinero ,sencillamente es eso,tremendo tipo, a mi no me sorprende nada de este especimen ,que clase de loco tienen como presidente, como dice un dicho, no te mueras para que veas cosas.GRACIAS.

19 octubre 2018 | 07:02 am
Rolando dijo:

Trump pudiera ser encarcelado como Al Capone por evasión de impuestos, todo ese tipo de personajes y los millones y millones que mueven, al final sus fortunas están manchadas de vicios y suterfugios…

19 octubre 2018 | 08:20 am
ariel dijo:

en buen cubano es un cara de papa quien dirige la principal potencia mundial.

19 octubre 2018 | 09:17 am