Qué querrá Reinaldo Escobar

Lea más de: , , , , ,

Arthur González

El pasado mes deseptiembre, el asalariado del gobierno estadounidense Reinaldo Escobar, esposo de Yoani Sánchez Cordero, devenida en bloguera famosa por obra y gracia de la CIA, declaró al diario argentino La Nación, que “no quería vivir nunca más una Revolución”.

¿Qué será lo que desea Reinaldo Escobar?¿Vivir en la Cuba de 1958 donde el tirano Fulgencio Batista, hijo pródigo de los yanquis, asesinaba a diestra y siniestra a todo el que se pronunciara por un mundo mejor, donde la discriminación racial imperaba, los pobres morían sin asistencia médica ante la falta de recursos para costear las clínicas privadas y el analfabetismo cubría un alto por ciento de la población activa?

Me gustaría verlo zapatear las calles de su país en busca de trabajo y chocar de bruces con un cartel de los que decía hasta 1958: “No hay plazas vacantes” u otro: “Aquíno entran perros ni negros”.

¿Acaso sueña que en otro régimen sin una Revolución, él, mulato de origen humilde, pudiera haber estudiado periodismo sin costo alguno y su esposa nacida en una casa de vecindad de la Habana Vieja, esas que le llaman en Cuba “solares”, con una madre de escaso nivel cultural y lavando ropa para la calle, hubiese podido sufragar los estudios de filología que gratuitamente le dio la Revolución?

Para quien tiene ahora los bolsillos repletos de dólares del que le brindan los yanquis por difamar a su país, resulta sencillo renegar, pero resultaría fantástico montarlo en una máquina del tiempo y dejarlo en diciembre de 1958 y escuchar sus declaraciones.

O mejor, pudiéramos dejarlo en la Argentina de las dictaduras militares, y observarlo emitiendo declaraciones contrarias al gobierno, sostenido financiera y políticamente por una potencia extranjera, para ver como sería arrastrado hasta el centro de torturas “Automotores Orleti”, como cientos de argentinos que perdieron allí su vida.

Lo que no dijo Escobar en sus declaraciones al diario La Nación, es la forma en que la misión diplomática yanqui en La Habana preparó a su esposa y a él mismo, para actuar en contra de su patria ni como el viejo agente CIA Carlos Alberto Montaner, prófugo de la justicia cubana por ejecutar acciones terroristas, reclutó a Yoani, cuando en categoría de emigrada desesperada buscaba trabajo en España.

Menos aun mencionó las instrucciones que ambos han recibido durante su estancia en el exterior, tanto en Miami como en Praga, e incluso en el instituto Lech Walesa, en Polonia, junto al contrarrevolucionario venezolano Leopoldo López.

Los que actúan de esa forma al servicio de un gobierno extranjero carecen de vergüenza, por eso se suman a los estribillos de los norteamericanos cuando hablan del Bloqueo económico, comercial y financiero, que mantienen contra el pueblo cubano desde hace más de medio siglo, intentando minimizarlo bajo el título de “embargo”.

Documentos oficiales yanquis desclasificados permiten conocer la verdad. En la tenebrosa Operación Mangosta se define:

“La acción política será apoyada guerra económica que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, unida a operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen”.

Para Escobar ese Bloqueo, “para lo único que sirve es para justificar todos los fracasos económicos del gobierno cubano.

¿Si es así cuál es la razón de que no lo eliminan a pesar del clamor mundial?

Muy sencillo, aún no han logrado lo que expuso el subsecretario de Estado de EE.UU., Lester Mallory, el 6 de abril de 1960, cuando afirmó:

“No existe una oposición política efectiva en Cuba; por tanto, el único medio previsible que tenemos hoy para enajenar el apoyo interno a la Revolución es a través del desencanto y el desaliento, basado en la insatisfacción y las dificultades económicas. Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba. Negarle dinero y suministros para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

Esto encierra de forma resumida lo que pretende alcanzar el gobierno estadounidense con su política hostil y es la base del reclutamiento de personas como Reinaldo Escobar y Yoani Sánchez, que se venden al mejor postor aun en contra de su propio país, tratando de olvidarse de las posiciones a favor del proceso revolucionario, que durante años asumió desde la páginas del diario comunista cubano Juventud Rebelde.

Tomado del Blog El Heraldo Cubano

http://heraldocubano.wordpress.com/2014/10/08/que-querra-reinaldo-escobar/

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

1 Comentario

jorge luis dijo:

Personas como Reinaldo Escobar y su esposa Yoany Sanchez llevan tanto tiempo vendiendo su alma al diablo lucrando con el triste y nefasto negocio de la Contrarrevolución denigrando a su patria, es lamentable y vergonzoso que haya cubanos que jueguen un papel tan macabro, lo que ellos y tantos otros pertenecientes a esa fauna humana de la disidencia cubana es que el pueblo cubano tiene una diginidad y un prestigio internacional que nadie lo puede enpañar, un pueblo que ha resistido la politica imperial mas cruel de la Historia, que solo ha cometido el pecado de querer defender su soberania y libertad, la paz que se respira en las calles de Cuba, pues pese a la advesidad y las dificultades que padece el pueblo cubano por culpa de ese injusto bloqueo ha continuado adelante mostrando que la Revolución cubana le devolvió la dignidad a Cuba y su pueblo, eso ni Yoany ni tantos como ellos lo quieren aceptar. Cuba es un ejemplo para el mundo de lo que significa una Revolución.

14 octubre 2014 | 04:33 pm