Los escudos de Dios

Lea más de: , , ,

Por Francisco Arias Fernández

Diapositiva2Así las denominan la prensa hispana de Estados Unidos. Son monjas pero actúan como bomberos ante una llamada de emergencia. “Salimos con los coches, las cámaras, confirmamos qué pasa y si hay detenciones avisamos a abogados”. Isabel Galbe, de casi 70 años, conocida como “sister Chabela”, considera que las nuevas políticas de la Casa Blanca, van no sólo contra los migrantes, sino contra la naturaleza social del ser humano porque están haciendo que en una comunidad pequeña como la suya, El Chaparral (estado norteamericano de Nuevo México) con muchos ciudadanos que carecen de documentos, la gente desconfíe de su vecino. “Nos preparamos para lo peor”, asegura la religiosa española.

“Ante una deportación, como ante un sismo —que puede ocurrir en cualquier momento—, la planificación es básica. Por eso muchos niños ya tienen una lista de a quién llamar si llegan a su casa y su mamá no está. O la tienen sus maestros”, narró la religiosa.

Pero lo fundamental es no abrir la puerta. “Si llegan [los de Migración] no les vamos a dejar entrar”, explica la monja estadounidense, Rosemary Welsh, quien dirige un centro para víctimas de violencia doméstica en Laredo (Texas) muchas de las cuales no tienen papeles y no denuncian por miedo a la deportación. “Todos saben que deben llamarme y llamar a la prensa. Vamos a defender a las personas hasta el final”, afirma.

Mujeres que vigilan a agentes fronterizos, indígenas dispuestos a dar la batalla, monjas que se convierten en escudos humanos anti-deportación, abogados que enseñan sus derechos a los indocumentados, sheriffs aliados de los migrantes y afroamericanos que luchan a su lado… Este heterogéneo mosaico humano, apoyado por 200 organizaciones sociales, se unió en EE.UU. desde la pasada primavera para lanzar un mensaje a Donald Trump: son muchos los que rechazan sus políticas excluyentes y antimigrantes; y además, se están organizando para combatirlas.

El miedo entre los inmigrantes es ahora mayor después de que Trump dictara una política de cero tolerancia en caso de redadas. Desde que el mandatario llegó a la Casa Blanca se han conocido casos en los que algunos dreamers e indocumentados, sin antecedentes criminales serios, han sido detenidos durante operativos y puestos en proceso de deportación.

El mandatario primero dijo que deportaría a 11 millones de indocumentados en un plazo de 18 meses, y las organizaciones proinmigrantes y de derechos civiles se han activado para intentar proteger a aquellos que no han cometido crímenes y que constituyen la mayoría.

Luego el magnate rebajó la cifra hasta tres millones de indocumentados con antecedentes criminales y estableció una nueva lista de prioridades de deportación que, entre otros, incluye crímenes severos, la expulsión de indocumentados cuyos casos todavía no han sido resueltos y da poderes extraordinarios a los agentes de inmigración para que sean ellos y los jueces quienes decidan si un indocumentado es o no una amenaza a la seguridad de Estados Unidos.

Durante el primer mes de la administración Trump la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) deportó a 17 606 indocumentados, y desde el mes de su elección sumaban más de 56 mil.

Según datos oficiales manejados por medios de prensa internacionales, hasta el 15 de julio la Administración Trump había deportado a 167 350 extranjeros, lo que va en camino de convertirse en la más grande masa de deportados por EE.UU. en los últimos años. Los latinoamericanos constituyen el grupo más grande en ser expulsados, particularmente los mexicanos, que hasta mayo de 2017 sumaban alrededor de 60 mil.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

12 Comentarios

Pablo Alberto dijo:

Excelente artículo, nuevamente Francisco apoyado en un sensible tema que afecta los pueblos del sur, expone el modelo de ¨derechos humanos¨ que pretende Tump

29 noviembre 2017 | 07:50 am
El francotirador dijo:

No soy ni mucho menos periodista, pero esto es un artículo que a uno lo engancha desde el principio por su forma fresca y amena, que se ajusta a los códigos de la prensa digital. Después de leerlo ratifico que en el seno de la sociedad estadounidense también hay sectores que defienden lo humano y lo social, aunque tienen poca visibilidad en la llamada “Gran prensa americana”.
La pelea que dieron muchos jóvenes seguidores de Bernie Sanders en la contienda electoral del 2016 fue un proceso muy interesante y que amerita estudiar.

29 noviembre 2017 | 08:52 am
José García Álvarez dijo:

Ese es el pais lamentablemente que aplica la poítica de doble racero,por un lado se toma el derecho de acusar a otros estados del mundo por supuestas violaciones de los derechos humanos y por otro lado aplica en su propio pais una política violatoria de tales derechos,o sea que no solo viola en su propio país estos derechos sino que los manipula a nivel mundial.El mundo entero conoce de sus guerras de rapiña donde mueren millones de inocentes.Ademas de haberle usurpado a México parte de su territorio.
Los emigrantes y otros defensores deben de unirse en un frente comun para frenar la política anti-imigrante de la administración Trump.
Que solidaridad de tosos los Cubanos llegue hasta los imigrantes y defensores .

29 noviembre 2017 | 09:23 am
Cesar Samper dijo:

Lo que es realmente paradójico es que Trump asuma una política tan xenófoba dentro de su país, cuando tiene bien de cerca a la inmigración, como es el caso de su propia esposa.

29 noviembre 2017 | 10:24 am
Santiago dijo:

“Ante una deportación, como ante un sismo —que puede ocurrir en cualquier momento—, la planificación es básica. Por eso muchos niños ya tienen una lista de a quién llamar si llegan a su casa y su mamá no está. O la tienen sus maestros”
Esta situación solo demuestra que Estados Unidos, el gobierno de ese país, encabezado por Donald Trump, se ha convertido en la mayor dictadura del planeta, que persigue sin compasión a los migrantes, que no fomenta una política inclusiva, que no le importa ni respeta la familia o la infancia, derechos consagrados en la declaración universal de los derechos humanos, que siembra la xenofobia y hasta el racismo (o es que ya no recordamos o creemos que fue casual el renacer del Ku Kux Klan en días, no recordamos la manera tibia en Trump atajó el fenómeno).
Nos encontramos ante un imperio, en debacle, pero tambien devenido en dictadura mundial y brutal.

29 noviembre 2017 | 10:36 am
Gerardo dijo:

Acaso la discriminación por estos motivos, la forma en que son tratados como animales no constituye una violación de los derechos humanos. Acaso los estados no tienen responsabilidad en garantizar en su país un inmigración segura. Acaso, el sistema capitalista norteamericano, que tanto ha promovido su American Way of Live por el mundo, como supuesto modelo de éxito e idilio personal, no se da cuenta que este fenómeno migratorio y explosición creciente de inmigrante es precisamente debido al producto que han vendido durante años. Acaso el gobierno y el sistema imperialista compró pescado y le cogió miedo a los ojos.

29 noviembre 2017 | 10:48 am
ae dijo:

Lo que más disfruto es de la manera que Dios une a todos. Dios tiene el control de todo y somos dueños de la victoria. Llegará el día en que Trump no pueda apoyar su cabeza en la almohada, por muy fino que sea el lienzo que la cubra, porque los malos no pueden ni podrán nunca dormir bien.
Adelante hermanos Dios está con ustedes.

29 noviembre 2017 | 11:23 am
Maritza Díaz dijo:

Leyendo este artículo me represento que en Estados Unidos se está viviendo un nuevo apartheid, incluso el autor nos remonta a recordar los tiempos del holocausto nazi contra las poblaciones de judíos. Nada asombraría con semejante inquilino y dueño de la Casa Blanca, que se cree dueño del mundo.

29 noviembre 2017 | 12:39 pm
la mulatísima dijo:

Y todavía hay que tener estómago para aguantarlo hablando en la ONU y no vomitar!!! No sé a quién se le ocurrió que semejante payaso podría ser Presidente de algo…llamaría a la risa si no fueran tan serios los desmanes que comete a diario…

29 noviembre 2017 | 01:57 pm
Camilo Díaz dijo:

Trump ha llevado a los Estados Unidos a convertirse en un estado de paranoia, persecución, ha exacervado los niveles de histeria colectiva, evidencia en este trabajo en las reacciones y sigilo de la población latina asentada en ese país, como en sus funcionarios en la habana, que sin existir muchos saltaron histéricos diciendo haber sido agredidos sonocamente, cuando en realidad no existen evidencias.

29 noviembre 2017 | 02:49 pm
Danilo Mendez dijo:

Respetando las ideas que transmite el autor, y reafirmando en este foro mis posiciones abiertamente antimperialista, pero tratando de ser objetivo en el análisis (o creyendo que lo soy), de casualidad el gobierno de Estados ¿no tiene derecho a plantear la política migratoria que mejor convenga? ¿no es menester de un Estado cualquiera decidir a quien quiere y quien no en su territorio?

29 noviembre 2017 | 03:03 pm
Marlon Diaz dijo:

Danilo, creo que se equivoca usted en su punto de vista. Todos los Estados del mundo están en la obligación de velar por los derechos humanos de todos los ciudadanos, sin discriminación de raza, sexi, creencia religiosa, origen étnico o nación de procedencia. Al mismo tiempo los Estados están obligados a promover políticas inmigratorias regulares y seguras, sin discriminaciones. Lo que hace el actual gobierno de Estados Unidos, es lo mismo que con otros muchos temas polémicos e importantes: ir contracorriente.

29 noviembre 2017 | 04:31 pm