Simple palabra de solo tres letras: Che

Lea más de: ,

Por María Luisa García Moreno

—¿Dónde estás, caballero bayardo, caballero sin miedo y sin tacha?

—En el viento, señora, en la racha que aciclona la llama en que ardo.

MIRTA AGUIRRE

Hay personajes históricos que trascienden de forma tal que sus nombres no mueren cuando ellos desaparecen; por el contrario, se convierten en palabras de uso común.

26733373_543031176068487_822978427357747082_nUn ejemplo es bayardo, término castellanizado a partir del nombre de Pedro Du Terrail (1476-1524), señor de Bayard, capitán francés tan célebre por su valor como por su caballerosidad y gentileza, alrededor de cuya figura se tejen episodios de leyenda. Se le conocía como “caballero sin miedo y sin tacha” y esta frase fue retomada por la poetisa cubana Mirta Aguirre en su “Canción antigua al Che Guevara”, donde, además, emplea —referido al Che— el término bayardo, porque este calificativo ha pasado a caracterizar a todos aquellos que se destacan por esas cualidades. Por eso, también se le adjudica al patriota insigne de Camagüey, Ignacio Agramonte y Loynaz, el Mayor, el bayardo camagüeyano, paradigma de coraje y delicadeza.

En cuanto a Ernesto Che Guevara… con él se convirtió un término común en nombre propio. Pues che es un vocativo —función del sustantivo propio de la conversación o coloquio, se emplea para llamar la atención del oyente— habitual en Uruguay, Argentina y también en el portugués del sur de Brasil, donde pronuncian: /tche/. Hoy se reserva para el trato íntimo; sin embargo, en narraciones de la época colonial, abundan diálogos en los que se incluye como tratamiento de respeto.

Aunque se usó en Valencia, España, nada indica que el che del cono suramericano proceda de la madre patria; es de origen guaraní, lengua en la que puede significar indistintamente tú o usted. Hoy es una palabra típica de la variante rioplatense del español.

El apodo del Che, como sabes, le fue dado por los cubanos que preparaban la expedición del Granma en México —en particular, Ñico López* —, a quienes sonaba inusual, raro, el empleo reiterado que Guevara hacía de este vocativo al dirigirse a cualquiera de ellos.

Hoy, esas tres letras han ganado resonancia universal y han pasado a definir a quien se considera símbolo de lo mejor del ser humano.

Nota:

* Antonio López Fernández (1932-1956). Revolucionario cubano, miembro de la Juventud Ortodoxa. Asaltante del cuartel Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, el 26 de julio de 1953; expedicionario del Granma. Fue asesinado por las fuerzas de la tiranía el 7 de diciembre, tras la dispersión de Alegría de Pío.

Verde Olivo

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.